ESENCI@L

La cadena reclama ayudas para poder hacer frente a las subidas de costes energéticos

El futuro de 12 centros Supera sigue en el aire tras el cierre de 24 piscinas

Distintos ayuntamientos han abierto expedientes contra la empresa

SuperaRivasLaLuna2

Los "inasumibles" aumentos de los costes energéticos han obligado a Supera a cerrar las zonas de agua de 12 de sus instalaciones concesionales

(11-4-2022) El futuro de 12 centros deportivos concesionales gestionados por Supera sigue en el aire un mes después que la enseña anunciase el cierre de sus piscinas y zonas de agua. La cadena mantiene abiertas negociaciones con las administraciones y entidades propietarias, pero las posturas siguen lejanas y no se descarta ningún extremo, incluida la rescisión del contrato.

Hoy, 11 de abril, se cumple un mes exacto desde que Supera cerró las piscinas y zonas de agua de una decena de sus centros deportivos. Pocos días más tarde sumó otras dos instalaciones más, ambas en Valencia. Desde entonces, la empresa del grupo Supera mantiene cerradas 24 piscinas (y otras zonas de agua) de 12 de los 30 centros deportivos que gestiona en régimen concesional. 

Anunci-OSSFITNESS

La compañía argumentó unos “inasumibles” incrementos de los costes energéticos “que se mantendrán y/o empeorarán en los meses venideros”. Por ahora no se contemplan nuevos cierres en el futuro, dado que el resto de centros tienen unos consumos más controlados. Según comentaron fuentes de Supera a CMDsport, mantener abiertas todas las zonas de agua anunciadas supondría un sobrecoste de varios millones de euros para la empresa. 

Tanto la enseña como los propietarios de los centros afectados están negociando soluciones, aunque la ideal sería una rebaja inmediata de los costes energéticos, de forma que aún parece difícil saber cuál será el futuro de las instalaciones en cuestión. De momento, la cadena no ha fijado fecha de reapertura, pese a la presión recibida. No se descarta ningún escenario, tampoco la posibilidad que se termine rescindiendo el contrato de concesión a Supera y que se termine abriendo un concurso público para licitar la instalación. Una posibilidad que, eso sí, de momento Supera descarta. 

Los centros afectados (CD Supera Santander; CD Rías do Sur; CD José Ramón de la Morena; CD Fuentenueva; CD Supera Móstoles; CD Parla Este; CDO Eras de Renueva; CDO Azcárraga; CD José Luis Talamillo y CDM Jairo Ruiz – Distrito 6, CDC Abastos y la Piscina Municipal Ayora son, según la enseña, los que tienen unos consumos energéticos menos eficientes. La medida, por tanto, afecta al 40% de los centros concesionales de la enseña.

EXPEDIENTES ABIERTOS

Un mes después, las tras negociaciones con los distintos ayuntamientos y entidades propietarios de las instalaciones afectadas se mantienen abiertas. Presionados por los usuarios, deportistas y clubes y entidades usuarios de las instalaciones cerradas, los respectivos ayuntamientos empezaron exigiendo a la enseña la inmediata reapertura de todas las zonas de agua afectadas. 

Posteriormente, la práctica totalidad de éstos abrieron expedientes a la compañía para determinar si se trata, cómo entienden, de un incumplimiento de contrato -al tratarse de cierres unilaterales- y si se ha producido una falta leve, grave o muy grave, que pudiera dar paso a futuras penalizaciones económicas. Incluso, se contempla la posibilidad de recuperar la gestión del centro. Algunos ayuntamientos advierten que las multas por el incumplimiento de contrato pueden ir de 6.000 euros al día o la rescisión del contrato de explotación del centro. 

Supera se remite a las condiciones del contrato. Argumentan que, debido a factores económicos sobrevenidos, no pueden operar en condiciones y reclaman a las entidades ayudas para poder reanudar su completa actividad. 

