ESENCI@L

Debate en el Panel de expertos Prama 2018

Instan a subir los precios de los gimnasios en España

panel-prama-2018

Una treintena de ejecutivos y ejecutivas de las principales cadenas de gimnasios en España han tomado parte en el Panel de Expertos Prama coordinado por Pablo Viñaspre y esponsorizado por la empresa Pemarsa que comercializa sus productos bajo las marcas Pavigym y Prama.

(15-6-2018). ¿Ha llegado el momento de empezar a subir los precios en los gimnasios españoles? Responsables de cadenas de las principales tipologías de establecimientos que operan en el país no lo ven mal. El tema se ha debatido en el Panel de Expertos Prama 2018.

Los gimnasios españoles tienen ante sí la oportunidad de aprovechar la entrada en la nueva era de la experiencia del cliente para proceder a revalorizar su trabajo y, consecuentemente, reconsiderar al alza las tarifas con las que trabajan. Esta nueva era en la que se pretenden propiciar experiencias memorables al cliente llega tras superarse etapas recientes en el sector del fitness como la era de la crisis del consumo y la era del low cost.

Sin embargo, según explicó Pablo Viñaspre en el Panel de Expertos Prama 2018, celebrado en las instalaciones Pavigym el pasado miércoles, fruto de esas etapas previas, la evolución de la cuota media mensual de los gimnasios españoles ha descendido desde los 55-60 euros hasta una media de 35-40 euros. Ese decrecimiento habría propiciado, en líneas generales, unos salarios bajos que han conllevado una regresión de la productividad, factores ambos que debieran revertirse en esta nueva era en la que deberá primarse especialmente la excelencia de la experiencia del cliente.

REGULACIÓN DEL LOW COST

El director general de Vivagym, Juan Del Río, expuso que en su opinión, “la regulación de las grandes cadenas de la tipología low cost ha propiciado una mejora de las condiciones laborales de los trabajadores y que ello haya generado una mayor satisfacción entre los empleados reportando una mejora en la productividad”.

Para Del Río, el tema tarifario hay que seguirlo “con detenimiento en cada tipo de centro, teniendo muy en cuenta, por un lado, que el consumidor seguirá queriendo siempre más por menos dinero, pero, por el otro lado, teniendo en cuenta la amenaza que supone el sector inmobiliario que ya está actualizando precios y propiciando que, tanto para el mantenimiento de locales, como para la captación de nuevos, estemos entrando ya en competencia con operadores de otros sectores que pueden quitarnos las ubicaciones actuales”.

Con todo, Del Río subrayó que “el modelo low cost, al menos en nuestro caso, es megarentable moviéndonos en la franja de los 26,90 euros al mes que es aceptada por el consumidor pero no tengo tan claro que si lo subiéramos a 29,90 euros continuara aceptándolo de tan buen grado”.

“PRECIOS OPRIMIDOS”

De todos modos, en opinión del máximo responsable de Dreamfit, Rafael Cecilio, “los precios del fitness español están absolutamente oprimidos y aplastados”. Según añadió en el citado encuentro, “no es lógico que centros premium estén a 60 euros al mes, cuando deberían estar a 120 euros”.
Según Cecilio, “los centros low cost tenemos hoy los precios más altos que los concesionales, de modo que puede decirse que en España hoy el low cost son ese tipo de centros”.

Tras ello, el máximo responsable de Dreamfit se mostró partidario de “una subida de precios generalizada en todos los tipos de gimnasios del país, de modo que la horquilla se sitúe entre los 30 y los 150 euros y que los que más los suban sean precisamente los centros que no son low cost”.

El director general de Holmes Place en España, Josep Viladot, reconoció que “convendría una subida de 10 euros en la globalidad de tipologías de centros”. Viladot vaticinó, asimismo, que, probablemente, los centros low cost se verán forzados a alcanzar o, incluso, superar la barrera de los 30 euros, sobre todo si la presión de los precios del sector inmobiliario sigue al alza”.

En esta última apreciación sobre el factor inmobiliario Rafael Cecilio coincidió con Viladot añadiendo que “todos los tipos de gimnasios, menos los concesionales, estamos afectados por el problema inmobiliario”.

CENTROS MUNICIPALES EN EL OJO DEL HURACÁN

No obstante, Josep Viladot salió en defensa de las instalaciones municipales destacando que “los que realmente han democratizado el acceso al fitness han sido ese tipo de centros” y en base a ello sentenció que “el segmento municipal hay que protegerlo y potenciarlo porque es un deber social”.

Al respecto, Cecilio se mantuvo firme en sus críticas al modelo concesional afirmando que “lo que nos ha traído hasta aquí han sido los centros municipales” y consideró que el caso de Barcelona “no es un ejemplo general” para culminar su argumentación asegurando que “jugar con el suelo público para permitir la especulación inmobiliaria es uno de los cánceres principales de las administraciones públicas”.

Tras lo expuesto, volvió a tomar la palabra Pablo Viñaspre que ejercía como moderador del Panel de Expertos Prama 2018 para preguntar a la treintena de asistentes si consideraban que se debería subir la cuota media.

Juan Del Río contestó con un convencido “no creo en los cárteles, me parece inmoral”.

Por su parte Verónica Ávila, de BeOne, reconoció que “nosotros hemos subido precios en algunos centros y no nos ha ido mal”, mientras que Viladot reiteraba que “todos deberíamos subir 10 euros, si bien ello estará muy marcado por la presión salarial que va a haber en breve”.

Rafael Cecilio recordó que el precio de los low cost ha subido un 25% en los últimos seis años, mientras que el IPC acumulado ha sido de un 7%”. Tras ello, Cecilio concluyó que “la gran oportunidad en el sector hoy está en el segmento Premium y su camino no debe ser ganar clientes, sino precio”.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Publicar un nuevo comentario.