ESENCI@L

Idea una nueva metodología de entreno con soporte virtual

Imagym: “El modelo 24 horas a un precio sostenido es una apuesta segura”

imagym-zaragoza

Para Imagym, la ubicación escogida supone el 50% del éxito de un gimnasio low cost. El noviembre de 2017 abrió en Zaragoza su cuarto gimnasio y este 2018 prevé abrir un quinto, sin que haya trascendido la ubicación elegida.

(16-2-2018). Un año después de iniciar su viraje hacia el modelo 24 horas, la cadena cántabra de gimnasios low cost Imagym se muestra convencida de que es el camino a seguir, augurando a este modelo de negocio un futuro próspero en el mercado español.

Imagym nació en el año 2013 bajo el paraguas del low cost, en pleno momento de eclosión en España de este modelo de negocio. En 2016, con tres gimnasios operativos, dos en Santader y un tercero en Torrelavega, la cadena emprendió un cambio en su modelo de negocio apostando por la apertura las 24 del día.

Un cambio que, uno de los socios de la empresa, Jairo Fernández, admite que se está haciendo “de forma progresiva, viendo cómo es acogido por los clientes en cada zona”, puesto que el último gimnasio Imagym abierto el pasado noviembre de 2017 en Zaragoza aún no ha adoptado este horario. Si bien la intención existe. “No tenemos prisa, estamos trabajando para ampliar el horario en el momento adecuado”, comenta el directivo al respecto.

Una apertura por año

Tampoco tiene prisa Imagym por acelerar su expansión. “Somos una empresa pequeña y al contrario de la corriente que parece imperar ahora en el sector, no tenemos interés por crecer rápido. Preferimos meditar bien cada operación para que las cuentas salgan y no se pierda nuestra filosofía” añade.

Con el de Zaragoza, la cadena cuenta actualmente con cuatro gimnasios abiertos, a los que se podría sumar uno más durante este 2018. “Nos sentimos cómodos con un ritmo de apertura de un gimnasio por año”, comenta Fernández, confirmando estar “estudiando dos proyectos”, de los cuales uno podría acabar materializándose en la segunda mitad del año, sin querer desvelar detalles sobre su ubicación.

Ubicación, clave en la rentabilidad del negocio

De hecho, considera que la ubicación es “el 50% del éxito de la rentabilidad de un gimnasio low cost”. De ahí que el estudio de los próximos emplazamientos de la cadena se haga con mucho esmero. “A todos los operadores nos gustaría plantarnos en las arterias principales de capitales como Madrid y Barcelona, pero esas ubicaciones tienen un coste que es difícil de sufragar en el modelo low cost”, opina Jairo Fernández quien sostiene que la clave está en “encontrar ubicaciones que guarden un equilibrio entre la atracción de clientes y los costes”.

También es de la opinión de que el modelo low cost tiene aún mucho recorrido en el mercado español. “Como todos los segmentos cuando comienzan, el crecimiento es muy importante al principio pero luego se estabiliza. El low cost se ha estabilizado, pero en ningún caso va a desaparecer”.

Modelo “fantástico”

Del mismo modo cree que “el low cost, tal y como ha sido concebido en España, es un modelo fantástico”. “A diferencia de otros países europeos, aquí los low cost tenemos un gran atributo y es que ofrecemos unas calidades en las instalaciones y en los servicios equiparables a las que ofrecen gimnasios de otros modelos con precios superiores. Lo único que tenemos de low cost es el precio y en muchas ocasiones lo único que nos diferencia de otros segmentos es no tener zonas de agua u otros servicios como pistas de pádel. Con calidades buenas y un precio ajustado, al cliente le atraer la fórmula low cost”, añade.

Una fórmula low cost a la que Imagym ha añadido el concepto de apertura las 24 horas, que Fernández considera que “es el futuro”. “El modelo 24 horas con un precio sostenido va a permanecer mucho tiempo en el mercado y es una gran fórmula”, sostiene.

Salto tecnológico

En cuanto a los centros Imagym. Jairo Fernández explica que “cada año intentamos introducir alguna novedad; en 2016 apostamos por el Crossfit, en 2017 por el boxing y este 2018 hemos dado el salto tecnológico”.

En concreto, la cadena estrenó el pasado mes de enero una nueva metodología para las clases colectivas en las que se ha introducido el soporte virtual. “Hemos cambiado por completo la metodología de impartir las clases. Hemos cambiado el rol del instructor, lo hemos bajado de la palestra para que esté a lado de los socios”, describe Fernández.

Este cambio se ha introducido por el momento en dos de las disciplinas que imparten los centros Imagym; su actividad propia de bodypump y en la de boxing. “Los usuarios ahora siguen la clase desde una pantalla, como si fuera una clase virtual, pero no eliminamos a la figura del instructor, sino que le damos un nuevo papel, el de acompañar a los socios e ir uno por uno motivándolos, enseñándolos y corrigiéndolos”, explica, asegurando que el cambio de metodología ha tenido “una gran aceptación entre los socios”.

Fernández cree que “en un futuro la tecnología sustituirán el trabajo actual de los instructores de fitness y estos deben evolucionar hacia un servicio más personalizado para cada cliente”, apostilla.


Publicar un nuevo comentario.