ESENCI@L

QUERIDO/A PIONERO/A

Feria Gym Factory: entre todos la mataron y ella sola se murió

feria-Gym-factory-2018-stand-rocfit-BIS

En la edición de la feria Gym Factory de este 2018, el total de marcas ascendió a 70 compañías, una decena menos que en la convocatoria del año pasado.

(14-5-2018). La feria de fitness e instalaciones deportivas Gym Factory tal como ha sido durante los cuatro últimos años no volverá a celebrarse. Su equipo organizador, liderado por Inés Ledo, ha decidido dejar de convocarla tras la edición de este año, concluida el pasado sábado, 12 de mayo.

En este caso, no puede decirse aquello de ‘fue bonito mientras duró’. Celebrada por primera vez en el año 2015, la feria Gym Factory, tuvo su mejor momento, en la segunda edición, la convocada en el año 2016. Tras aquella, la del año pasado y la de este 2018 siguieron una evolución regresiva, sobre todo en su cifra de expositores, que ha llevado al equipo organizador, liderado por la entusiasta y abnegada Inés Ledo, a tirar la toalla “por falta de rentabilidad” del proyecto.

En las citas feriales acostumbran a focalizarse todas las responsabilidades en la organización

Recurriendo al refranero como he hecho antes, sí me parece oportuno en este caso el dicho de “entre todos la mataron y ella sola se murió”. Por supuesto, en las citas feriales tienden a focalizarse las responsabilidades en la organización. Ello lo puede constatar en la edición del año pasado y en esta todavía más hablando con los expositores que participaron. En todos los comentarios recogidos no detecté ni un solo ‘mea culpa’ sino que todas las ‘perlas’ se dedicaron a la organización.

FALTA DE MAYOR AFLUENCIA

Indudablemente, la feria Gym Factory ha registrado en sus diversas convocatorias ciertas deficiencias, como las del proceso de acreditación, si bien la crítica más habitual ha sido la falta de retorno de la inversión a causa de la falta de mayor afluencia.

Sin una oferta nutrida y relevante es difícil conseguir muchos visitantes y de calidad pero sin visitantes es dificil que los expositores vuelvan a exponer

No obstante, en estos casos, acaba siendo aquello ‘del pez que se muerde la cola’ o lo de ‘quién fue primero, el huevo o la gallina’, volviendo a recurrir al refranero. Sin duda alguna, sin una oferta nutrida y relevante, es difícil conseguir una audiencia nutrida y relevante y sin una audiencia nutrida, la oferta (los expositores) no vuelve a exponer.

Stand de Aerobic & Fitness en la convocatoria de Gym Factory de este 2018.

En mi humilde opinión, las cosas no se han hecho bien en el proyecto Gym Factory, pero las responsabilidades, creo, son compartidas. El declive de la citada feria no es responsabilidad exclusiva de la organización, sino que más bien lo es de todo el sector del fitness pues, como todos sabemos, cualquier feria es el fiel reflejo de un sector y, a tenor de los sucesos acaecidos, todo parece indicar que, como sostienen diversos gestores de instalaciones deportivas, el fitness español no está, y vuelvo al refranero, ‘para atar perros con longanizas’. Y no sólo eso, el escenario ferial sectorial refleja algo que desde CMDsport venimos apuntando desde ya hace tiempo: el mercado español del fitness se está polarizando y cada vez son menos los que disponen de recursos y tiempo para invertir en iniciativas como estas, con lo cual la masa crítica que puede dar apoyo a determinadas iniciativas no es tan abundante como pudo serlo antaño.

MARCADOS POR EL RETORNO INMEDIATO

Asimismo, el nuevo escenario es tremendamente selectivo y no está para ‘inventos’ o para ‘experimentos’. Prima la rentabilidad inmediata o, a lo sumo, a corto plazo.

Cada vez más empresas optan por realizar sus propias y particulares presentaciones

Las ferias no están en crisis. Lo que está en crisis, entiéndase el concepto crisis como “proceso de transformación’, son las fórmulas de presentación de novedades de los sectores tradicionales. También las fórmulas de comercialización. En ese sentido, cada vez más empresas optan por realizar sus propias presentaciones particulares con su selección de clientes porque resultan la fórmula en la que el retorno es más rápido y, sobre todo, tangible. Y esta fórmula es cada vez más seguida por las empresas líderes, por las locomotoras de todos los sectores, cuyas casas madre tampoco están para ‘actos solidarios’ pues también ellas se deben a unas cuentas de resultados cada vez más exigentes.

Stand de Oss Fitness en la convocatoria de Gym Factory de este 2018.

Sin duda alguna, aplaudo la decisión de Inés Ledo y su equipo de dar carpetazo al proyecto de Gym Factory tal como estaba concebido. La historia del certamen refleja que, a pesar del propósito de implicar a todas las partes del sector en el certamen, de escucharles, de realizar encuestas entre la audiencia de la feria (los visitantes), los propósitos de tejer sinergias han sido harto complejos y que finalmente, ha acabado sucediendo aquello de ‘si quieres gustar a todo el mundo, probablemente, no gustes a nadie”.

Y así las cosas, durante la última edición de la feria de este año, se ‘volcaron’ todos los factores que la componen como una gran ristra de interrogantes: El  concepto de feria, las fechas, los días de la semana concretos, los targets de marcas y de visitantes, las actividades, el congreso…  Las ferias, son como el fútbol: todo el mundo entiende de ello, aunque en las opiniones, se detecte, casi a simple vista, de qué equipo es cada uno de los opinantes y, consecuentemente, qué intereses defiende.

Le sugiero a Inés Ledo que no tenga prisa en iniciar una nueva ‘libreta’. A veces conviene hacer barbecho

Le sugiero a Inés Ledo que, si tiene intención de hacer un ‘borrón y cuenta nueva’, no tenga prisa en iniciar la nueva ‘libreta’. A veces, conviene hacer barbecho, y no sólo para hacer que la ‘tierra’ vuelva a oxigenarse y recupere vigor, sino también para dejar que la gente constate lo que perdió.

Es indudable que el fitness español, aunque cuente con ferias internacionales (fundamentalmente la Fibo de Colonia) en las que se encuentra y comparte experiencias, también le conviene un punto de encuentro en España. Pero esa necesidad es conveniente que sea realmente palpable y, tal vez, las necesidades (la demanda) no sean, hoy por hoy, una feria fundamentalmente tradicional, por más valores añadidos que se le añadan, como un congreso con un gran elenco de ponentes, o unas actividades que, sobre el papel, poseen un notorio potencial de atractivo.

En mi opinión, hoy no es un día alegre para el sector. La pérdida de Gym Factory es una pérdida que aqueja a todo el sector pues no deja de reflejar cierta vulnerabilidad en el espíritu colectivo del mismo.


No hay comentarios

Añade el tuyo