ESENCI@L

Llega un nuevo tipo de técnico

El escenario post-Covid-19 genera la figura del ‘care manager’ de la piscina

Las piscinas post Covid-19 nuevo empleo, el care manager

Daniel Campuzano piensa que se deberá limitar el aforo entre un 50 y 75%, lo que supondrá establecer un sistema de turnos. Imagen: Freepik.

(19-5-2020). Las instalaciones deportivas con piscinas se preparan para una próxima apertura ante un nuevo escenario que exigirá fuertes protocolos de seguridad con más controles. Desde Mantenimientos Aquaglass apuntan la aparición de un nuevo empleo: el ‘care manager’.

Las reaperturas de las piscinas, a partir de la Fase 2, supondrán un nuevo escenario para las instalaciones deportivas.

El CEO de Mantenimientos Aquaglass, Daniel Campuzano, explica que desde la compañía han establecido un protocolo de medidas para las piscinas de uso colectivo.

Son las siguientes:

  • Limitar el aforo entre un 50 y 75%, lo que supondrá establecer un sistema de turnos
  • Controles de temperatura corporal
  • Desinfección continuada de las zonas de uso común
  • Prohibir la colocación de toallas en barandillas perimetrales
  • Evitar el uso de tumbonas y hamacas compartidas
  • Minimizar o eliminar el uso de vestuarios y el acceso a recintos cerrados comunes
  • Aumentar el número de mediciones diarias de PH y cloro del agua.

Campuzano explica que este “protocolo está definido para cualquier tipo de instalación acuática. El centro deberá extremar la higiene y la desinfección de las zonas externas al vaso de la piscina y garantizar que las condiciones del agua son las adecuadas”.

Una nueva figura, ‘care manager’

El directivo considera que, además, las instalaciones “necesitarán contar con personal adicional, debidamente formado, que controle que se cumplen las normativas de seguridad. Es lo que sería una especie de ‘care manager’.

“El socorrista, que habitualmente es el responsable de realizar los controles de calidad del agua, no podrá asumir todos los nuevos roles que se esperan en esta atípica temporada, como son: controlar la temperatura, vigilar que se cumple con las normas de ducha, que se respetan las distancias de seguridad, limpieza, etc. “, asegura el ejecutivo.

“De esta forma”, añade, “las instalaciones deberán contemplar la posible contratación de este tipo de personal adicional que se encargue de garantizar el cumplimiento de las normas de seguridad y el comportamiento de los usuarios”.

El socorrista, que habitualmente es el responsable de realizar los controles de calidad del agua, no podrá asumir todos los nuevos roles que se esperan en esta atípica temporada. Imagen: Freepik.

Las funciones

El ‘care manager’ deberá garantizar el cumplimiento de las distintas medidas recogidas en el Protocolo y tendrá que determinar la forma de proceder. Entre ellas, apunta Daniel Campuzano, se incluye:

  • Vigilar que los usuarios cumplen las medidas de seguridad requeridas: distancias, higiene, duchas, no apoyar las toallas en las barandillas de acceso a la piscina, no utilizar tumbonas de uso público ni introducir en el agua cualquier tipo de objeto
  • Vigilar que se están llevando a cabo las tareas de limpieza y desinfección con la frecuencia adecuada
  • Asegurarse de que las normas están expuestas en lugares visibles para los usuarios
  • Vigilar que haya a disposición de los usuarios gel hidroalcohólico (que no se agote)
  • Controlar el aforo
  • Asegurarse de que están debidamente precintados los espacios cerrados de uso público: baños, aseos y, si estos se utilizan, que se lleven a cabo las medidas de seguridad correspondientes para garantizar la higiene y desinfección continuadas

“Por su parte, el socorrista deberá centrarse en sus obligaciones habituales, extremando aún más la atención a la calidad del agua, además de velar por la seguridad de los usuarios dentro de la misma”, concluye Campuzano.


No hay comentarios

Añade el tuyo