ESENCI@L

¿Es Internet una fuente segura de formación para los entrenadores?

youtube

(19-5-2015). Internet se ha convertido en una herramienta más de trabajo para infinidad de entrenadores. Aunque algunos alertan del mal uso que algunos hacen de las plataformas digitales como Youtube, “poniendo en riesgo la salud de la sociedad”.

Internet es parte de nuestro día a día. Lo hemos integrado en nuestra rutina como una fuente de recursos inagotable. Los entrenadores de fitness no son una excepción. Cada vez son más los profesionales que buscan en la red nuevas tendencias procedentes de otros países como Estados Unidos o simplemente inspiración para variar y mejorar sus entrenamientos.

Sin embargo, según denuncia un grupo de entrenadores personales, el uso de plataformas online de vídeos como Youtube estaría siendo aprovechado por “profesionales y no profesionales” como fuente única de información y formación, “con el riesgo para la sociedad que ello conlleva”.

Así lo advierte el entrenador Antonio Ortiz, quien lamenta que “hay mucha gente que hace un curso de un fin de semana de entrenamiento personal o de otro campo deportivo y ya se cree con una titulación para impartir clases y entrenamientos. Lógicamente, le faltan conocimientos y sigue la formación copiando vídeos que encuentra en Youtube u otras plataformas. Y aquí viene el problema porque, ¿quién imparte esos vídeos? ¿qué titulación tiene? ¿cómo se puede aseverar que es fidedigna esa información?”

Falta de concienciación en los propios gimnasios

Para otro entrenador personal, César Millán, Youtube “se ha convertido en la puerta de entrada al fitness de muchas personas sin titulación, fomentando el intrusismo en el sector”. Pero aún apunta a un hecho que califica de “más preocupante” y es que “con la crisis y la competencia por precio, muchos gestores de gimnasios escatiman en personal y ordenan a entrenadores a realizar tareas para las que no han sido formados, animándoles a que busquen la formación en Youtube”.

Para este profesional, esta práctica “es muy preocupante, y denota la falta de concienciación por parte de los gestores de la necesidad de ofrecer a sus clientes un servicio de calidad y unos entrenadores preparados debidamente, y no solo el mejor precio”.

Internet no puede ser la base de la formación

Sin embargo, para César Gómez del centro Ego Sport Center, y Carlos Bernardos de los gimnasios Go Fit, el uso de Youtube y otras plataformas por parte de entrenadores, no conlleva en sí un peligro. “Se da el hecho que muchos entrenadores se inspiran en vídeos que ven en Internet para añadir más variedad a sus entrenamientos o incluir algún ejercicio específico nuevo, pero esos entrenadores tienen una base y saben diferenciar entre un buen ejercicio y uno mal realizado o que pueda ser dañino para los clientes”, comenta César Gómez.

A lo que Carlos Bernardos de Go Fit añade que “un determinado vídeo de Internet puede enriquecer el entrenamiento, pero ésta no puede ser la única fuente de formación. La información que reciba el entrenador durante su preparación debe tener un componente científico, debe ser contrastada y estar reglada. Internet no puede ser la base de la formación”. Y avisa a los profesionales que “hay fuentes más fiables en Internet que la plataforma Youtube, donde no existe un control ni una manera de verificar la calidad de los videos que se publican”.

Falta de regulación

Por su parte, el también entrenador personal Sascha Rado señala que “tanto entrenadores como clientes usan YouTube para informarse de tendencias, coger ideas e imitar ejercicios concretos. Incluso hay entrenadores que graban sus rutinas y las cuelgan en la plataforma para que tengan acceso a ellas sus alumnos. No es nada negativo ni dañino”.

Lo que sí que ve preocupante este profesional es “la falta de regulación sobre entrenamiento personal, que abre la puerta a prácticas intrusivas y que no pueden ser perseguidas”.

“Hay gente que se forma únicamente consumiendo contenidos de Internet, pero si trabajan por su cuenta como entrenadores personales, nadie les pide las credenciales”, añade.

Este entrenador cree que “la regulación es la clave, porque si hubiera un órgano regulador al que los profesionales pudiéramos denunciar las prácticas de gente no cualificada, erradicaríamos el problema”. Y lamenta que “hasta que no haya una muerte o ocurra algo realmente grave a un alumno de este tipo de entrenadores no cualificados, el sector no trabajará en una regulación”.


No hay comentarios

Añade el tuyo