SIN ACUERDO

Según ha podido saber CMDsport, algunos ayuntamientos y fundaciones propietarios de los centros han ofrecido a la cadena cantidades económicas para ayudar a compensar el incremento de costes energéticos y, así, poder anticipar la reapertura de las zonas de agua. Unas propuestas que, de momento, han sido rechazadas por parte de Supera al considerarlas insuficientes. Mientras tanto, muchos usuarios, deportistas y clubes se están viendo obligados a abandonar los centros al no poder desarrollar allí sus actividades, aunque no siempre es fácil ni siquiera posible reubicarlos en otras instalaciones cercanas. La cadena reclama ayudas a las administraciones para poder afrontar los sobrecostes energéticos.

Una de las entidades propietarias de uno de los centros afectados, incluso, asegura que Supera les ha pedido poco más de un millón de euros para acceder a dejar la gestión de la instalación. La enseña reconoce mantener negociaciones abiertas en todos los centros implicados, pero descarta hacer públicas sus exigencias para no condicionar las conversaciones. 

Una de las situaciones más extremas es la que se vive en el CD Rías do Sur, de Pontevedra. El cierre, en este centro, afecta desde el 1 de abril a toda la instalación, lo que comportó mandar a todo el personal de la misma al ERTE. La Fundación Rías do Sur, propietaria del centro, ha realizado una exigencia judicial amparándose en una cláusula de su contrato a partir de la cual, entienden, podrían recuperar la gestión de la instalación al cabo de un mes de hacerse efectivo el cierre total unilateral por parte de la empresa. 

TRES CONCESIONES CADUCADAS

La duración media de las concesiones del portfolio de Sidecu es de 30 años, aunque los centros implicados presentan situaciones contractuales muy distintas. Algunas, de hecho, se encuentran en prórroga. Las dos instalaciones de Valencia, Abastos (su contrato expiró en 2018) y Ayora (2019), tienen caducada y prorrogada tácitamente su concesión hasta la llegada de un nuevo acuerdo. 

El anuncio del cierre por parte de Supera provocó que el Ayuntamiento de Valencia empezase los trámites para sacar un concurso de urgencia de ambos centros. Desde la cadena responsabilizan al consistorio, por su falta de celeridad a la hora de sacar ambas instalaciones a concurso, para justificar que no hayan realizado inversiones en dos centros que no saben si podrán seguir gestionando. 

El Centro Deportivo Municipal Jairo Ruiz-Distrito 6, de Almería, vive una situación parecida, ya que la concesión expiró en febrero de 2021. Sin embargo, los contratos de concesión permiten prorrogar el vencimiento cinco años, sin condiciones adicionales. 

El resto de contratos de concesión de las instalaciones afectadas expiran más adelante: Rías do Sur en 2036; Talamillo en 2042; Móstoles en 2043; José Ramón de la Morena y Orlando en 2047; Parla Este en 2050; Eras de Renueva y Fuentenueva en 2052; y Azcárraga en 2053. 

DENUNCIAN UN POSIBLE “DESVÍO” EN OVIEDO

Otra situación particular que ha generado múltiples quejas por parte de la vicealcaldesa de Oviedo, Ana Taboada (portavoz de Somos Oviedo), es el posible “cierre encubierto” que Supera habría realizado en el centro Orlando, de la ciudad asturiana, en beneficio de otro centro deportivo privado, El Vasco, que la cadena está construyendo. 

La cadena pretende inaugurarlo a lo largo del primer semestre de este año, pero aún no tiene fecha concreta de apertura. Según la portavoz de Somos Oviedo, el posible “desvío” de usuarios y, por tanto, de negocio, de un centro a otro provocaría un “cierre en diferido de las instalaciones públicas haciéndolas ineficientes”. La empresa insiste que no dispone de capacidad para afrontar el incremento del gasto de suministro eléctrico y de gas. 

Taboada considera que, si realmente lo que pretende Supera es “reconducir la situación contractual, hay herramientas para ello, como han hecho otras concesionarias, solicitando el restablecimiento del equilibrio económico-financiero a través de la ley de contratos”.


No hay comentarios

Añade el tuyo