Quantcast

ESENCI@L

Crece un 13% en relación a 2020

El Grupo Demmero facturó 5,9 millones de euros en 2021

Esperan crecer hasta los 7,5 millones este 2022

gimnasio-suma-fitness-club-alfafar-valencia-piscina-climatizada-cubierta_02

El centro deportivo de Alfafar es uno de los cuatro que Demmero gestiona bajo su marca-rótulo Suma Fitness

(21-1-2022) El grupo Demmero, que gestiona instalaciones deportivas y es propietario de la marca Suma Fitness, cerró 2021 con una cifra de negocio de 5,9 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 13,4% en relación a la cifra obtenida en 2020.

El grupo Demmero vuelve a la senda de crecimiento. Tras sufrir en 2020 el impacto de la pandemia con una caída del 35% de sus ingresos (facturaron 5,2 millones por los 8 de 2019), la empresa creció el pasado año hasta los 5,9 millones. Una cifra ligeramente por debajo de los 6 millones previstos a mediados de 2021. El repunte de casos de covid detectado durante el pasado mes de diciembre frenó el avance de su recuperación, que estaba presentando cifras muy positivas para la compañía. 

Esta sexta ola también ha empañado el inicio de 2022, que no ha tenido las cifras de altas esperadas. Los cuatro centros Suma Fitness aglutinan en la actualidad 14.500 cuotas, por debajo de las 16.000 que presentaban el pasado mes de octubre. La compañía, sin embargo, confía que entre el tramo final de enero y el mes de febrero puedan maquillar ese descenso. 

“Esperamos que la gente vaya viniendo poco a poco a medida que vaya bajando el número de contagios”, aporta el responsable de marketing de Suma Fitness, Javier Muñoz. La empresa está logrando minimizar las bajas por contagios de covid gracias a su plataforma online Suma TV, que está incluida dentro de una cuota de mantenimiento para aquellos abonados que, por el motivo que sea, no puedan acudir a los centros durante algunos meses. “Hemos detectado un repunte de usos en los últimos días, es un soporte que nos ha venido bien para mantener a la gente que tiene que quedarse en casa”, destaca. 

Desde la empresa confían que, si la pandemia no se complica en exceso, puedan cerrar este 2022 con entre 18.000 y 20.000 abonados en los cuatro centros Suma Fitness. Sumando los otros dos centros concesionales que gestiona, los complejos deportivos de Patraix y Orriols, Demmero confía en culminar este año alcanzando una facturación de 7,5 millones de euros que les acercaría significativamente a la cifra obtenido al año previo a la pandemia (supondría recuperar el 93,7% del volumen de negocio generado en 2019). 

EL PÁDEL Y LA NATACIÓN, EN AUGE

En paralelo a las cuotas de abonados, los centros que gestiona Demmero -uno de los cuatro Suma Fitness es privado, el resto son concesiones administrativas- ofrecen otros servicios como pádel o cursos de natación que representaron unos ingresos “muy importantes” para la enseña. 

“Las cifras de usuarios de pádel fueron históricas, hubo un incremento muy importante con respecto a 2020”, admite Muñoz. La cadena gestiona cuatro pistas en su centro de Patacona y diez en Alfafar, que es considerado como uno de los clubes de pádel más potentes de Valencia. “Ahí ofrecemos tres servicios distintos, alquileres, formación y ligas. Y las tres patas han crecido en usuarios”, constata el responsable de marketing de Suma Fitness. En octubre, incluso, acogieron un torneo Challenger del World Padel Tour (Tau Cerámica Alfafar Challenger 2021), prueba que esperan que tenga continuidad en el futuro con más eventos del circuito profesional. 

Además del pádel, también han registrado unos volúmenes de usuarios de natación, tanto de abonados como de cursillistas, muy destacados

REFORMAS EN VARIOS CENTROS

Las restricciones derivadas de la pandemia también han modificado los hábitos en sus salas de fitness. “La musculación ha subido, mientras que las zonas de cardio, donde la mascarilla afecta más, han salido más perjudicadas”, admite Muñoz. Es por eso que Suma Fitness está valorando ampliar algunas zonas de musculación y mesas a costa de espacios de cardio de cara a las próximas semanas. 

Por otro lado, la cadena está proyectando la creación de una zona outdoor en su centro de Rafalafena, en Castellón. Allí convertirán un aparcamiento privado en una zona con césped artificial que se destinará al entrenamiento funcional. 

PENDIENTES DE DOS CONCESIONES

Como ya adelantó CMDsport en junio, el grupo Demmero sigue pendiente de renovar dos de las cinco concesiones municipales que gestiona, los complejos deportivos de Patraix y Orriols. La enseña espera que el Ayuntamiento de Valencia saque este año a concurso estas y otras cuatro instalaciones, y será entonces cuando decida si puede mantenerlas y reconvertirlas bajo la marca Suma Fitness. 

Ambas instalaciones siguen con una prórroga administrativa. En paralelo a ellas, la cadena no descarta presentarse a alguno de los otros concursos que salgan en Valencia, que es su plaza y la zona donde quieren focalizar su crecimiento. 


No hay comentarios

Añade el tuyo