ESENCI@L

El éxito de Australia contrasta con la depresión de Latinoamérica

El fitness se refuerza en los países que cerraron fronteras ante el Covid-19

cadena-gimnasios-delta-arabia-2-bis

En Arabia Saudita, los centros de la cadena Delta tuvieron que redistribuir las máquinas de entrenamiento para poder adaptarse a los nuevos aforos, que varían entre el 50% y el 70% en función de la actividad.

(23-11-2020). La pandemia ha provocado que los gimnasios padezcan medidas distintas por todo el planeta. Algunos expertos del sector deportivo analizaron en un webinar organizado por la consultoría Management Around Sports (MAS) de qué forma las restricciones políticas están afectando a sus instalaciones en cada uno de sus respectivos países.

¿Qué tienen en común los gimnasios de Australia y Vietnam? ¿Por qué los gimnasios de Latinoamérica sufren más que en el resto del mundo? Algunas voces autorizadas del sector deportivo analizaron estas y otras cuestiones en un webinar que permitió visualizar de forma nítida qué medidas políticas están sentando mejor a los centros deportivos de todo el mundo.

“Es interesante cómo el gobierno manejó la pandemia: cerraron la frontera con los primeros casos que hubo en China y tomaron medidas muy agresivas como el cierre de los gimnasios durante un mes y medio. Cuando los reabrieron, obligaron a tomar la temperatura y a implementar estrictos protocolos de limpieza”, relató Cristian Monteferrante, entrenador argentino que trabaja en la cadena Body by Jovie de Ho Chi Minh (Vietnam).

Gracias a esa rápida y contundente respuesta, en este país asiático frenaron de forma drástica los contagios, lo que permitió a los operadores poder ir relajando las medidas de sus instalaciones antes que en la mayoría de países del mundo. “Ahora ya tenemos un funcionamiento al 95% de lo que era antes. Se usan mascarillas, pero sólo en las clases dirigidas. Tras un año difícil, ya estamos funcionando casi con total normalidad”, confesó Monteferrante.

AUSTRALIA CERRADA

Al sureste de Vietnam, Australia siguió una política similar. Desde hace algunos meses que en este país mantienen cerradas unas fronteras que no se reabrirán hasta 2021. “Gracias a ello, ahora estamos llevando una vida prácticamente normal. Las restricciones están muy limitadas. Somos unos afortunados”, afirmó la española Irene Lalana, entrenadora y gestora deportiva que trabaja en un centro de Brisbane.

“En marzo recomendaron el uso de mascarillas, pero nunca fueron obligatorias. Cerraron las instalaciones deportivas tres meses, hasta marzo, pero el gobierno tuvo una sensibilidad especial con el deporte y en ningún momento impidieron a salir a hacer ejercicio a la calle”, afirmó Lalana.

Uno de los aspectos que más chocó a esta entrenadora, con respecto a la situación que se vive en España, fue la autorización del gobierno australiano para poder a realizar entrenamientos personales al aire libre o en los domicilios de los clientes. “Han animado a hacer deporte. Eso ha ayudado a que los usuarios hayan cambiado muy poco. Prácticamente todo el mundo que venía antes está viniendo. Algunas instalaciones han recuperado el 100% de sus usuarios, algunos incluso más gente, ya que muchos centros tenemos ahora más personas que a finales del 2019”, aseguró.

NUEVA ZELANDA: DESPIDOS Y AUGE DE TARIFAS

No muy lejos, en Nueva Zelanda, el CEO de Les Mills, Philip Mills, reconoció que sus centros ya han recuperado el 96% de sus abonados tras reabrir con el 60%. “En Auckland, donde tenemos la mayoría de los centros, volvieron a cerrar tres semanas, pero regresamos con el 90% de los abonados, una cifra alta porque la gente se ha acostumbrado”, constató.

