ESENCI@L

Fluidra recomienda a las piscinas la electrolisis salina y la conectividad

Con la automatización se facilita la gestión

Fluidra recomienda a las piscinas la electrolisis salina y la conectividad

Fluidra aconseja evitar la manipulación de productos químicos en la instalación en beneficio de utilizar un tratamiento automático del agua. Las instalaciones tienen que ser eficientes reduciendo el consumo de agua, energía y minimizando el uso de componentes químicos.

(8-7-2021). Los especialistas de Fluidra aconsejan a los gestores de piscinas cómo optimizar el mantenimiento y control de los parámetros físico-químicos del agua, mediante la electrolisis salina, la automatización de los equipos y la conectividad.

Desde Fluidra se explica que, para tener el agua de la piscina siempre en óptimas condiciones para que los clientes y bañistas puedan disfrutar de la experiencia perfecta de piscina, debemos realizar un constante mantenimiento y control de los parámetros físico-químicos del agua. Por un lado, los parámetros físicos son los que se refieren a la cantidad de partículas sólidas presentes en el agua, y a la limpieza de éstas sin residuos, sin turbidez…, el objetivo es mantener un agua clara.

Por otro lado, los parámetros químicos se refieren tanto a la desinfección del agua para eliminar todas las sustancias patógenas que puedan haber como a controlar los niveles de pH y otros parámetros químicos para que la desinfección sea lo más eficaz posible. También, es necesario controlar las diversas sustancias contraproducentes que se pueden generar durante la desinfección, como por ejemplo las cloraminas u otros compuestos derivados del proceso. Una buena gestión de la desinfección y el pH del agua de la piscina son fundamentales para disfrutar plenamente de la piscina con el máximo nivel de eficiencia.

Desinfección

La desinfección la podemos obtener mediante cloro o a través de la electrólisis salina que es un principio simple cuyo comportamiento es similar al del mar y su ecosistema: el agua de la piscina contiene una pequeña cantidad de cloruro sódico, sal común, con una concentración alrededor de los  4 g/l (entre 9 a 18 veces menor que el agua del mar).

Por electrólisis la sal (NaCl) se transforma en cloro gaseoso, un potente desinfectante que se disuelve instantáneamente en el agua. El cloro gaseoso destruye todos los microorganismos presentes en el agua y aporta al vaso de la piscina el nivel correcto de cloro libre. Para el buen funcionamiento de la electrólisis, el pH de la piscina debe mantenerse entre 7,0 y 7,6. Todos los cloradores salinos de la marca Astralpool están equipados de células de electrólisis con electrodos de titanio de alta calidad y de larga duración, garantía de tranquilidad para el gestor o propietario de la piscina y los bañistas.

Evitar la manipulación de productos químicos

Es recomendable evitar la manipulación de productos químicos en la instalación en beneficio de utilizar un tratamiento automático del agua. Las instalaciones tienen que ser eficientes reduciendo el consumo de agua, energía y minimizando el uso de componentes químicos. La automatización de la piscina nos ayudará en este propósito y nos proporcionará una piscina en perfectas condiciones de baño las 24 horas al día los 365 días del año con la mayor seguridad y usando el mínimo de recursos.

Así, la automatización del tratamiento del agua (electrólisis), pero también del sistema de filtración mediante bombas de velocidad variable o bombas con variador de frecuencia, automatización de la climatización de la piscina (especialmente si ésta es interior), automatización del sistema de iluminación led… Los equipos de Fluidra Connect permiten controlar la automatización de la instalación así como el acceso y regulación de los parámetros y datos históricos de la piscina en remoto. Así, el objetivo no es otro que ser eficientes en el mantenimiento de la piscina y podemos gestionar cada equipo cuando es estrictamente necesario.


No hay comentarios

Añade el tuyo