ESENCI@L

Prevé llegar a 20 centros en 2017

I-Fitness: “Se ha evaporado el efecto de consumir fitness por moda”

I-Fitness

Vista interior del gimnasio I-Fitness del Palacio de Vistalegre, en Madrid.

(23-11-2016). La cadena de gimnasios, que tiene 38.000 abonados y 14 centros, se mantiene fiel a su planificación inicial de acabar 2017 en 20 instalaciones.

Raul Garcia I-Fitness

Raúl García es el Coordinador Nacional de Operaciones de la cadena de gimnasios I-Fitness.

I-Fitness combina seis centros privados no low cost (I-Fitness+) con ocho centros low cost hasta sumar un total de 14 gimnasios abiertos desde el 2011, año de su fundación. En total, 38.000 abonados y 150 empleados que se mueven por los más de 26.000 metros cuadrados de superficie que ocupan sus instalaciones.

A pesar de la alta competencia que existe actualmente en el mercado, desde la enseña aseguran que se mantienen fieles a su planificación inicial de acabar 2017 con 20 centros, lo que supondrían 6 aperturas durante el año que viene.

En 2016 han realizado una, el I-Fitness Palacio de Vistalegre en Carabanchel (Madrid), el tercero de la Comunidad tras Getafe (ahora Basic-Fit) y Fuenlabrada.

El número de operadores e instalaciones crece a un ritmo superior al de incorporación de nuevos usuarios al sector

Aumenta la competencia

Lo han hecho en un mercado “que acumula otro año de crecimiento en número de operadores e instalaciones a un ritmo superior al de incorporación de nuevos usuarios al sector”, explica el Coordinador Nacional de Operaciones de la cadena, Raúl García.

Según el ejecutivo, dicho fenómeno se ha traducido en un “ajuste de las cifras de negocio de los centros más expuestos a la competencia directa”. Sin embargo, asegura que en su caso el ‘know how’ acumulado y las economías de escala les han permitido “defender los márgenes de rentabilidad e incluso ampliarlos allí donde hemos sido capaces de innovar y sorprender al consumidor de fitness”.

El Coordinador Nacional de Operaciones reconoce que no hay un modelo de competencia que les afecte más o menos, sino que “la mayor afectación que se puede tener viene dada por la cercanía de los competidores. Si están a 10-15 minutos de tu negocio, éste se resiente”. En esta situación, el ejecutivo cree que “el ingenio de los operadores se agudiza para mejorar la oferta y el gran beneficiado es el usuario”.

La gente hace preguntas mucho más concretas y enfocadas a sus necesidades deportivas reales

Cambia el consumidor

Un consumidor de fitness que es mucho más experto. Para García, “ya se ha evaporado el efecto de consumir fitness por moda y ahora la gente hace preguntas mucho más concretas y enfocadas a sus necesidades deportivas reales”. El reto consiste ahora en ofrecer una solución apropiada para cada tipo de necesidad.

Lo que nos divierte nos engancha y el ser humano se divierte mucho más en grupo

Se adaptan los gimnasios

En el caso de I-Fitness lo han conseguido apostando por el entrenamiento personal, los circuitos y el entrenamiento en grupo, “que han ganado mucho peso en la sala de fitness”, asegura Raúl García. Del mismo modo, se han sabido defender de la amenaza que suponen las actividades outdoor y hoy en día las estructuras de Crossfit y de corte urbano son algo habitual en sus instalaciones.

“La clave está en la diversión, lo que nos divierte nos engancha y el ser humano se divierte mucho más en grupo”. Esta es la conclusión que saca el responsable de I-Fitness de los estudios que demuestran que los usuarios que realizan actividades dirigidas son mucho más fieles; y que la empresa ha intentado trasladar al entrenamiento individual.

El responsable de la enseña explica que su mayor preocupación es “que cualquier usuario pueda llegar a sentirse como un simple número, alguien invisible dentro de la instalación”. Y añade: “La gente puede entender fallos en la maquinaria o retrasos en una clase, pero jamás perdonan el hecho de no escucharles, entenderles y hacerles sentir como en casa”.

La gente puede entender fallos en la maquinaria o retrasos en una clase, pero jamás perdonan el hecho de no escucharles, entenderles y hacerles sentir como en casa

Y los que no, desaparecerán

Raúl García está convencido de que los que no traten al usuario como es debido y no inviertan en tener ideas novedosas, quienes no se enfoquen a la mejora continua, “tendrán muy pocas oportunidades de sobrevivir a medio plazo”.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. César

    No creo que se haya evaporado el efecto de “consumir fitness”, lo que creo es que de nuevo todos hacen lo mismo, y al final, guste o no, el cliente elige precio antes que máquinas, clases, piscina, etc…

    De nuevo creo que el secreto está en el personal, porque ese con el tiempo adquiere experiencia en todos los ámbito de una instalación deportiva, y ese valor añadido es el que se sigue sin valorar.

    Saludos.


Publicar un nuevo comentario.