ESENCI@L

Reducirá el número de sacos de boxeo en la reapertura de sus centros

Fightland no abrirá mientras sólo se puedan impartir entrenamientos personales

Fightland 2

Figthland se está aprovisionando de todo el material necesario, con mamparas, alfombrillas desinfectantes, dispensadores de hidrogel, papeleras especiales, termómetros sin contacto…

(15-5-2020). Fightland no abrirá sus gimnasios y esperará a que la apertura pueda ser global. La cadena está preparando sus clubes: menos sacos de boxeo, reestructuración del sistema de entrenamiento y reducción de la duración de las sesiones, entre otras medidas.

La cadena Fightland se encuentra preparando ya los protocolos de apertura de sus centros. César Barbosa, co-fundador de la cadena explica que “se están realizando las modificaciones necesarias dentro de la sala de entrenamiento para garantizar las distancias de seguridad. En nuestro caso es muy sencillo, pues se trata de espacios muy diáfanos tan solo ocupados por los sacos. Descolgando uno de cada dos sacos, ya garantizamos una separación de 2 m por delante y 3 m hacia el lado, medidas estas por encima de las recomendadas”, asegura.

Barbosa añade que, además, se está “reestructurando nuestro sistema de entrenamiento, de forma que provisionalmente se suprimirán todos los ejercicios que impliquen contacto o cercanía. Tenemos la ventaja de que en Fightland no hay elementos comunes que los clientes toquen. No hay aparatos, pesas, barras…, salvo los sacos, y estos siempre se golpean con vendas y guantes de boxeo, con lo cual el contacto con la piel es imposible”.

César Barbosa, uno de los dos fundadores de Fightland

“No obstante”, afirma, “las clases se reducirán en 10 minutos, pasando a tener una duración de 50 minutos, para que dé tiempo entre clase y clase a limpiar todos los sacos, suelos y cualquier otra superficie susceptible de tener contacto”.

Material

La empresa se está aprovisionando de todo el material necesario. Para los centros con mamparas, alfombrillas desinfectantes, dispensadores de hidrogel, papeleras especiales, termómetros sin contacto…En cuanto a los clientes, con guantes y mascarillas, en número considerable para ponerlos a disposición de los socios que no los traigan.

Igualmente se proveerá a todos los empleados de kits personalizados con las mascarillas de mayor índice de protección, pantallas faciales, guantes, pulverizadores de hidrogel y todo el material que sea necesario para garantizar su seguridad y la de los clientes.

El co-fundador de la cadena confirma que, “en principio, y hasta que las autoridades sanitarias lo permitan, la única zona que inhabilitaremos serán los vestuarios”.

Fases y centros

Fightland cuenta con centros en Madrid capital, La Coruña, Sevilla, Alicante, Barcelona y Las Rozas, ubicaciones que se encuentran en diversas fases de desconfinamiento.

El director reconoce que las reaperturas de los centros dependerán de lo que se autorice en cada Comunidad. “Parece seguro que nuestros clubes de La Coruña, Sevilla o Alicante podrán abrir antes que los de Madrid o Barcelona, pues se encuentran en una fase más adelantada. Estamos preparados para abrir en cuanto nos lo permitan”, asegura.

El directivo confirma que “lo que sí hemos decidido es no abrir para entrenamientos personales y esperar a que la apertura pueda ser global. La razón es que nuestros gimnasios en este instante, y tras más de 60 días cerrados ‘a cal y canto’, son centros totalmente seguros por haber transcurrido un tiempo de aislamiento muy superior al máximo recomendado por las autoridades sanitarias. Y así queremos que permanezcan el mayor tiempo posible hasta que se puedan reanudar las clases colectivas, sin correr el riesgo de que por un entrenamiento personal de ahora, haya que volver a guardar un periodo de cuarentena del centro”.

Abonados y cuotas

Durante la duración del estado de alarma, desde la cadena se ha procedido a la paralización de todas las cuotas de los socios. “No se ha pasado recibo alguno al cobro ni se han admitido pagos por parte de clientes que, de forma tremendamente generosa, querían hacernos llegar alguna cuota de mantenimiento o similar”, afirma Barbosa.

Además, se ha puesto a la disposición de los abonados la posibilidad “de recuperar todas y cada una de las clases perdidas, sin límite de tiempo ni caducidad. Si algún cliente, por la razón que sea, no va a volver o no puede recuperar las clases, se le devolverá el importe de las cuotas pagadas que no haya disfrutado”, garantiza.

Relación con los clientes 

Desde la primera semana de confinamiento, Figthland envía tanto a clientes como a no clientes entrenamientos personalizados, en función de si tienen o no conocimientos de boxeo, del material que tengan en casa y de si están solos o pueden entrenar con alguien. “Estos entrenamientos, publicitados en nuestras RRSS, han tenido una aceptación muy buena. Enviamos todas las semanas más de 6.000 correos electrónicos a todo el mundo que los han solicitado”, destaca.


No hay comentarios

Añade el tuyo