ESENCI@L

No descarta bajar precios para aliviar la presión inflacionista de sus clientes

Imagym inaugura en Burgos el primero de los 7 gimnasios previstos hasta 2023

Debuta en Castilla y León

imagym aranda duero

Imagym ha alcanzado esta semana los 6 gimnasios operativos, tras inaugurar este club en Aranda del Duero (Burgos), con el que se adentra en Castilla y León.

(9-9-2022). Imagym debuta en Castilla y León con un primer gimnasio en Aranda del Duero. Tras él, ha previsto abrir hasta 6 gimnasios más con los que duplicaría su estructura en España para 2023. Ante el escenario inflacionista actual, y fiel a su condición low cost, la cadena no sólo se resiste a subir precios, sino que incluso sopesa la opción de rebajarlos por debajo de los 19,90 euros mensuales.

Imagym arranca su particular ‘rally’ expansionista que le debe llevar a plantarse a finales de 2023 con 12 gimnasios operativos en el mercado español. De origen cántabro, la cadena low cost acaba de inaugurar su sexto club, y cuenta en cartera con otros seis proyectos más que, una vez abiertos, permitirán a la enseña doblar su presencia en el mercado, en tan solo un año.

Acuerdo con Bodytone

En concreto, el gimnasio inaugurado esta semana se ha ubicado en Aranda del Duero (Burgos) y constituye el debut de Imagym en Castilla y León, la tercera comunidad autónoma en la que opera después de nacer en Cantabria en 2013 y expandirse hacia Aragón en 2017.

El nuevo club cuenta con una superficie de 1.000 m2, en línea con el resto de clubes de la enseña y que ha requerido de una inversión de 500.000 euros para su adecuación. Según explica el co-propietario de la cadena, Jairo Fernández, se trata de un proyecto cuya planificación se inició en 2019, pero la pandemia pospuso su puesta en marcha hasta este 2022.

Para esta apertura, Imagym ha contado con la colaboración de Bodytone que ha equipado las máquinas del nuevo gimnasio. En concreto, se han instalado las máquinas de fuerza de la maga Evolution y máquinas de cardio con la última tecnología de la línea Leader, entre las que destacan la bicicleta elíptica Evoets+ y la cinta de correr Evotts+. Según explican desde la compañía proveedora, estos productos cuentan con conectividad a apps de entrenamiento como MyBodytone y Trainingym, aplicaciones que permiten registrar los ejercicios realizados en cada máquina.

Camino hacia los 12 gimnasios

Tras esta apertura, la cadena trabaja en la construcción de dos gimnasios más que ubicará en Palencia y Ponferrada, ambos también en Castilla y León, para los que ha previsto una inversión conjunta de 1,5 millones de euros. Su apertura se ha fijado para este último cuatrimestre del año, siendo probable que se inauguren en diciembre.

Con ellos, Imagym pasará a operar en el mercado con ocho gimnasios, a los que se deben sumar hasta cuatro más durante el próximo 2023. En palabras de Fernández, “existen intenciones de formalizar dos aperturas durante el primer trimestre del próximo año, que podrían completarse con otras dos durante el segundo semestre”. Sobre las ubicaciones, tan sólo ha confirmado el propósito de abrir un segundo gimnasio en Zaragoza, así como debutar en otras ciudades de la geografía española.

Crecimiento exponencial

El propio directivo admite que podrían producirse aún más aperturas “si nos abriéramos a capital externo”. Hasta el momento, Imagym se ha mantenido férrea a implementar las aperturas exclusivamente con capital propio, sufragando cada apertura con la rentabilidad obtenida de los gimnasios operativos. Tampoco contempla la fórmula de la franquicia. “La sopesamos en el pasado, pero no se ajusta a nuestro concepto de negocio”, comenta.

A partir de alcanzar la docena de gimnasios, la cadena considera que “tendremos capacidad para abordar un crecimiento exponencial”, lo que permitiría a la enseña ampliar aún más su huella en el mercado.

Contención de gastos

Emplazada dentro del segmento low cost, la enseña se caracteriza por aplicar desde sus inicios una política de “recursos contados, inversiones contenidas y aprovechamiento de cada euro”, comenta Fernández, quien apunta que con esta estrategia “cuesta más crecer, pero una vez se abren centros, las aperturas se pagan prácticamente solas”.

Aboga por unas “estructuras de personal cortas, que no encarezcan los costes”, contando con una veintena de trabajadores entre los 6 gimnasios abiertos. Cifra que se ha ido reduciendo con los años en pro a una mayor automatización de procesos y uso de tecnologías que han llevado a que en cada club trabajen de media 3 profesionales. “Hemos demostrado que somos capaces de generar un buen trabajo con pocos recursos profesionales”, apunta, admitiendo que la compañía aún se encuentra sobre un 80% de recuperación respecto a antes de la pandemia. Una diferencia que espera recortar este otoño con la campaña de captación de vuelta de vacaciones.

Mismo precio desde 2013

Para Fernández, el momento coyuntural actual es complicado, aunque ve, en general, al sector “con fuerzas suficientes para hacer frente a los problemas que vengan este otoño”.

Sobre la creciente inflación que padece la economía española, considera que su segmento, el low cost, será “de los menos perjudicados si se diera una contención de consumo en el fitness”. Y aboga por no tocar el precio. De hecho, la cadena mantiene los 19,90 euros más IVA desde sus inicios y no se ha planteado incrementar las tarifas. Todo lo contrario, puesto que no descarta rebajarlas más “si la situación del mercado lo requiere”.

Imagym cuenta con tres clubes en Cantabria (Camargo, Torrelavega y Santander), más dos en Aragón (Zaragoza y Huesca), en los que da servicio a aproximadamente un total de 5.500 clientes.


No hay comentarios

Añade el tuyo