ESENCI@L

Según el máximo responsable de Go Fit Lab, Alfonso Jiménez

Instan a reenfocar la estrategia de vinculación entre gimnasios y salud

"Investigación y comunicación son aspectos que el fitness debe mejorar como industria"

gofitlab alfonso

El profesor Alfonso Jiménez lidera desde 2018 el GO fit LAB, la iniciativa por la que Ingesport se convirtió en el único operador del fitness del mundo en introducir la investigación y el desarrollo en la estructura y en la cadena de valor de la empresa. Un paso que el director de esta unidad de investigación opina que deberían dar más operadores, para lograr que la vinculación entre el fitness y la salud sea completa.

(14-6-2021). El fitness tiene un sus manos reforzar su posicionamiento como agente de salud, pero para ello es necesario reorientar el foco y acompañarlo de investigación y una comunicación efectiva hacia la sociedad. Así lo cree el director del GO fit LAB, Alfonso Jiménez, quien lamenta que el fitness siga siendo un sector en el que no se respalda adecuadamente la investigación.

Reforzar la visión de los gimnasios como agentes de salud se ha convertido en una prioridad a raíz de la actual pandemia. Sin embargo, han surgido dentro del sector posturas contrarias sobre lo que implicaría la vinculación del fitness con la salud, siendo una de las más destacadas la expuesta la pasada semana en CMDsport por el catedrático Felipe Isidro, quien sostenía que “difícilmente” esta consideración podía cuajar si no existía una mayor formación en patologías por parte del staff de los centros deportivos. Opinión que líderes del sector contestaban el pasado jueves en una sesión dedicada al tema dentro de la plataforma Club House, en la que se mostraba la disconformidad con esta postura y se aseguraba que “seremos un agente de salud con o sin especialistas en patologías”.

CMDsport introduce en el debate al profesor Alfonso Jiménez, director del GO Fit LAB, quien se muestra más cercano al parecer de Felipe Isidro, considerando que “reconocer los beneficios del ejercicio como medicina requiere de una mejora del conocimiento sanitario por parte de los trabajadores de la industria del fitness”.

La falta de inversión en investigación es un mal endémico en el sector del fitness a nivel mundial

Pero va más allá y apunta a un cambio generalizado en el sector. “Para que exista una verdadera vinculación entre el fitness y la salud, el sector debe madurar y reorientar el foco”. El máximo responsable del laboratorio de investigación y desarrollo de la cadena Ingesport- GO fit considera que “todavía nos queda mucho que mejorar como industria”, y uno de los puntos de mejora se encuentra precisamente en la inversión en investigación. “Es un mal endémico del sector a nivel mundial”, afirma lamentando que “GO fit es la única empresa del sector a nivel mundial que ha introducido la investigación y el desarrollo dentro de su cadena de valor y se ha constituido como una área más dentro de la estructura de la empresa”.

Jiménez asegura que se trata de una decisión empresarial muy presente en industrias como la farmacéutica, la alimentaria o la automovilística, pero que en el caso del fitness sería totalmente testimonial. “Realmente nos gustaría que no fuéramos los únicos que hemos apostado por ello dentro del fitness”, se lamenta.

Del laboratorio al centro deportivo

Una apuesta que se materializó en 2018 con la creación del GO fit LAB. Una unidad de investigación formada por un grupo de 10 investigadores predoctorales y dos investigadores postdoctorales, que trabajan en proyectos de investigación e innovación realizados en colaboración con diferentes universidades y centros de investigación nacionales e internacionales, entre los que destacan el Advanced Wellbeing Research Centre de la Sheffield Hallam University y el Centro de Estudios del Deporte de la Universidad Rey Juan Carlos.

Una unidad de investigación que destaca por “permitir desarrollar doctorados industriales”, lo cual significa que las conclusiones alcanzadas tengan una aplicación directa en forma de productos y servicios destinados a los 265.000 abonados, entre ellos cerca de 60.000 niños, de la cadena GO fit.

No todo es tecnología y alto rendimiento

Por destacar algunos trabajos, el GO fit LAB recientemente ha iniciado un proyecto de investigación sobre los efectos del ejercicio físico, y en concreto de alta intensidad, en el tratamiento de pacientes con cáncer, así como un doctorado destinado a valorar la implicación del ejercicio físico en la mejora de enfermedades neurodegenerativas como el Párkinson.

