ESENCI@L

Se han convertido en una instalación de referencia en Granollers

Espai Wellness se abre a replicar su modelo en un segundo centro deportivo

El centro apuesta por el trato humano y las últimas tendencias para fidelizar a sus usuarios

Captura-de-pantalla-2020-01-15-a-las-16.01.33

Espai Wellness se ha posicionado como un centro deportivo de referencia en Granollers (Vallès Oriental)

(6-7-2022) Espai Wellness abre la puerta a replicar el modelo de centro de su propiedad en Granollers en otra ubicación. El centro se ha convertido en una referencia en la comarca y explora otras vías para crecer prestando su servicio.

“Le consulté mucho a Pep Castarlenas cuando impulsamos este proyecto, somos como un pequeño Ekke, un club donde nos gusta mucho cuidar el cliente y todo detalle a través de un equipo humano potente y muy preparado”, comenta a CMDsport el director gerente de Espai Wellness, Carles Ayats. Creado en 2008 en la zona noroeste de Granollers, esta instalación de 8.000 metros cuadrados entre espacios indoor, outdoor y parking se ha convertido en una referencia en la comarca del Vallès Oriental. 

A finales de junio ya había recuperado el 85% de los 2.700 abonados que tenía antes de la pandemia. “Estamos en 2.300 y subiendo. Esperamos poder recuperar las cifras precovid entre finales de 2022 y principios de 2023”, plantea. Pese al impacto de la pandemia, el Espai Wellness ha logrado mantenerse firme gracias a su idiosincrasia: se definen como “un supermercado” del deporte y de la salud que, a su vez, tiene un elevado componente social: “Intentamos hacer actos sociales en el club que van más allá del deporte”, indica. 

Su vocación es clara: “Queremos mejorar constantemente y tener las últimas soluciones tecnológicas y servicios deportivos del mercado, desde Playtomic a la última generación de Technogym, pasando por HBX Boxing, para que el cliente esté tan cómodo que ni se plantee darse de baja”, explica Ayats. Tras la reapertura de los espacios interiores se sorprendían de las afluencias que tenían las clases colectivas pese a la obligación de llevar mascarillas. “Una de las principales diferencias a nivel de comportamiento es que ahora a los clientes les gusta más hacer actividades dirigidas que entrenar por su cuenta”, comenta el director gerente de Espai Wellness. 

LA FUERZA DEL PÁDEL

El pádel, como les ocurre a muchos otros operadores, es una de las actividades que mejor les está funcionando en los últimos meses. Actualmente tienen cinco pistas en la azotea del edificio. “Construiríamos cinco más si pudiéramos, pero no tenemos más espacio”, lamenta Ayats. El centro ha intentado crecer comprando o alquilando algunos terrenos colindantes al edificio que gestiona, pero esta opción quedó descartada al no ser posible adquirir o alquilar alguno de los espacios cercanos. 

Descartada esa posibilidad, en 2019 Espai Wellness empezó a buscar ya ubicaciones dentro de un ratio de 100 ó 200 kilómetros para crecer con un segundo centro. Una posibilidad que les gustaría retomar una vez dejen atrás del todo la pandemia. “Estamos abiertos a montar un club en otro lugar, aunque no lo haríamos en un sitio al que no podamos ir, porque nos gusta pisar el centro y estar en el día a día. No es una operación fácil, porque cuesta encontrar una instalación con determinados requisitos, pero nos encantaría poder replicar el modelo que tenemos en Granollers”, admite Ayats.  

Espai Wellness incluye varias zonas de agua y cinco pistas de pádel en su azotea

ACUERDO CON UN CENTRO MÉDICO

Dentro de su estrategia de acciones para reforzar su condición de centro deportivo singular, Espai Wellness impulsó hace varios meses un acuerdo con un centro médico, la Mútua de Granollers, a través del cual les derivan muchos de sus clientes para que terminen rehabilitaciones de fisioterapia. Gracias a esta alianza, que permite a los pacientes obtener una readaptación a una vida activa a través del deporte, Espai Wellness ha abierto un canal de captación de nuevos socios. “Muchos ni se planteaban ir a un gimnasio, y después de pasarse por aquí y probar se han terminado haciendo socios”, confiesa Ayats. 

Este acuerdo les ha permitido avanzar en el binomio salud-deporte, una apuesta que fortalece la capacidad de retención de este centro. “En verano apenas perderemos entre 30 y 40 abonados, mientras que tal vez captamos 200 por las cuotas de tres meses que ofrecemos a jóvenes que no pueden venir durante el año y que vienen en verano a aprovechar las piscinas y los espacios outdoor”, amplía. Durante la pandemia, el centro aprovechó para realizar distintas mejoras en sus instalaciones, como la creación de una nueva sala de HBX Boxing o una nueva zona de actividades outdoor. 

PRECIOS CONDICIONADOS

Pese a considerarse un centro deportivo premium, Espai Wellness ofrece cuotas mensuales a partir de casi 80 euros. El centro no ha repercutido en sus tarifas el incremento de los costes energéticos, pero sí la media del IPC, lo que en la práctica supone una leve subida de unos tres euros: “La rentabilidad económica es una consecuencia de hacer las cosas bien hechos, si sube el IPC no tenemos que tener miedo a subir el precio, porque ofrecemos un servicio del que estamos convencidos”, plantea Ayats. 

El director gerente del Espai Wellness admite que no pueden poner el precio que considera que les corresponde dado el servicio que ofrecen por la competencia de los centros municipales, que “desvirtúan el precio por estar subvencionados por la administración”. “Los centros privados tenemos que buscar fórmulas de financiación para poder tirar hacia adelante para lograr la mejor relación calidad-precio, mientras que los municipales terminan recibiendo ayudas públicas”, comenta. 

El crecimiento de los costes energéticos también pasa factura a este centro, que si en 2019 pagaba facturas de luz a 10.000 euros y del gas a 4.000, en este arranque de 2022 ha visto como los suministros se han disparado: 20.000 euros al mes por la luz y 12.000 por el gas. Estos incrementos han propiciado que este centro se esté planteando acogerse a cuotas fijas a cuatro o cinco años vista. “Es como tirar una moneda al aire, porque no sabes si los precios irán a la baja o subirán, pero es la única forma de tener controlado el impacto de la energía dentro de tu cuenta de resultados”, lamenta. 


No hay comentarios

Añade el tuyo