ESENCI@L

Uno de los 20 sectores más afectados de la economía española

El sector de los gimnasios sufre un impacto “significativo” por el repunte de la inflación

strong-man-training-in-gym-1024×683

El fitness es uno de los sectores económicos que ha sufrido más la inflación registrada en los primeros meses de 2022

(27-5-2022) La inflación pasa factura a los gimnasios. El fitness es uno de los sectores económicos más afectados por la subida de precios registrada en este arranque de 2022, según constata un estudio realizado por el observatorio sectorial DBK de Informa.

Los gimnasios se encuentran entre los negocios más afectados por la inflación récord registrada en este arranque de año. Según constata un estudio realizado por el observatorio sectorial DBK de Informa, filial de Cesce, el fitness se encuentra entre los sectores que han acusado un impacto “significativo” por el alza de las materias primas y la energía.

Hasta once sectores de la economía española se encuentran “fuertemente” afectados por el impacto de la subida de los costes de la energía. A otros diecinueve (entre ellos los gimnasios), la inflación les ha afectado “significativamente”, mientras que doce la habrían sufrido de una forma “moderada”.

Entre enero y abril de 2022, los precios del gas presentaron una subida interanual del 341%; el del petróleo Brent, un 64%; la energía eléctrica, un 340%, mientras que cereales como el trigo duro y la cebada incrementaron su precio entre el 85% y el 70%, respectivamente. Estas subidas, impulsadas por la guerra en Ucrania, se añaden a las que ya arrastraban en 2021.

La afectación que sufren los negocios del sector se explica básicamente por el alza de las materias primas y la energía. En una situación similar se encuentran la hostelería, actividades hospitalarias y asistenciales, peluquerías, tintorerías, parques de atracciones y escuelas de conducción, estas últimas afectadas también por el crecimiento de los carburantes.

Entre los sectores más afectados también se encuentra el sector agrícola, penalizado por el aumento de los fertilizantes y los carburantes, entre otros elementos; la industria alimentaria; la automoción (castigada por el suministro de productos siderúrgicos y metalúrgicos procedentes de Rusia y Ucrania); el textil, la impresión y artes gráficas, la industria química de consumo y otros productos, la producción de productos metálicos, electrónica y material eléctrico; fabricación de muebles, actividades de edición y gestión de residuos.

SECTORES MÁS PERJUDICADOS

Por encima de éstos hay otros sectores a los que la inflación aún les ha impactado de una manera más significativa. Dentro de este grupo se encuentran la minería, la metalurgia, la industria de la madera y papel, la química básica o la fabricación de productos de caucho y plástico. En todos estos negocios se está notando una fuerte presión sobre sus márgenes por sus procesos de producción intensivos en energía.

Los problemas de suministros de cereales como el trigo y la cebada también afecta a la industria alimentaria, que depende de ellos para producir harina, panadería, bollería, pastelería, pastas alimenticias, malta y cerveza.

LOS MENOS AFECTADOS

En el lado opuesto, hay una serie de sectores que han tenido un impacto moderado ya que tienen una menor exposición a las energías y a otros consumos intermedios. Actividades de servicios, como reparación, informáticos y comunicaciones; suministro de agua y tratamiento de aguas residuales, actividades financieras y de seguros; inmobiliarias, científicas y técnicas, administrativas y auxiliares, médicas y sociales, artísticas, recreativas y de entretenimiento o la educación.


No hay comentarios

Añade el tuyo