ESENCI@L

Factores para sobrevivir a la próxima crisis económica, si eres un gimnasio

Se estima que podría llegar en 2020

crisis2020

(28-11-2018). Cuando aún muchas empresas están luchando contra los coletazos de la última crisis económica mundial, viene el Fondo Monetario Internacional y advierte de la llegada de una próxima recesión. Hay organismos que le ponen fecha: 2020. Quedaría así poco más de un año para afrontarla. ¿Están los gimnasios españoles preparados para sobrevivir a una nueva crisis económica?

Chano Jiménez consultor fitness perfil

Chano Jiménez realiza consultoría deportiva, gestión y formación para centros deportivos, gimnasios e instalaciones deportivas.

Sin ánimo de ser pájaros de mal agüero, nos toca hablar de una próxima crisis económica mundial. Así lo están advirtiendo distintos analistas y entes internacionales. Una nueva recesión podría estar cerca y hay quien ya se ha atrevido a vaticinar cuándo va a ocurrir: en el año 2020.

Una nueva crisis económica sería un fuerte palo en las ruedas del sector español del fitness, en pleno crecimiento y maduración. Es por este motivo que, con la ayuda del consultor Chano Jiménez, queremos analizar de qué manera puede incidir una nueva recesión en el sector y qué pueden hacer los gimnasios y centros deportivos para preparar sus negocios antes de la embestida. Avisamos, hacemos un spoiler: No todos lo lograrán.

 

¿Qué factores hacen pensar que nos encontramos ante las puertas de una nueva crisis económica mundial?

Como es bien sabido, la economía es cíclica y, en este momento, el motor mundial de la misma, USA, lleva 32 trimestres consecutivos de expansión (uno de los ciclos más largos de su historia). En paralelo, muchas de las principales economías nacionales están creciendo por encima de su equilibrio con un output gap (brecha de producción) que hace prever fuertes episodios de inflación (ya existen claros indicios de activos sobre valorados) y, por si fuera poco, la economía mundial está altamente endeudada, lo que la hace muy vulnerable a episodios de pánico financiero como el de Lehman Brothers que inició la pasada crisis mundial.

Además, en el terreno nacional, la falta de control del déficit y las sucesivas revisiones a la baja del PIB no son muy halagüeñas. Entidades como el FMI, JP Morgan o la Asociación Española de Marketing con su estudio AMES coinciden en estos pronósticos.

 

¿Hay motivos para asustarse?

Las expectativas son de menor virulencia que la crisis anterior. Pero el futuro va a depender mucho de la capacidad de anticipación de los operadores económicos.

Una nueva crisis dejará fuera de juego a las empresas menos preparadas para afrontar un descenso de más del 20% del cash flow

 

Teniendo en cuenta que en el caso de muchos gimnasios españoles, el sector aún se encuentra saliendo de la anterior crisis, ¿cómo puede afectar la llegada de otra recesión, aunque no sea tan fuerte?

Una nueva crisis podría ser como ‘El napalm redentor’ de Apocalipsis Now para los operadores más débiles a nivel financiero. No tengo dudas de que representará una criba que dejará fuera de juego a las empresas menos preparadas para soportar descensos del cash flow, que podrían ser superiores al 20%.

 

¿Cómo puede afectar a las cadenas en plena expansión? 

Lógicamente, habrá un frenazo. De hecho, uno de los pecados capitales del crecimiento de algunas cadenas en España es que éste está más soportado en la capacidad financiera y oportunidades de absorciones que en una alta rentabilidad. En este sentido, las economías de escala que proporciona el mayor tamaño de las cadenas no compensan la falta de rendimiento operativo.

Actualmente, aún hay muchos operadores con procesos clave de captación y fidelización muy poco desarrollados, que obtienen resultados aceptables por la bonanza económica, pero un proceso de crisis mermará la capacidad de compra del consumidor y una tarta más pequeña hará más cruenta la disputa.

Uno de los pecados capitales del crecimiento de algunas cadenas en España es que se soporta más en la capacidad financiera que en una alta rentabilidad

 

¿Puede algún modelo de negocio salir reforzado de una nueva crisis, como ocurrió con el Low Cost en la anterior?

Las crisis económicas acentúan los desniveles sociales y favorecen a los competidores ubicados en los extremos del rango de precios (sobre todo a los de precios más bajos). Pero no considero que éste sea un factor absoluto.

Empresas bien gestionadas con una buena propuesta de pay per value o ‘Lowxury’ podrán sacar rédito. Aunque el ajuste de presupuestos de las familias conllevará mayor restricción del consumo, en esta ocasión, la mayor madurez del mercado hace pensar que muchos consumidores han aprendido la lección de que la calidad o los resultados no son compatibles a precios demasiado bajos.

Pase lo que pase, los que tengan una combinación de gran producto y gran marketing podrán sacar partido de la situación.

Igualmente, me atrevo a pronosticar que un porcentaje considerable de las nuevas propuestas de ‘gym boutiques’ bajarán la persiana por su debilidad de concepto. No basta con resultar originales o atractivos a las primeras percepciones. Hay que contar con una gestión sólida y capacidad de fidelización del cliente.

Con un gran producto y un gran márketing se puede sacar partido a la situación

 

La industria se estaba planteando últimamente y de forma tímida subir precios. Con una nueva crisis, ¿se volvería a tender a bajarlos y aún más?

Confío en que la tendencia de precios al alza, que necesita el sector (padecemos una devaluación casi endémica) continúe durante al menos un año más y, cuando llegue la nueva crisis, se atenúe la inevitable bajada de precios que acontecerá.

Cuando llega una crisis, se combina el oportunismo de algunos (en general con visiones muy corto-placistas) con el pánico de otros, y eso hace inevitable la caída de precios.

 

¿Qué aspectos y valores aprendidos en la última crisis se pueden aplicar a la nueva situación, si se produce?

Existen muy poquitos pero muy claros ejemplos de empresas que salieron reforzadas de la crisis y no me refiero al obvio auge del low cost. Unas, porque se adaptaron muy rápidamente a las nuevas tendencias de consumo del mercado, haciendo más atractiva su propuesta al público, y evolucionaron su operativa para maximizar el rendimiento. Otras, porque tuvieron la capacidad de mantener su posicionamiento estratégico sin desvirtuarse y reforzaron su imagen ante el mercado.

Un porcentaje considerable de propuestas boutique bajarán la persiana si se produce una nueva crisis

 

¿Cómo se pueden preparar los centros deportivos para afrontar la llegada de una nueva crisis?

Hay tres aspectos clave:

  1. Contar con unas finanzas saneadas que implican bajo endeudamiento, cash flow positivo de forma sostenida y rentabilidades óptimas. En este sentido, todos harían bien por empezar a evaluar el rendimiento de sus insumos, hacer más selectivas sus opciones de crecimiento y generar fondo de maniobra que permita encarar necesidades de cambios urgentes o descensos abruptos de tesorería. Deben estar en buena forma financiera para mantener intactas sus opciones de crédito, si fuese necesario.
  2. Revisar el Posicionamiento Estratégico para garantizar aspectos clave como la diferenciación, el desarrollo de ventajas competitivas sostenibles y el enfoque en targets realmente rentables.
  3. Desarrollo operativo de procesos clave de Captación (Marketing y Ventas), Fidelización y Control de Gestión (análisis de KPI´s).

No hay comentarios

Añade el tuyo