ESENCI@L

La enseña exige un mayor pulmón financiero

Fightland endurece los requisitos para captar a nuevos franquiciados

Málaga y Valencia, algunas de las zonas donde quieren exandirse

11-scaled-1

Fightland espera inaugurar uno o dos centros más este 2022

(2-2-2022) Fightland endurece los requisitos económicos que solicita a los posibles nuevos franquiciados. La enseña quiere asegurar la viabilidad económica de los inversores y proteger la imagen de la marca en un momento de incertidumbre provocada por la pandemia.

Fightland mantiene el deseo de crecer y expandir su marca, pero no lo hará de cualquier manera. A pesar del creciente interés recibido por parte de posibles nuevos franquiciados en los últimos meses, la enseña especializada en boxeo ha decidido endurecer los requisitos económicos de cara a las nuevas aperturas.

“Si siempre mirábamos a los interesados y a los locales con mil ojos, ahora con mil cien. Toca seleccionar mucho más que antes, ser más exigentes con su perfil. A pesar de que los números de los últimos ocho años confirman que Fightland es un negocio con una rentabilidad muy correcta, hay que tener algo de espalda financiera”, señala el cofundador y director de la cadena, César Barbosa. 

El empresario justifica este aumento de la exigencia para evitar que algunos posibles franquiciados arriesguen más de lo necesario en un momento, marcado por un factor externo como es la pandemia, en el que aún no se puede descartar con exactitud que una nueva variante del covid puede obligar a cerrar o a aplicar medidas restrictivas a algún centro por un periodo indeterminado de tiempo, lo que exigiría disponer de un importante pulmón económico. 

“Cuando empezó, Fightland era más una alternativa de autoempleo, pero ahora eso ha cambiado, y su enfoque se dirige más hacia inversores con un cierto respaldo financiero”, puntualiza Barbosa, que reconoce que ya han tenido que dar marcha atrás y frenar alguna operación de apertura porque el posible franquiciado no disponía de suficiente colchón financiero. 

Durante la pandemia, la central ha ayudado a sus franquiciados aplazándoles el pago de los cánones, paralizando cuotas o con material, una situación que les ha puesto en alerta de cara a próximas aperturas. 

MÍNIMO, DOS APERTURAS EN 2022

Pese a aumentar su exigencia de cara a los posibles nuevos franquiciados, la enseña admite que su intención para este 2022 es poder lograr, como mínimo, un par de aperturas. De lograrlas, se situaría con once centros operativos. 

La enseña está conversando con entre tres y cuatro posibles interesados en abrir nuevos centros en el futuro, siendo Málaga una de las zonas en las que tienen más interés, seguida por Valencia, País Vasco o Barcelona. 

“Tenemos la vocación de expandir la marca y seguir creciendo, pero siendo mucho más cuidadosos, porque esta pandemia no es como las anteriores crisis y nadie sabe qué va a pasar”, asegura. 

Más difícil ve crecer en Madrid capital, donde entienden que ya tienen la mayoría de zonas cubiertas. Por ahora, Fightland gestiona nueve centros en cinco comunidades autónomas distintas (5 en la Comunidad de Madrid y uno en Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana y Galicia). 

Entre los deseos para este 2022, además de la inauguración de al menos dos nuevos centros, la cadena aspira a poder recuperar los niveles de abonados precovid. “Si no llega otra ola difícil y en verano estamos en una situación normal, podríamos consolidar los centros que tenemos y empezar a ver un regreso a la normalidad. Creo que habrá un efecto rebote y mucha gente querrá volver”, comenta. 

NO DESCARTAN LA ENTRADA DE INVERSORES

La actual dirección de Fightland expresa su deseo de mantener la independencia, pero no cierra la puerta a abrirse a inversores que les ayuden a crecer. Eso sí, trataría de una posibilidad de futuro que, eso sí, debería cumplir una serie de requisitos muy claros. El primero y básico, respetar la identidad y filosofía de la enseña. “Ya recibimos una propuesta, pero corrompía un poco lo que hacíamos, porque quería mezclar nuestra actividad con otras. Si llega una oferta interesante la estudiaríamos, pero debería respetar la identidad de la enseña, que ha sido el secreto de nuestro éxito”, reconoce Barbosa. 

La cadena lleva años consolidada como una de las enseñas referencia en boxeo, como demuestran los números que presentan en las distintas ubicaciones en las que se encuentran. Se trata, en todo caso, de una posibilidad que afrontan sin prisa, conscientes que el paso del tiempo juega a su favor. Entienden que su marca tendrá más valor si logran ampliar su red actual de centros añadiendo nuevas unidades. “Hoy por hoy no nos lo planteamos porque creemos que aún no ha llegado el momento. De momento pensamos que podemos crecer nosotros mismos”, detalla. 


No hay comentarios

Añade el tuyo