Por primera vez, la Agencia Estatal de Investigación ha financiado proyectos vinculados al deporte como instrumento de salud, demostrando que la financiación no solo llega a la tecnología aplicada al deporte o al alto rendimiento

Dos proyectos que han obtenido financiación competitiva procedente de los fondos de la Agencia Estatal de Investigación y de la Dirección General de Investigación e Innovación Tecnológica de la Comunidad de Madrid, constituyendo ello “un hito”, como remarca Jiménez. “Se trata de la primera vez que se financian proyectos de investigación vinculados al deporte y al ejercicio como instrumentos de salud con aplicación industrial, ya que hasta ahora toda la investigación financiada dentro del deporte estaba vinculada fundamentalmente a la tecnología y al alto rendimiento. Este hecho, abre la posibilidad de financiar innovaciones con aplicación directa en los usuarios”, resalta.

Otra investigación recientemente iniciada en el GO fit LAB es la que estudia los efectos del ejercicio físico sobre los marcadores clínicos del Síndrome Metabólico. “Permitirá desarrollar un programa de ejercicios específicos para los pacientes con Síndrome Metabólico y que puedan acceder a él desde la primera evaluación del usuario”.

Un ahorro anual de casi 3.000 millones de euros

Alfonso Jiménez destaca que la verdadera utilidad de estas investigaciones es el diseño de servicios y productos basados en evidencias científicas que consuma la ciudadanía dentro de los centros deportivos. Pero considera igual de importante la valoración del impacto económico y social que implican los efectos del ejercicio físico sobre la salud. Un hecho que en su opinión no se comunica bien. “El deporte es muy beneficioso para la sociedad, pero hay que demostrar que realmente tiene un impacto sobre ella”. Por ejemplo, continúa, “calculando el ahorro que se genera en el sistema sanitario cuando más personas son activas y no padecen enfermedades crónicas asociadas a su estilo de vida”.

Con la pandemia el gasto sanitario de la inactividad física se ha elevado a 2.800 millones de euros anuales, de los cuales, el ejercicio físico podría llegar a ahorrar 1.000 millones actualmente

En este sentido, remarca que “la inactividad le cuesta al sistema sanitario español cerca de 1.850 millones de euros al año y con el impacto de la Covid19, el montante ha subido hasta los 2.400 millones de euros, eso sin contar los trastornos mentales, que elevarían el coste total hasta aproximadamente los 2.800 millones de euros. Si consideramos el modelo de evaluación de impacto social y económico desarrollado por nuestro GO fit LAB en colaboración con PWC, y consiguiéramos que los cerca de 19 millones de españoles que ahora son activos, sumando usuarios de gimnasios, federados, deportistas…, mantuvieran el nivel de actividad física actual, conseguiríamos un ahorro anual superior a los 1.000 millones. Pero si además consiguiéramos llegar hasta los 24 millones de personas activas (incorporando a 5 millones de españoles hoy inactivos), el sector del deporte podría generar un ahorro sanitario superior a los 2.800 millones de euros anuales”, destaca.

Mejorar el mensaje

Pero estos cálculos se deben mostrar y pone como ejemplo la campaña lanzada en 2019 por GO fit llamada Gánale a la vida. “En ella calculábamos cuántos minutos de vida se ganaban por minutos invertidos en practicar ejercicio físico y el resultado que comunicábamos a los abonados es que, por cada minuto de ejercicio, ganaban un mínimo de 5 minutos de vida, lo que, en términos anuales, correspondería a alargar la vida en hasta 5 años”, explica constatando que “debemos mejorar el mensaje que transmitimos para que los efectos del ejercicio físico sean palpables en los intereses reales de la población”.

Debemos mejorar el mensaje que transmitimos para que los efectos del ejercicio físico sean palpables en los intereses reales de la población

Directo al bolsillo del consumidor

Preguntado por el papel que debe tomar la Administración Pública en esta percepción del ejercicio físico como salud dentro de la sociedad, Jiménez opina que “la Administración tiene que llegar donde el tejido productivo no llegue, y al mismo tiempo, facilitarnos el camino a la industria”. Así, considera el tipo impositivo del 21% un despropósito que “genera un impacto recaudatorio irrisorio”, pero que es fruto de que “aún no ha prosperado la acción didáctica del sector”. Mientras apunta, por ejemplo, que “una acción directa sobre el bolsillo del consumidor, a través del IRPF, generaría una revolución de estímulo del interés de la población hacia el deporte”.

Una acción a través del IRPF generaría una revolución de estímulo del interés de la población hacia el deporte y la actividad física

No se puede competir contra el ocio

Por último, considera crucial que el sector haga el viraje hacia la salud y se desvincule del entretenimiento, donde “competimos directamente contra el ocio, las plataformas de contenidos virtuales y todos los comportamientos sociales, que para los inactivos son a priori más placenteros que ejercitarse”.


No hay comentarios

Añade el tuyo