ESENCI@L

La cadena ha pasado de 90.700 a 59.000 abonados en medio año

Dreamfit se prepara para resistir con un 30% menos de ingresos hasta 2022

Dreamfit-resiste-al-Covid-19-bis

NUEVAS PREVISIONES DE FACTURACIÓN. Dreamfit ya prevé una reducción de sus ingresos para este 2020, de modo que de los 24,9 millones de euros que había previsto girar este 2020 pasará a una facturación de apenas 15,6 millones.

(26-8-2020). Dreamfit se prepara para resistir una caída de sus ingresos del 30% hasta finales del próximo 2021. La cadena de gimnasios está tratando de adaptar su estructura para lograr salir adelante de una situación que prevén que se alargará más allá de principios del próximo año. “Cuando empezaron los rebrotes hace un mes, vimos claro que la pandemia iba a durar dos años, como dice la OMS, así que hay que mentalizarse de ello”, reconoce el presidente y fundador de la enseña, Rafael Cecilio.

La cadena de gimnasios Dreamfit se mentaliza para resistir ante un contexto desfavorable en el que prevén tener cerca de un 30% menos de ingresos durante lo que queda de 2020 y todo el próximo 2021. La cadena de gimnasios ha perdido ya más de un tercio de los abonados que tenía el pasado 28 de febrero, pasando en seis meses de 90.700 a 59.000 socios. Un 35% menos.

Esta caída, traducida en cifras de facturación, implicará que la cadena pase de ingresar los 24,9 millones que había previsto para este 2020 a apenas 15,6. Un 38% menos de lo esperado. Y eso a pesar de que el ritmo del primer trimestre del año avanzaba conforme lo previsto. En 2019, este operador facturó 23,5 millones de euros.

AJUSTES PARA REDUCIR COSTES

Ante este contexto, en Dreamfit trabajan para reducir todos los costes posibles, aunque ninguno de ellos será especialmente traumático. No habrá despidos ni cierres de locales. Así lo asegura el máximo responsable de la cadena, que consideraría “un triunfo muy grande” lograr recortar “un 10%” de los gastos de la compañía logrando pequeñas rebajas en partidas como los consumos energéticos, los alquileres o los proveedores, con quienes llevan meses negociando.

Con esta rebaja esperan compensar en parte la caída del 30% de los ingresos, que reduciría el margen de beneficios de la cadena “a la mínima expresión”.

Rafael Cecilio, sin embargo, se muestra optimista. El dirigente cree que, si el actual escenario de brotes se mantiene estable en los próximos 12 o 18 meses y la situación no empeora con cierres sectoriales o incluso nuevos confinamientos, la compañía podría resistir este período manteniendo un EBITDA positivo e incluso logrando devolver parte de la baja deuda que mantienen. Su buena posición financiera les permite no pensar en un futuro catastrofista.

FRENO DE LA EXPANSIÓN

Dreamfit tenía previsto inaugurar una decena de locales en el segundo semestre de este 2020. Sin embargo, la pandemia ha aplazado sus planes de expansión. Hace un mes lograron abrir dos centros de 4.000 metros cuadrados en Gijón y Moratalaz, donde ya tienen 2.000 y 1.500 abonados, respectivamente. Son, sin embargo, la mitad de los que tenían previstos. “Ha sido un inicio más flojo de lo esperado, pero es lo normal”, anota Cecilio. En total, la cadena tiene en la actualidad 19 centros por todo el territorio español.

La cadena tiene en cartera la apertura de ocho establecimientos más, en ciudades como Parla, San Sebastián de los Reyes, Vitoria o Barakaldo, pero, en principio, estos proyectos deberán esperar hasta principios del 2021. “Ahora no es momento de acometer nuevas inversiones, aunque las haremos, porque son contratos que ya tenemos firmados”, puntualiza el máximo responsable de Dreamfit.

La compañía pidió en marzo pasado las licencias para poder abrir siete de estos ocho locales, todos menos el de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), que quedó pendiente de una reunión con el Ayuntamiento. Medio año después, sin embargol aún no han recibido respuesta  sobre ninguna de ellas. En noviembre, harán una evaluación y, en función del estado de la pandemia, decidirán si aplazan de nuevo o, por el contrario, aceleran los trámites de apertura de estos centros.

NUEVAS ALTAS LIMITADAS

Pese al importante descenso de su masa social, en Dreamfit han decidido limitar el número de nuevos socios a los que dar servicio. La cadena se marca como tope un 60% de su capacidad habitual. En la práctica, eso solamente afectará al 20% de sus gimnasios, ya que el 80% restante tiene un número de socios por debajo del mencionado 60%.

El motivo para no aceptar, por ahora, nuevas altas, es según Cecilio “poder dar un servicio más exclusivo” a los abonados ya apuntados, de forma que aunque éstos habitualmente no se encontraran con aglomeraciones, ahora podrán sentir un mayor confort en sus instalaciones.

AUMENTO DE TARIFAS

Para compensar esa limitación, en Dreamfit han decidido subir ligeramente sus tarifas para aquellos centros que sí acepten nuevas altas, que pasarán de pagar 28 a 32 euros.

Las cuotas de los que ya eran socios se mantendrán congeladas. De cara a septiembre lanzarán campañas para captar nuevos abonados en algunas zonas donde quieren recuperar clientes, pero en ningún caso lo harán con precios más bajos.


No hay comentarios

Añade el tuyo