ESENCI@L

Este 2022 pagará 1,5 millones más en energía que en 2022

Enjoy Wellness insta a las cadenas de gimnasios a comprar energía conjuntamente

“La iniciativa de Fneid de crear una central de compras es una buena idea”

Captura de pantalla 2022-03-10 a las 19.08.52

Enjoy Wellness apuesta por una compra conjunta de energía entre el máximo de operadores de gimnasios posible

(11-3-2022) Enjoy Wellness anima al resto de cadenas de gimnasios que operan en suelo español a unirse y comprar energía de forma conjunta. A través de una central de compras, apuntan, considerarían que el sector podría lograr mejores precios para contrarrestar la escalada del coste de la energía.

Unirse para comprar mejor y que todo el sector salga beneficiado. Esta fórmula, propuesta por la patronal de los gimnasios, Fneid, cuenta con el beneplácito de cadenas como Enjoy Wellness, que insta al resto de operadores a estudiarla con detalle. La enseña considera que podría ser una solución efectiva ante la desorbitada escalada del precio de consumos energéticos como la luz y el gas provocada por la invasión de Rusia a Ucrania, y que se suma a la tendencia alcista de precios que empezó en 2021. Una escalada que ya redujo la rentabilidad de muchas empresas el año pasado, y que está amenazando seriamente el presente de muchos centros deportivos con grandes instalaciones. 

“Nosotros estaríamos encantados de participar en la propuesta de Fneid de participar en una central de compras. Me parece una buena idea, ya que si todas las empresas del sector compramos juntas compraremos mejor, sería una oportunidad de mejorar la rentabilidad de los negocios”, admite el director general del grupo Enjoy Wellness, Oscar Tejada. Desde la cadena animan al resto a plantearse esta operación: “Ojalá seamos capaces de comprar más baratos en virtud de que compremos más. Es algo que hay que pensar seriamente, ya que creo que todo el mundo está dispuesto e interesado en hacerlo”, reflexiona. 

En opinión de Tejada, una posible unión del sector para comprar energía conjuntamente solo supondría beneficios para las empresas. “La energía no aporta un valor diferencial, es simplemente algo que todos consumimos, y sería un producto con el que podríamos llegar a un acuerdo creando una central de compra”, aporta. Según ha podido saber este medio, la iniciativa de Fneid también cuenta con el visto bueno de otros operadores del sector. “Quien está ganando aquí es alguien que no es de nuestra industria, y este margen se tiene que quedar en casa”, insiste el director general de Enjoy Wellness. 

La principal complejidad en el caso de que hubiera suficiente consenso para llevar a cabo esta propuesta, admite Tejada, sería ver cómo se resuelven los diferentes contratos de suministros que cada empresa tiene contratado. “Cada cadena tiene unas fechas de vencimientos concretos, pero quizás se podría montar la base y que las empresas se fueran añadiendo de forma progresiva una vez finalicen los contratos”, propone. 

INCREMENTO DEL 60% EN LA LUZ

A pesar de que ya el año pasado la mayoría de empresas intentaron desarrollar iniciativas para impulsar la eficiencia energética de sus centros, ninguna evitará el impacto de los incrementos registrados las últimas semanas. No son pocas las cadenas que firmaron hace meses contratos largos con tarifas fijas que, a día de hoy, les serían beneficiosas a nivel económico, y que están sufriendo rescisiones unilaterales por parte de las compañías eléctricas, que rompen los contratos al entender que quedan obsoletos ante estos aumentos. A los gigantes energéticos, apuntan distintas empresas del sector, les sale a cuenta pagar una pequeña indemnización a cambio de obligar a renegociar nuevas tarifas con incrementos porcentuales muy importantes. 

En el caso de Enjoy Wellness, la cadena aún no ha sufrido una situación de este tipo, aunque no descarta sufrirla en las próximas semanas o meses. La cadena de gimnasios logró mantener el pasado año el contrato fijo que habían firmado en 2020, y que tenía unos precios pactados por debajo de los que había a finales de año. Este 2022, sin embargo, la enseña ha tenido que asumir unas subidas muy relevantes de aproximadamente el 60% en los gastos de electricidad y del 50% del gas. 

Si no les modifican las condiciones pactadas, esto supondría para la cadena un sobrecoste de 1,5 millones de euros, con respecto a los consumos energéticos que pagaron en 2022. Aunque la cantidad varía en función de la instalación, este importe equivaldría a un incremento medio de unos 166.000 euros para cada uno de los nueve centros de la cadena. Antes de la pandemia, un club medio de Enjoy, con piscina, podía gastar unos 300.000 euros anuales en consumos energéticos. La enseña descarta por ahora cerrar ninguna de las piscinas que tienen sus centros, aunque admiten que estas subidas afectarán de forma sensible a la rentabilidad del balance económico de este 2022. 

LA AUTOSUFICIENCIA, IMPOSIBLE EN ALGUNOS MODELOS

Una alternativa, en clave futuro, para tratar de rebajar los costes energéticos de los centros deportivos pasa por invertir por sistemas de menor consumo o de autogeneración energética. Enjoy Wellness, de hecho, es una de las cadenas que hace tiempo que inició un plan de choque contra la subida de costes. 

Pero el modelo de centros, con grandes instalaciones que reúnen en muchos casos varias piscinas, hace inviable pensar en, por ejemplo, la posibilidad de que se conviertan en centros deportivos autosuficientes. Una medida que el gerente del Clúster de la Energía Eficiente de Cataluña, Francesc Ribera, planteó hace unas semanas en una entrevista en CMDsport

Tejada ve por ahora “imposible”, dentro de unos precios “razonables”, la propuesta de Ribera para grandes instalaciones con consumos elevados. “La inversión que exigirían estos centros sería muy elevada y no saldría a cuenta”, constata. Sí lo ve como una posibilidad, en cambio, para gimnasios sin piscina y que tengan un consumo energético mucho menor. 

Desde Enjoy Wellness también están atentos a distintas líneas de ayudas europeas de los fondos Next Generation enfocadas a la mejora de la eficiencia energética de las instalaciones. Eso sí, Tejada se muestra más bien pesimista con la posibilidad de poder acceder a estos fondos. “Lo estamos estudiando, pero es algo muy difícil de implementar y no es seguro que te den nada”, reconoce. 


No hay comentarios

Añade el tuyo