ESENCI@L

La industria catalana vaticina el cierre del 24% de instalaciones

El fitness catalán reconoce su incapacidad para transmitir su vinculación con la salud

Pronostican una “vuelta en masa” a los gimnasios en el postpandemia

mas-encuentro-cataluña

De izq. a dcha, de arriba a abajo; Mª Ángeles de Santiago (Mas), Joaquim García (CT Andrés Gimeno), August Tarragó (Sintagmia y Adecaf), Francisco Ruano (Lleuresport), Tim Devereaux (Anytime Fitness Iberia), Didac Font (Reburn Studio), Iolanda Latorre (Adecaf) y Josep Viladot (Gestiona y Holmes Place). Imagen: Alfonso Rodríguez @cheffitness.

(27-1-2021). Conseguir que los centros deportivos sean vistos como parte de la solución y, por lo tanto, cuenten con una fiscalidad acorde y mejores consideraciones por parte de los que dictan las restricciones, parte de que se mejore el mensaje que convierta al sector en esencial. Pero, para ello, algunos gestores apuntan que es necesario un cambio en el contenido y en el continente de la estrategia de comunicación.

El fitness, a nivel español pero también internacional, estaría errando en su empeño de hacerse ver como un sector esencial, vinculado estrechamente a la salud y que es parte de la solución a la pandemia por Covid 19 que estamos viviendo.

Así lo han manifestado diversos gestores de instalaciones deportivas y representantes de la Adecaf (Asociación de Empresas de Clubes Catalanes de Fitness) en el encuentro ‘Renacer en el nuevo entorno: Caso Cataluña’, organizado por la consultoría MAS.

PROFUNDO MALESTAR

Un evento en el que se ha puesto de manifiesto el profundo malestar que existe en la industria catalana, aunque extrapolable al resto del Estado, por el trato que ha recibido el sector de las instalaciones deportivas y centros de fitness por parte de las Administraciones central y autonómicas a la hora de dictar las restricciones para frenar los contagios y en la posterior asignación de ayudas.

Un escenario que estaría llevando al límite a los centros deportivos catalanes, cifrando desde Adecaf en un 24% el porcentaje de instalaciones que podrían desaparecer del mercado catalán en esta crisis.

Para Augsut Tarragó, presidente de Sintagmia y de la patronal catalana del fitness, Adecaf, una parte importante de la situación en la que se encuentra el sector actualmente deriva del mensaje que la industria ha comunicado sobre su papel en la sociedad. “Hemos estado vinculados a un discurso fitness, incluso de precio, pero no tanto de salud”, ha señalado. Tras ello ha sugerido que que “debemos reforzar la posición del sector para ganar argumentos y poder demostrar a los gobernantes que realmente somos esenciales”. De todos modos, para ello, considera necesario “cambiar el discurso, la formación y el convencimiento del staff y de la empresa en general”.

FOMENTAR SINERGIAS

Esa ha sido una opinión que ha compartido Dídac Font, Ceo de la cadena boutique Reburn Studio, quien considera que parte de la solución puede encontrarse en “abrir la mentalidad y generar sinergias tanto entre modelos distintos dentro del sector como con otros sectores vinculados a la salud”. “Los hábitos saludables son el objetivo y los centros deportivos debemos situarnos como uno de los vehículos que lleva a este objetivo, en comunión con el resto de sectores que comparten el mismo objetivo. La semilla del cambio es abrir la mente a colaboraciones y tener claro que somos parte de la solución”, concluye.

Pep Viladot, presidente de Gestiona y Ceo de Holmes Place, ha apuntado por su parte el hecho de que “sólo el 12% de los españoles está inscrito a una instalación deportiva y es una cifra con la que no se puede sacar pecho”. “Hay que revisar qué se está comunicando y cómo. El deporte es un modelo excluyente basado en la competición; si nos centramos en el mensaje de deporte no llegaremos a toda la población”, señala sugiriendo que “quizás haya sido este el problema de que no avance el mensaje de ver la actividad física como saludable”.

