ESENCI@L

Critican las dificultades que presentan numerosos ayuntamientos

Gimnasios concesionales denuncian trabas burocráticas en plena desescalada en Navarra

gimnasios-concesionales-navarra-bis

No son pocas las empresas gestoras de gimnasios concesionales que se encuentran en conflicto con distintos ayuntamientos debido a las numerosas trabas administrativas que les exigen a la hora de hacer cualquier tipo de trámite.

(6-10-2021). Centros deportivos concesionales de Navarra denuncian las numerosas y reiteradas trabas administrativas con las que se encuentran a la hora de afrontar la recuperación económica de la pandemia. Lamentan que el fitness esté siendo uno de los sectores más damnificados por esta crisis sanitaria.

En los últimos meses, algunas cadenas de gimnasios concesionales de Navarra se han visto obligadas a dejar los centros que gestionaban debido a los problemas económicos que atraviesan a causa de la pandemia. “No es que los hayamos perdido, es que no nos da la gana seguir gestionándolos”, explica a CMDsport el responsable de una destacada enseña.

“Si no te cuadran los números, te toca renovar, te dicen que te van a reequilibrar e incluso te hacen un plan de viabilidad que no se corresponde con la realidad…ya se los pueden quedar”, lamenta. No son pocas las empresas del sector que se encuentran en conflicto con distintos ayuntamientos debido a las numerosas trabas administrativas que les exigen a la hora de hacer cualquier tipo de trámite.

Están sacando muy pocas concesiones en Navarra, y si no mejoran su atractivo… ya se las pueden quedar

“Están sacando muy pocas concesiones en Navarra, y si no mejoran su atractivo… ya se las pueden quedar. Algunos ayuntamientos, de hecho, están montando sus propias empresas públicas para gestionar ellos mismos estas instalaciones, prefiriendo perder dinero a ahorrarlo cediendo la gestión a una empresa concesionaria”, critican. 

Fuentes sectoriales consultadas por este medio cargan contra las condiciones con las que los consistorios empiezan a operar en las instalaciones que antes gestionaban empresas privadas a través de concesiones: “Han mantenido los precios que teníamos, aunque nuestras cuotas tenían un IVA del 21% y ellos, al ser una empresa pública, no tienen que pagarlo. Por otro lado, han subrogado al personal que teníamos con las mismas condiciones que nosotros, sin hacerles funcionarios”, añaden.

PENDIENTES DE LOS REEQUILIBRIOS

Una de las principales quejas de los centros afectados es la complejidad con la que se encuentran a la hora de poder acceder a los reequilibrios económicos que les corresponden por ley. “Tienen muchos informes y tienen claro que tienen que pagar, pero no lo hacen. Y pasa el tiempo y seguimos pidiendo, pero la administración lo va demorando y ya ha pasado año y medio ”, aseguran.

El no haber podido recibir aún ningún tipo de reequilibrio patrimonial por las pérdidas generadas por los cierres y las restricciones es un rasgo común que denuncian numerosos centros deportivos de tipo concesional.

“No descartamos iniciar pleitos”, advierten desde el sector, molestos con el constante desgaste que están teniendo tras meses de lucha con las distintas administraciones locales.

FIN A LOS LÍMITES DE AFORO

Desde el pasado 1 de octubre, Navarra permite recuperar los aforos y los horarios anteriores a la pandemia. A través de una orden publicada en el Boletín Oficial de Navarra el 30 de septiembre, se dejan sin efecto la gran mayoría de las restricciones derivadas de las medidas específicas vigentes como consecuencia del covid-19.

El principal cambio afecta a los aforos, que hasta septiembre seguían siendo bastante restrictivos, sobre todo en lo que respecta a las clases dirigidas: se exigía un espacio de 12 metros cuadrados por persona para actividades de alta movilidad y tres metros cuadrados para las de baja movilidad. Además, no se permitía superar el 40% del aforo en espacios interiores ni el 60% en los exteriores. Unas normas que afectaban negativamente a la rentabilidad de las empresas del sector.

Polideportivos, gimnasios e instalaciones para el deporte no profesional ya pueden volver, por tanto, a una situación prácticamente igual a la que tenían en febrero de 2020. Eso sí,  salvo una importante excepción: se mantiene el uso obligatorio de las mascarillas en espacios interiores. “Mientras sigamos con ellas no nos recuperaremos, es un freno a la hora de abonarse”, apuntan fuentes sectoriales, que auguran una recuperación lenta mientras dure esta medida.


No hay comentarios

Añade el tuyo