Les Mills tuvo que aplicar algunas medidas dolorosas: por una parte, aplicó despidos para reducir costes. Por el otro, subió ligeramente los precios. Una combinación de elementos que les permitirá mantener un beneficio anual similar al del 2019.  “Tenemos menos costes y menos usuarios, pero ingresos parecidos”, añadió. Philip Mills también aseguró que sus clientes han optado mayoritariamente por las clases presenciales una vez han podido regresar a las instalaciones, reduciendo a la mitad los usos de los contenidos digitales.

ARABIA, A UN RITMO MÁS LENTO

En Arabia Saudita el escenario de los centros deportivos no es tan favorable como el de los países mencionados. “Se aplazaron muchas cosas, pero el 70% de la vida ya ha regresado a la normalidad”, aportó Osmar Ali Hassan, director general de la cadena Delta, que cuenta con 20 instalaciones concesionarias del gobierno y distintos organismos grandes.

En esta cadena de centros tuvieron que reorganizar las máquinas para poder adaptarse a los nuevos aforos, que varían entre el 50% y el 70% en función de la actividad. “Tuvimos que ser estrictos para asegurar la seguridad de nuestros socios, ya que eran instalaciones con una alta densidad de gente. Mientras dure la pandemia, habrá usuarios que no regresen”, admitió Ali Hassan.

ALEMANIA ADAPTA EL NEGOCIO

Para aportar la visión que se vive en Alemania, el webinar contó con el testimonio de la CEO de Fittech Summit, Natalia Karbasova. Esta deportista y experta en tecnología aplicada al deporte aseguró que la pandemia ha obligado al sector del fitness a entrar “en un nuevo mundo en el que la forma de alcanzar las metas han cambiado”.

Karbasova puso como ejemplo Pelotón, empresa que existe desde el 2012, pero que en los dos últimos años ha ganado visibilidad y atracción empresarial. “El futuro del fitness va a ser disruptivo, será en cualquier momento y sitio. Habrá necesidades más individuales, ya que el consumidor busca cada vez más personalización, así que el trabajo de los datos será clave”, añadió.

La CEO de Fittech Summit cree que los gimnasios tienen que apelar al elemento socializador para enganchar a sus usuarios, y aconsejó apostar por la gamificación para romper las rutinas de entrenamiento y aportar actividades más divertidas.

LATINOAMÉRICA, LA ZONA MÁS AFECTADA

Los gimnasios más golpeados por la pandemia del mundo están siendo los de Latinoamérica, donde algunos países se encuentran ahora en una fase de reapertura similar a la que se vivió en España a principios de verano. “En algunos lugares, como Panamá o algunas zonas de Perú y México, los gimnasios aún no han reabierto. En otros sitios está siendo muy estresante para los operadores tener que abrir y volver a cerrar, ya que eso impacta en la confianza de los usuarios”, aportó Guille Vélez, CEO de Mercado Fitness.

La desescalada está siendo más lenta en una zona que aún vive los coletazos de la primera ola de la pandemia. “A los centros deportivos latinoamericanos les advertimos de lo que ocurre en Europa, donde vuelven a haber cierres, para que se preparen. Desafortunadamente, aquí los gimnasios son considerados ocio y entretenimiento, como los cines y los teatros”, lamentó Vélez.

El cierre de gimnasios e instalaciones deportivas ha conducido a muchos entrenadores personales a dar clases por su cuenta a través de plataformas digitales o en espacios públicos, generando una competencia para unos gimnasios que, según Vélez, les pagan menos por hora de lo que cobran ejerciendo por su cuenta.

El periodista valoró positivamente la irrupción de asociaciones deportivas que han surgido durante estos últimos meses como forma de protesta ante los cierres del sector. “Antes de la pandemia había algunas en Brasil, Argentina y Costa Rica, pero en el resto de países no. Ahora casi no hay ningún país sin asociaciones de este tipo”, expone.

Otra cosa es la incidencia que tienen sobre las decisiones políticas, que sigue siendo nula: “Las acciones de las asociaciones no ha sido determinante, porque los gobiernos hacen lo que quieren. Algo que, por otra parte, ocurre en todas partes, también en España”.


No hay comentarios

Añade el tuyo