ESENCI@L

Diálogo entre Go Fit y Basic Fit en un webinar promovido por Europe Active

Go Fit vincula su plena recuperación al final de las restricciones

Invertirá 6 millones para mejorar la experiencia de sus clientes

gabriel-saez-Go-fit-y-Rene-Moos-Basic-Fit-bis

A la izquierda, Gabriel Sáez, CEO de Got Fit, y, a la derecha, René Moos, CEO de Basic-Fit.

(10-6-2021). La plena recuperación de los gimnasios no será factible hasta que éstos estén libres de restricciones. Así lo defiendieron los CEO de dos de las principales cadenas europeas de gimnasios, Go Fit y Basic-Fit, en un webinar celebrado ayer y organizado por Europe Active sobre los procesos de reapertura del fitness europeo.

La recuperación de abonados es una de las grandes preocupaciones de los operadores. El CEO de Go Fit, Gabriel Sáez, advirtió que éstos no lograrán cifras parecidas a las anteriores a la pandemia hasta que los gobiernos supriman las restricciones que afectan a los gimnasios, especialmente el uso de las mascarillas y la limitación de aforos

El directivo destacó que la cadena española logró cerrar el pasado mes de mayo manteniendo activas las cuotas del 77% de los abonados que tenían antes de la pandemia. Sólo un 14% las tenía congeladas y un 9% se había dado de baja y aún no había regresado.

INVERSIÓN DE SEIS MILLONES

Sáez valoró positivamente el crecimiento porcentual que están viviendo tanto las tasas de uso como las valoraciones satisfactorias de sus abonados y empleados con respecto a los niveles pre pandemia. Y anunció una inversión de seis millones de euros a realizar en los próximos cinco años en elementos que mejoren la experiencia de los clientes en sus clubes.

La cadena aglutinaba a más de 250.000 abonados antes de la pandemia y según un informe de la consultoría PricewaterhouseCoopers, generó un impacto social de unos 300 millones de euros en 2019.

HORIZONTE DICIEMBRE 2021

Sáez apuntó a diciembre de 2021 como posible horizonte para plantear la plena recuperación de la cadena, una fecha en la que coincidió el otro ponente del webinar, el CEO de Basic-Fit, René Moos. Esta segunda enseña tiene un trabajo más laborioso por delante, ya que los cierres les costaron una pérdida cercana al 50% de los abonados.

Los dos directivos coincidieron en tres claves que marcarán el futuro del fitness: los contenidos digitales estarán integrados dentro de las cuotas offline, para evitar la deserción de los centros; crecerá la oferta para atender a la creciente demanda de entrenamientos personales -online y offline- y se potenciará la gamificación para mejorar la experiencia de los usuarios.

DISTINTAS FECHAS DE REAPERTURA

Con 20 centros repartidos entre España y Portugal, Go Fit pudo reabrir la totalidad de sus gimnasios entre febrero y marzo de este año. Una realidad muy distinta a la vivida por Basic-Fit, que ha sufrido una reapertura más escalonada y tardía, ya que tienen gimnasios en hasta cinco países europeos. Su recuperación, por tanto, ha estado más condicionada a las distintas fechas de reapertura.

Precisamente, ayer pudieron reabrir los espacios interiores de los centros deportivos de los 447 gimnasios que Basic-Fit tiene en Francia y los 192 que tienen en Bélgica.

Los 45 gimnasios que tienen en España sufrieron cierres y aperturas intermitentes entre la segunda y la tercera ola de la pandemia, los 10 de Luxemburgo reabrieron el 11 de enero, mientras que los 211 de Holanda tuvieron que esperar hasta el 19 de mayo.

Los 905 gimnasios que tiene Basic-Fit en cinco países europeos permanecieron cerrados el 41% de los días en 2020 y el 94% del tiempo durante el primer trimestre del 2021.

INVERSIÓN DE BASIC-FIT PARA REINVENTARSE

Pese a los largos cierres, los centros de Basic-Fit no estuvieron parados. Gracias a las múltiples acciones que desarrolló la cadena, tanto a nivel online como offline (reformas en los centros) pudieron mantener a más de la mitad de sus socios. “Invertimos mucho dinero y tiempo en mejorar el concepto del club”, comentó Moos.

Basic-Fit no sólo aprovechó para pintar y remodelar los espacios de sus gimnasios, sino que también creó áreas específicas destinadas a potenciar la inclusividad de las mujeres en los centros deportivos y terminó de desarrollar un sistema de control remoto digital.

En este último proyecto empezaron a trabajar hace cuatro años, y esperan ir implantándolo progresivamente en todos sus centros. Les permite tener un control digital de todo lo que ocurre en su centro las 24 horas del día. Con 25 cámaras por club y numerosos sensores y sistemas de inteligencia artificial, pueden controlar desde posibles episodios de violencia o robos que se produzcan en las instalaciones hasta la temperatura, la humedad, el nivel de CO2, el consumo eléctrico, el de gas o el de agua.

La digitalización también está presente en las sesiones de entrenamiento online que producen y ofrecen. Durante los cierres las ofrecieron de forma gratuita a los abonados, una iniciativa con la que consiguieron una media de 893.692 abonados al mes.

Su principal preocupación, durante los cierres, fue mantener a los 1,8 millones de abonados de sus instalaciones. Ahora, su objetivo es perseguir el regreso de los que se marcharon y, no menos importante, captar a nuevos usuarios, algo que están empezando a lograr gracias a acciones diversas.

Una de ellas fue el ‘Biggest Home Gym Day’: un evento a gran escala con múltiples sesiones de entrenamiento online que promocionaron y que ofrecieron de forma abierta a todos los usuarios. Con esta iniciativa alcanzaron un seguimiento de varios millones de personas. “Todo lo que hicimos para que la gente entrenase en casa no fue en vano, ya que nos permitió mostrarnos y captar a mucha gente”, resumió Moos.

Los planes de crecimiento de Basic-Fit se mantienen intactos, si bien su CEO dejó claro que no empezarán a construir nuevos clubes hasta la supresión de las restricciones por el Covid-19. Aunque seguirán poniendo el foco en el crecimiento orgánico a través de centros de nueva planta, abren la puerta a la adquisición de gimnasios que estén pasando por dificultades.


No hay comentarios

Añade el tuyo