ESENCI@L

Según afirman expertos en un webinar organizada por MAS

El futuro del fitness pasa por dar mayor flexibilidad al usuario

maria-angeles-de-santiago,-angelo-desidera,-jorge-rosales,-guillermo-vélez-bis

PÓKER DE EXPERTOS. Cuatro expertos tomaron parte en la última entrega de los webinars 'Charlas a dos metros' organizados durante los meses de mayo y junio por la consultora MAS. De izquierda a derecha, María Angeles de Santiago, Angelo Desidera, Jorge Rosales y Guillermo Vélez.

(25-6-2020). Adaptarse como nunca a la demanda del consumidor es la tesis que, de modo únánime defendieron los cuatro expertos participantes en el webinar organizado el pasado martes por la consultora MAS, bajo el título, “Apuntes para afrontar el futuro de la industria del fitness”. La flexibilidad ante el consumidor se erige como un valor al alza.

El sector del fitness tendrá que adaptarse a los cambios que surgirán en la nueva realidad que dejará la pandemia del Covid19. La consultora Management Around Sport (MAS) reunió el pasado martes a cuatro expertos (Mª Ángeles de Santiago, propietaria MAS; Jorge Rosales, responsable de Marketing y Comunicación de MAS; Guillermo Vélez, director de la revista Mercado Fitness, y Angelo Desidera, miembro del equipo de directores de IHRSA y Embajador de FIBO en Italia, en su último webinar de la serie ‘Charlas a dos metros’, que estuvo moderado por el periodista Jordi Maré, director de CMDsport.

En la conversación se analizaron varias cuestiones relativas al futuro de la industria de los centros deportivos. Una de las más relevantes será la adaptación de los centros de fitness a los nuevos hábitos que surgirán tras la pandemia. La flexibilidad en la oferta de servicios puede ser determinante. “Para no perder clientes, algunos operadores se proponen replantear su fórmula y permitir que los socios vayan algunos días a la instalación y otros puedan hacer actividad en casa. Puede llegar a darse el caso que sea conveniente plantearse el ofrecer bonos por días de uso, porque habrá un cambio de consumo”, apuntó De Santiago.

Lograr incorporar el teletrabajo a la oferta habitual puede ser una de las claves que marquen el futuro más inmediato. “El comportamiento de los socios será diferente, es un proceso de cambios y nadie puede imaginar cómo será el otoño”, anotó Desidera. El experto italiano, sin embargo, alertó que los centros pueden sufrir un freno si se consolida la tendencia de muchos usuarios que “se volverán más activos, pero harán actividad en casa, lo que impulsará la economía del homefitness, y también al aire libre, incluidas las clases abiertas y los entrenadores personales. No creo que haya un boom en los gimnasios”.

RECUPERACIÓN LENTA DE LOS GIMNASIOS

Los ponentes coincidieron en que el proceso de reapertura de la pandemia “está marchando bien”, si bien puntualizaron que los porcentajes se mueven, mayoritariamente, en torno al 50% de abonados tras el primer mes de actividad. Por ello, prevén una recuperación lenta que aún guarda muchas incógnitas. “Ahora tendremos una fuente de información interesante con el inicio del invierno en Latinoamérica. Habrá que ver qué comportamiento tienen los socios ahí para ver qué puede suceder en Europa”, planteó Desidera.

Preguntados acerca de qué respuesta habrá este verano, De Santiago opinó que puede haber “una mezcla” de comportamientos. Es decir, que habrá clientes que no podrán hacer tantas vacaciones, irán más al gimnasio y que, por tanto, podrían compensar en parte las muchas bajas que están registrando la mayoría de centros. “Algunos modelos de negocio están teniendo bastantes altas, y esto es muy bueno”, aportó la CEO de MAS. “No será un verano comparable a los anteriores, habrá que tener una gran atención a los miedos de los clientes y a la calidad del servicio”, precisó Desidera.

Según Vélez, en Sudamérica “conviven realidades distintas”, en función del país. El responsable de la publicación líder del sector en América Latina constató que, por ejemplo, en Argentina aún hay provincias importantes a nivel económico con centros cerrados, mientras que otras con ciudades más pequeñas han podido volver “con aforos de entre el 30% y el 50%”. Debido al inicio del invierno en el hemisferio sur, Vélez no prevé que haya “un componente estacional” que juegue a favor de la vuelta en los centros como podría ocurrir con el caluroso verano con los gimnasios con piscinas de España.

LA PROXIMIDAD, UN PUNTO A FAVOR

Durante el webinar también se debatió sobre las mejores prácticas impulsadas por los operadores durante el período de confinamiento. Para Rosales, “los usuarios recompensarán aquellos centros y marcas que les mimaron más durante el confinamiento. Se compensará a quienes hayan tenido un vínculo más fuerte con ellos”. El contacto humano que haya habido durante estos meses, por tanto, es fundamental.

Otra clave será haber reforzado la relación con los trabajadores. “Crear una sensación de piña con los empleados les va a venir estupendamente bien en el futuro a las marcas”, afirmó De Santiago.

Los expertos tampoco descartaron que pueda haber un auge en el consumo de productos y servicios de proximidad, incluidos los gimnasios. “El confinamiento puede ser una oportunidad para que los gimnasios de barrio que sobrevivan den una propuesta de valor y un buen discurso para enganchar a esas personas que decidan cuidar su entorno más local”, anotó el responsable de marketing de MAS.

La proximidad también puede ayudar a la hora de captar a usuarios que no iban a los gimnasios antes de la pandemia y que hayan impulsado la práctica deportiva a lo largo del confinamiento. “A corto plazo quizás no, pero a medio plazo creo que vamos a cosechar a  usuarios que se han vuelto activos estos meses”, aseguró Vélez.

LOS PRECIOS NO VARIARÁN MUCHO

Otro aspecto relevante que entró en escena fueron los precios. Rosales constató que las tarifas que hay en España son “muy bajas” en relación con el buen servicio que dan y también en comparación con países cercanos.

Desidera aconsejó “mantener la misma cuota que antes”. El embajador FIBO en Italia avisó que hay que ir con mucho cuidado con la revisión del pricing, porque cada país tiene una cultura muy distinta en relación al coste de estos servicios. Según el experto italiano, en Italia el modelo low cost “no tiene un gran éxito” porque a los italianos “les gusta la calidad, el éxito y el lujo. En España hay una gran relación calidad-precio, mientras que en lugares de Latinoamérica son pocas las personas que se pueden permitir gimnasios de 60 dólares al mes, ahí es una cuestión de estatus”.

Puso un ejemplo: “Una cadena internacional en Italia, Virgin, pidió a sus abonados entre 16 y 20 euros por la primera semana de apertura y perdieron 3.000 socios en un mes. Otra cadena, GetFit, publicitó muy bien las medidas higiénicas en las que invirtió y ha sido un éxito”.


No hay comentarios

Añade el tuyo