RETO INTERNACIONAL

Viladot ha puesto sobre la mesa el ejemplo norteamericano, en el que “se separan los conceptos de Sport (deporte) y Health and Fitness (salud y fitness). A lo que el Ceo de Anytime Fitness Iberia, el americano Tim Devereaux ha manifestado que “si bien la distinción ayuda, como en el caso español, el Gobierno norteamericano tampoco considera al fitness un sector esencial”, considerando que el reto es “internacional”.

De esta manera, los tertulianos han concluido que lo necesario es “ganar reconocimiento” para lograr “ser vistos como un servicio esencial y contar así con el trato fiscal que realmente nos merecemos”, señala Viladot.

Francisco Ruano, Ceo de Lleuresport, va más allá e incluso considera necesario “repensar el modelo Barcelona y ver hacia dónde quiere enfocarse”, porque, apunta, “la gente ya no se inscribe a una instalación para ser parte de una entidad determinada sino por lo que se le puede ofrecer”.

NUEVO PERFIL DE CLIENTE

En este sentido, los participantes en el evento de MAS han coincidido en identificar un nuevo perfil de cliente en la era Covid, en la que según August Tarragó “se ha reforzado la fidelización”. Ahora los abonados que van a las instalaciones deportivas son menos, pero los que van son “militantes del fitness”, siendo “mucha gente la que está confiando en los centros deportivos para trabajar su salud”, continúa Tarragó.

Para Iolanda Latorre, secretaria del Comité de Compliance en empresas deportivas y servicios y gerente de Adecaf, existen tres factores que están incidiendo en la afluencia de los gimnasios, siendo éstos el teletrabajo, el miedo al contagio y los Ertes, llevando a que el perfil predominante actualmente de usuarios de instalaciones fitness se encuentre “entre los 35 y los 55 años”. Aunque considera estas tendencias transitorias, augurando una “vuelta en masa a los gimnasios, cuando se restablezca una cierta normalidad”.

AYUDAS MAL PLANTEADAS

Hasta que ello no ocurra, los centros deportivos deberán lidiar con la situación actual que, en el caso de Catalunya, supone mantener las instalaciones deportivas cerradas, al menos, hasta el próximo 7 de febrero. Lo cual se está convirtiendo, en opinión de los gestores invitados al evento de MAS, en “insostenible” e “inadmisible”, motivo por el que Adecaf ha reafirmado estar trabajando en la coordinación de demandas individuales de gimnasios catalanes en contra del Gobierno español y catalán para reclamar daños y perjuicios.

En el caso catalán, el sector del fitness ha sido receptor de un paquete de ayudas emitido por la Generalitat que, sin embargo, no han sido del agrado de los gestores como Joaquim García, director gerente del Club de Tenis Andrés Gimeno, el cual ha lamentado que “las ayudas concedidas no cubren más del 0,4% de nuestros gastos”.

En este sentido, desde Adecaf, Iolanda Latorre ha señalado el hecho de que “se tomara como baremo los metros cuadrados de las instalaciones, excluyendo los centros gestionados por autónomos, lo que significó un importante agravio”. A lo que August Tarragó ha contestado que “cuando se plantean criterios para dar ayudas, siempre son cuestionables”, estando “el problema en que la Generalitat no tiene una base fiable de datos del sector, por lo que no puede aplicar los mejores criterios”.

Tarragó considera que “es un sistema mejorable” y asegura que para la segunda ronda de ayudas previstas en Catalunya “se está intentando que los criterios sean mejores”.

Para Tim Devereaux de Anytime Fitness Iberia, las ayudas otorgadas hasta el momento han sido “parches”, mientras que para Francisco Ruano de Lleuresport, lo más “preocupante es que el Gobierno catalán no tiene ni planificación ni actúa con previsión”. “El presupuesto para este año se ha reducido hasta los 24 millones de euros, ¿de dónde van a salir las ayudas?”, se pregunta el gerente.

Por su parte, Pep Viladot considera necesario que se cree “una Conselleria del Deporte lo antes posible”, aconsejando al sector “pedir todas las ayudas posibles, empezando por los entes municipales, comarcales, autonómicos y hasta el Gobierno central”.


No hay comentarios

Añade el tuyo