ESENCI@L

En nuevo presidente de Fagde analiza los retos y oportunidades del sector deportivo

Fernando París: “Tenemos una oportunidad histórica para impulsar la práctica deportiva”

"Las administraciones deberían tomar medidas para incentivar a la industria del deporte"

fernando-paris-fagde

Fernando París da un paso más en su compromiso con Fagde, pasando de la vicepresidencia a la presidencia en este nuevo mandato hasta 2025.

(4-6-2021). Fernando París tomó el pasado 30 de abril las riendas de una Fagde que se ha propuesto dar más protagonismo a todo el tejido asociativo y empresarial regional que la conforma. Asegura que la recuperación del sector fitness pasa por una incuestionable rebaja del IVA, mientras se muestra convencido de que toda la comunidad de deporte se encamina hacia un boom que se materializará el próximo septiembre y que “abrirá oportunidades para todos”.

La Federación de Asociaciones de Gestores del Deporte de España, Fagde, cuenta desde el pasado 30 de abril con un nuevo presidente. Fernando París sustituye en el cargo a Eduardo Blanco, afrontando una nueva etapa en la federación en la que se devolverá el protagonismo a las asociaciones autonómicas que la conforman. Así lo establece el plan estratégico que ha diseñado la nueva junta directiva y que se pondrá sobre la mesa el próximo 1 de julio en Asamblea Extraordinaria.

París nos adelanta los ejes en los que se va a centrar Fagde en este nuevo mandato, así como los retos y oportunidades que se abren ante el sector del deporte y del fitness, con una fecha marcada en rojo en el calendario: septiembre de 2021.

Como vicepresidente de la junta saliente, ¿qué hitos reconoce haber conseguido la Fagde en los últimos cuatro años?

En estos cuatro años, el anterior presidente, Eduardo Blanco, ha mejorado la organización de Fagde con nuevos Estatutos, un sistema de comunicación interna, normalización de determinados procedimientos y consolidación de la revista digital ‘Dirección y Gestión deportiva’. En los primeros años logramos también una mayor presencia en foros de consulta -limitados luego por la pandemia- y tuvimos una participación activa en los procesos de consulta pública de la nueva Ley del Deporte y la Ley de regulación de las profesiones deportivas, aportando propuestas que, esperamos, sean tenidas en cuenta en los próximos meses.

Uno de los retos de Fagde es incorporar a más responsables de la gestión deportiva de clubes y federaciones

¿Qué se habría quedado en el tintero?

Sin duda, debemos seguir trabajando por mejorar la notoriedad y la representatividad de la federación en el ámbito estatal, abordando también la nueva realidad digital y el acercamiento de Fagde a la industria del deporte; entendiendo esto como la promoción entre nuestras asociaciones de la incorporación de un mayor número de personas responsables de la gestión deportiva del ámbito de la empresa y del tercer sector -clubes y federaciones-.

¿Cuáles son los puntos clave del ‘Decálogo de criterios para un programa de actuación’ que presentará en la Asamblea Extraordinaria del próximo 1 de julio?

En la presentación de nuestra candidatura propusimos un decálogo de criterios generales que nos comprometemos a aplicar en nuestra gestión: una mayor participación de las asociaciones autonómicas, la constitución de un programa unificado de actividades sobre la base de las que desarrollan nuestras asociaciones, la consolidación de la revista, el impulso a la gestión del conocimiento y la formación, la mejora de la comunicación, el reforzamiento de los contactos institucionales… Estos criterios de actuación se verán materializados en la propuesta de un Plan estratégico que se presentará en la Asamblea extraordinaria.

Cualquier práctica de actividad física o deportiva debería componerse de salud, placer, diversión y entretenimiento

En su nombramiento, se apuntó a un reforzamiento de las asociaciones autonómicas. ¿Ha adolecido la Fagde de demasiado centralismo en el pasado?

No ha sido tanto una centralidad, como que en la etapa anterior se priorizó la consolidación interna de Fagde; y ahora toca dar un mayor protagonismo a las asociaciones que la conforman. Tenga usted en cuenta que los presidentes que ha tenido la federación desde su creación lo han sido de Cataluña, Canarias, Andalucía, País Vasco, Galicia y ahora, Aragón. La asociaciones que forman la federación representan a 1.400 gestores deportivos de toda España, que están al frente o participan en varios centenares de organizaciones y empresas deportivas públicas y privadas, con presupuestos anuales que superan los 1.000 millones de euros, con miles de espacios deportivos, donde practican deporte millones de personas todas las semanas … Son esas asociaciones las que le dan fuerza a Fagde y las que justifican su existencia.

