ESENCI@L

Analizamos con Life Fitness las tendencias en formación y tecnología

Innovación en el ciclismo indoor: Cuando se impone la prisa a la razón

icg-ciclo-indoor

(16-5-2019). El ciclismo indoor es una de las actividades colectivas más practicadas en el país. Es tal su éxito que no hay gimnasio que no quiera tener la última innovación relacionada con esta disciplina. Pero, desde Life Fitness advierten que existe un importante “hueco” entre “toda la información que ahora disponemos y cómo la percibe el usuario”, llevando a los operadores a “no sacar el máximo partido a las novedades”.

Pasada su mayoría de edad desde que se introdujera en España, el ciclismo indoor está presente en cerca del 95% de las instalaciones deportivas que existen en nuestro país y se ha consolidado como una de las actividades grupales con más seguidores.

Pero, a pesar de su grado de madurez e implantación, no se ha mantenido estanca, sino que sigue evolucionando. Una de las revoluciones más significativas que ha vivido esta actividad en los últimos años ha sido la introducción del entrenamiento por potencia.

Fran Laguna es el Business Development Manager de ICG en Life Fitness Iberia.

Ecosistema propio

Fran Laguna, Business Development Manager de ICG en Life Fitness Iberia, comenta que la llegada de la potencia ha supuesto “un auténtico boom” para el ciclismo indoor.

En su opinión, la disciplina “se estaba dividiendo entre los que la practicaban bajo un prisma lúdico y aquellos que se decantaban por un entrenamiento muy técnico y enfocado al rendimiento. La tendencia ahora es que esta actividad deportiva vaya de la mano de la salud y el rendimiento, a través de la tecnología y herramientas como la gamificación”.

Considera que, tras años de práctica en España, el ciclismo indoor “se ha asentado, se hacen ejecuciones y desarrollos más simplificados. Se ha restado todo aquello que sirvió en los inicios como la inclusión de coreografías, que ahora se ha visto que están contraindicadas, y las nomenclaturas y términos procedentes del ciclismo como al cadencia. Ahora en su lugar se ha creado un propio ecosistema del ciclo indoor libre de herencias”.

Además, añade, “la introducción de la potencia ha ampliado el target de usuarios hacia deportistas como los ciclistas que ya no ven el ciclismo indoor como una actividad para la diversión, sino como un complemento para su entrenamiento”.

La clave está en los recursos

La evolución de la práctica de la actividad coincide, según analiza Fran Laguna, con “un momento dulce del mercado”. “Las instalaciones deportivas se equipan mejor y los productos son de alta calidad”. Una condición, sin embargo, que se da en prácticamente todos los centros deportivos, con lo cual, señala el técnico de ICG, “la diferencia entre la competencia radica ahora en el servicio, en los entrenadores”. Y ello hace que variables como el precio o la proximidad no sean tan determinantes. En su lugar, “la clave de la diferenciación ahora es cómo se usan los recursos de los que se disponen”.

En el caso del ciclismo indoor, Laguna opina que no se ha sacado todo el partido a los recursos que aportan las últimas innovación en maquinaria y entrenamientos. “Los recursos que nos proporcionan los productos se han incrementado mucho gracias a los displays, los potenciómetros y las herramientas de medición de las sesiones, así como la gamificación”. Pero apunta a que se ha producido “una abrumación” tanto por parte de los gestores y entrenadores, como de los usuarios. “El mercado, en general, ha querido implantar las innovaciones muy rápido, sin pensarlo demasiado, haciendo que el usuario, de la noche a la mañana, tuviera que enfrentarse a un ingente número de apps, sistemas de conectividad, datos… Se ha creado un hueco importante entre toda la información de la que ahora dispone el sector y cómo lo percibe el usuario”.

A lo que se suma, añade Laguna, el hecho de que “muchos gimnasios se han nutrido de personal desprofesionalizado, sin formación específica más que un curso rápido que ha llevado a que muchos de los recursos que ofrecen los nuevos productos, no se pongan en valor porque o no se utilizan correctamente o no se despliega todo su potencial”.

Formación

Es necesaria una formación y una implantación guiada, remarca Fran Laguna. “Las actualizaciones de las leyes del deporte autonómicas, más la que se está gestando a nivel nacional, suben el nivel de exigencia de los profesionales y de los formadores. No solo regula quién puede ejercer sino también quién puede formar. Además, el consumidor final está más informado que nunca y es quien está demandando una mayor formación de los técnicos”.

Sobre cómo es la formación actual en ciclismo indoor, el Business Development Manager de ICG afirma que “el sector ya no quiere formaciones estándar, cada empresa necesita diferenciarse por servicio y en ICG apostamos por la formación a medida”.

ICG nutre sus programas de formación con tendencias detectadas en otros países en los que opera Life Fitness aprovechando las sinergias de las distintas filiales, así como los propios gabinetes de formación. “Hacemos mucho hincapié en sacar provecho de todos los recursos que disponen la maquinaria y el monitor”.

En el caso de esta compañía, ofrece tres tipos de formaciones; una ligada al producto, una formación interna a clubes y otra abierta para profesionales que necesiten completar competencias o mejorar su CV. Estas formaciones pueden durar desde 8 horas hasta toda la vida útil del producto, con “contacto diario”.

Sobre las nuevas tendencias en formación, Laguna apunta: “entender la potencia como debe entenderla el cliente, saber usar recursos como la música y sacarle más partido, y la gamificación”.

Gamificar para ganar en accesibilidad

Precisamente la gamificación es para Fran Laguna una de las tendencias más importantes actualmente en ciclismo indoor. “Se trata de un recurso presente en muchos sectores, hasta en la banca, y tiene que usarse en el deporte, donde existen muchos conceptos técnicos que serían más sencillos a través de la gamificación”.

Entre las ventajas que presentaría la gamificación, señala que “permite cuantificar el progreso y unificar a los grupos, por muy heteregéneos que sean”. “La gamificación nos iguala y hace la actividad y el rendimiento accesibles”, añade.

A lo que concluye que “la entrada de la potencia ha sido vital pero hay que hacer esta información accesible y tenemos los recursos para hacerla comprensible, a través de la gamificación”.


No hay comentarios

Añade el tuyo