ESENCI@L

El importe ha decrecido un 10% con respecto a 2019

Ebone factura 9 millones de euros en 2020

Su modelo Cubofit tiene previstas varias instalaciones en los próximos meses

Ebone factura 9 millones de euros en 2020

Ebone prevé instalar varios Cubofit en los próximos meses.

(11-2-2021). Ebone ha logrado facturar durante el pasado año 2020, 9 millones de euros, decreciendo un 10% con respecto a 2019. La compañía, con diversos servicios deportivos, ha instalado un Cubofit y tecnología Nagi en la Universidad de Granada.

Ebone, compañía que engloba Cubofit, la tienda Ebonefit y la gestión y organización de formaciones y eventos deportivos, ha decrecido el pasado año en un 10% la facturación de 2019, alcanzado en 2020 los 9 millones de euros, según declara el Director General de Ebone, Javier Blanco.

Javier Blanco, Director General de Ebone

La empresa encara estas primeras semanas del año con objetivos y proyectos en cartera. Uno de ellos es, como explica Blanco, “estabilizar las prestaciones de servicios, que son el ‘core’ de Ebone, y reforzar Ebone Formación, Cubofit y Ebonefit. Cubofit se ha consolidado como un gran facilitador de práctica deportiva variada y polivalente al aire libre. En cuanto a Ebone formación, será en los próximos meses una herramienta clave para la tan necesaria formación para el empleo, reconversión de perfiles profesionales y facilitadora de itinerarios profesionales actuales y con demanda”, asegura.

Acuerdos

La empresa ha firmado cuatro nuevos contratos en los últimos meses con administraciones para prestaciones de servicios. El directivo añade que “estamos preparando varios acuerdos con distintas entidades para implantar nuevos Cubofit”.

Javier Blanco subraya asimismo que, en el ámbito de actuación de la Cátedra de Innovación Deportiva Ebone, “hemos firmado un acuerdo con la Universidad de Granada para la instalación de un Cubofit y para la instalación de la tecnología Nagi (nuevo dispositivo para evitar ahogamientos en piscinas  mediante el uso de señal bluetooth) en la piscina cubierta de la facultad del deporte. En ambos casos, para el uso y disfrute de la comunidad universitaria y del resto de la ciudadanía, así como para seguir realizando acciones de investigación y desarrollo de ambos equipamientos”, explica.

Una de las divisiones de Ebone es la gestión de servicios deportivos.

Balance

Al hacer balance del pasado año, Javier Blanco destaca en positivo, a pesar de todas las dificultades que acarreó la pandemia, “la capacidad de adaptación del equipo humano de nuestra empresa ante tanta incertidumbre. Podemos seguir luchando y en buena disposición de afrontar la tan deseada mejora de la situación”.

A nivel de sector, el directivo resalta cómo “el fitness y la actividad física supusieron un importante soporte para la ciudadanía durante el confinamiento el redescubrir la práctica del ejercicio físico al aire libre”.

En cuanto a los elementos más negativos, Blanco reconoce la inquietud ante la  “incertidumbre con la que vivimos ante la inseguridad jurídica que provocan los cambios legislativos, los reales decretos que cambian cada poco tiempo las normas del juego, y las volubles y dispares interpretaciones que cada administración hace de la legislación que surge en esta época Covid. Generalmente, y salvo honrosas excepciones, suponen interpretaciones en contra de la supervivencia de las empresas colaboradoras de la administración”. Esta situación también ha provocado el agotamiento ante la gestión de aspectos negativos: Ertes, reducciones de plantilla, cambios y más cambios,…

Según Blanco, a esto hay que añadir “el cierre de instalaciones, clubes y centros deportivos: los que ya han cerrado y los que cerrarán en los próximos meses. Además, hay gente que está perdiendo el hábito de la práctica deportiva como consecuencia de las restricciones tan habituales y cambiantes que estamos sufriendo y que alejan a la ciudadanía del deporte”, finaliza.


No hay comentarios

Añade el tuyo