Unas asociaciones a las que les ha afectado las restricciones impuestas para frenar la pandemia, pero que no han afectado al sector fitness y deportivo por igual en todo el territorio nacional. ¿Son también muy distintas las casuísticas a las que el sector se enfrenta en cada región?

Las restricciones han sido diferentes porque han dependido siempre de la situación sanitaria de cada Comunidad Autónoma que, no olvidemos, ha sido distinta en cada periodo de la pandemia. Las competencias en materia deportiva -en relación a la práctica ciudadana- son de las Comunidades Autónomas; y la aplicación de la política sanitaria concreta, también. Y las restricciones han sido distintas también en función de la tipología de la actividad física y deportiva. En el caso del fitness, ha podido ser mayor por las propias circunstancias de la actividad -no olvidemos que la Covid es una enfermedad transmisible – pero debemos de ser conscientes que ha habido países europeos con menor impacto de la pandemia que han cerrado completamente los gimnasios durante muchos meses.

En lo que se refiere a la actividad asociativa, hay algunas que por su actividad, participantes, incidencia en la comunidad y patrocinadores, ejercen como motores, como son las asociaciones de Andalucia, Valencia, Madrid y Galicia. En un peldaño inferior se encontrarían también Catalunya y País Vasco, así como Canarias y Aragón.

Cada asociación autonómica pasa por mejores y peores momentos a lo largo de los años, en función de las actividades que se desarrollan y del apoyo que reciben de patrocinadores que, con la pandemia, se ha reducido a la mínima expresión. Ahora, en general, el sector deporte requiere de ayudas económicas para aguantar hasta septiembre, cuando se dará un boom del desarrollo de este sector que va a abrir muchas oportunidades a todas las empresas y asociaciones que trabajamos en él.

La recuperación del sector fitness debería conllevar la rebaja del IVA en los servicios deportivos

El sector se ha quedado tocado con la crisis derivada de la pandemia. ¿Qué es lo más apremiante que debe atender ahora que la Covid19 parece remitir?

Específicamente en el caso del fitness, la recuperación debería de conllevar la rebaja del IVA en los servicios deportivos. La declaración de la ‘esencialidad’ del deporte por el Congreso y varios parlamentos autonómicos, debería de orientar decididamente hacia la rebaja.

¿Qué opina de la apuesta por la tecnología? ¿Es decisiva en el nuevo escenario o pueden los clubes deportivos llegar a perder el norte por poner demasiado el foco y la inversión en ella?

¿Cómo no apoyar la digitalización ante la nueva economía? La economía del futuro será digital o no será, y los servicios deportivos no deben ni pueden estar al margen de esa realidad. La digitalización de la gestión hace mucho más eficiente el resultado de la misma, llegar mejor a todas las personas -a los practicantes y a los nuevos nichos-, complementar mediante las propuestas on line las limitaciones de aforos que van a continuar en el futuro, mejorar la seguridad… La tecnología será indispensable en el futuro y en la recuperación.

La economía del futuro será digital o no será, y los servicios deportivos no deben ni pueden estar al margen de esa realidad

El Fitness es salud… ¿o también ocio, entretenimiento y esparcimiento?

Por supuesto que es salud, -si se hace bien, con buenos profesionales-, pero también relación social, entretenimiento, esparcimiento. No son compartimentos estancos. Cualquier práctica de actividad física o deportiva debería llevar esos componentes: salud, placer, diversión, entretenimiento. Las personas que vamos a los centros de fitness buscamos todos esos aspectos. Y ese es uno de los grandes activos de la actividad física y el deporte.

Campañas de concienciación, receta deportiva, horas de educación física, incentivos fiscales…¿En dónde urge más que la administración eche un cable al sector ahora mismo?

Creo que las administraciones deberían tomar medidas de incentivación de la industria del deporte, complementarias a los recursos limitados que se fijan en el componente 26 del Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia (el correspondiente al deporte), y el apoyo fiscal al que me he referido anteriormente con el IVA.

Específicamente, es preciso poner en marcha campañas de promoción de la práctica de actividad física y deportiva de la población desde la perspectiva de la salud, incluida la prescripción de la actividad física en el sistema sanitario: uno de los aprendizajes de la pandemia -si se puede hablar de eso- es la importancia que las personas vamos a dar a la salud, individual y colectiva. No me cabe duda que estamos frente a una oportunidad histórica de impulso a la práctica deportiva de la población.


No hay comentarios

Añade el tuyo