ESENCI@L

Fitup declina nuevos proyectos hasta que se resuelva la incertidumbre

cadena-de-gimnasios-fitUp-bis

La cadena Fitup facturó el año pasado en España 6,5 millones de euros. Para este 2020 esperaban crecer un 20%. La pandemia ha dado al traste con tales previsiones económicas.

(30-7-20). La cadena de gimnasios smart price, Fitup, ha decidido paralizar sus planes de expansión hasta que se aclare el contexto de incertidumbre provocado por el COVID-19. La enseña cuenta con 14 centros abiertos en España, y de aquí a final de año apenas abrirá los tres que ya tenía comprometidos (Vic, Gijón y Salamanca).

A principios de año, Fitup anunció su intención de registrar una mejoría de su posicionamiento en el parque español de gimnasios con la apertura de cinco nuevos centros en Cataluña. Por ahora, sin embargo, lo único seguro es su presencia en Vic que se culminará durante los próximos meses. Barcelona era otro de sus objetivos, pero éste deberá esperar. Según explica, explica el socio fundador y director general de la cadena, Carlos Castañeda,“los planes de implantarnos con varios centros en Cataluña están en nuestra mente, pero no tienen fecha”, .

El directivo reconoce que, aunque tienen la previsión de abrir más clubes, por ahora no tienen una cifra de aperturas prevista para 2021 porque están “tanteando la situación”. No renuncian a nada, pero por el momento han declinado el ofrecimiento de “proyectos interesantes”. Su única preocupación actual es centrarse en salir lo mejor parados de la delicada situación actual.

UN PRIMER SEMESTRE “PARA OLVIDAR”

Tras dos años consecutivos, 2018 y 2019, superando los 6,5 millones de euros anuales de facturación, Fitup esperaba poder cerrar este 2020 con un crecimiento cercano al 20%. Eso habría significado superar los 8 millones de facturación.

El buen rendimiento de los últimos centros que abrieron y el ligero aumento de las tarifas les hicieron arrancar con buen pie el primer trimestre del año, pero sus planes se vieron truncados con el estallido de la pandemia.

Fitup cierra un primer semestre del 2020 “para olvidar” con una facturación no alcanza ni el 50% de la registrada en el mismo periodo del pasado 2019.

UN VERANO PEOR DE LO HABITUAL

“Pensaba que sería un verano diferente, que la gente se iría menos de vacaciones. No sé si se han ido, pero al menos al gimnasio no están yendo”, lamenta Castañeda, que cifra en un 25% el impacto que ha tenido el COVID-19 en su masa de abonados. A ese porcentaje hay que añadirle entre un 12% y un 15%, en función de la ubicación del centro, por el componente estacional.

Pese a no tener matrícula de entrada ni retención de ningún tipo, en esta cadena apenas han registrado nuevos clientes desde marzo. “La pandemia ha reducido las potenciales altas en un 99%”, anota Castañeda, que pide soluciones a las autoridades políticas.


No hay comentarios

Añade el tuyo