ESENCI@L

Crear alianzas con competidores externos, una oportunidad de futuro

La competencia de los gimnasios viene de fuera del fitness

outdoor sport

La limitación de desplazamientos durante la pandemia ha avivado la necesidad de desplazarse y, en el caso de la práctica deportiva, dejar atrás las paredes para ejercitarse al aire libre. El deporte outdoor y las ofertas de ocio activo se configuran como una competencia pujante frente a los gimnasios.

(17-5-2022). El máximo competidor de un gimnasio ya no es el de la acera de enfrente. Ni siquiera la explosiva oferta de fitness online. De acuerdo a varios analistas, la competencia viene del exterior. Concretamente del deporte outdoor y el ocio activo. ¿Amenaza u oportunidad de diversificación?

Si hay una clara vencedora en esta pandemia, por apuntar alguna, ésta es la práctica deportiva. La privación de libertad de movimiento, la concienciación de la necesidad de adoptar hábitos saludables y el incremento de oferta de práctica deportiva ha llevado a que los españoles practicaran en 2020 un 6,1% más de deporte que en 2015, según refería la última Encuesta de Hábitos Deportivos en España 2020, realizada por el Consejo Superior de Deportes.

Una práctica que, si bien ha tendido a normalizarse con la supresión de las medidas restrictivas y sanitarias y la evolución a la baja de la pandemia, se sigue a día de hoy manteniendo en niveles superiores a antes de la llegada del Covid19.

De acuerdo a un informe de la agencia Punto de Fuga y cuyos resultados presentará en exclusiva en sus eventos formativos de Madrid y Barcelona la consultoría Management Around Sports (MAS), la práctica de deporte y actividad física habría registrado, con datos a día de hoy, un incremento “del 23% en España”. Llama, sin embargo, poderosamente la atención el hecho de que si se consultan los segmentos en dónde más se habría incrementado la práctica, los centros fitness habrían sufrido “un retroceso del 1%”, según indica el mismo estudio.

De izq. a dcha, los analistas, Vicente Javier Clemente de la Universidad Europea de Madrid, y Óscar López, Jorge Rosales y MªÁngeles de Santiago, de MAS, analizan los principales competidores de los gimnasios en el escenario actual.

Factores externos e intrínsecos

Dato que coincidiría con el lamento de muchos gimnasios y clubes de fitness que afirman no haber recuperado aún la cifra de abonados de antes de la pandemia, encontrándose algunos operadores destacados del mercado a un 20% de la recuperación total en cifra de usuarios.

¿Dónde está ese 20% de ciudadanos que no han vuelto aún a las instalaciones deportivas? Para empezar, Vicente Javier Clemente, experto en entrenamiento, nutrición y psicología y profesor de la Universidad Europea del Deporte, destaca que “sigue habiendo mucho miedo al Covid19, especialmente entre aquellos que han tenido contacto directo con la enfermedad, con la muerte por Covid y con Covid persistente”. “Son personas que no confían en la eficacia de la vacuna y que rechazan el contacto social, por no pensar en entrar a un gimnasio. Ha quedado poso y se muestra un comportamiento reservado por una mala experiencia”, analiza.

A lo que se sumarían, según el consultor de la consultoría MAS, Óscar López, factores intrínsecos de los propios clubes de fitness que “han influido e influyen a que no recuperen el 100% de sus clientes”. Factores como “que el público mayor sea su cliente principal, aún muy condicionado por la pandemia; o no disponer de características que está demandando el usuario actual como son las zonas outdoor que permitan la práctica deportiva donde ciertos usuarios se sienten más seguros y motivados”.

Homefitness retrocede

También estaría influyendo el protagonismo que están adquiriendo algunas formas diferentes de practicar deporte. El también consultor deportivo de MAS, Jorge Rosales, señala en este sentido que “se han encontrado otros métodos de entrenamiento u lugares de entrenamiento que han afectado a la pérdida de clientes por parte de los gimnasios”. “Así se observa en las últimas tendencias del fitness en donde destacan el entrenamiento outdoor, el digital y el entrenamiento personal”, añade.

Por el contrario, el homefitness estaría dejando de ser considerada una opción de entrenamiento ampliamente practicada. Para Óscar López, “durante el confinamiento se compró mucho equipamiento que algunas personas están aún intentando amortizar. Son usuarios que por lo habitual no han adquirido un hábito, sino que les basta con ‘sentirse tranquilos’ por hacer algo de ejercicio y así cumplir”. Sin embargo, para este consultor la tendencia ha demostrado ser “coyuntural y pasajera”.

Opinión que comparte Vicente Javier Clemente, quien apunta que “el 80% de las personas que adquirieron equipamiento fitness para casa durante el confinamiento, o lo ha puesto a la venta o lo ha almacenado”.

Anunci-SALTER

El fitness online coge fuerza

Por el contrario, otra de las tendencias estrella durante el primer año de pandemia, el fitness online, sí que habría conseguido calar. “Compañías como Peloton, Google, Apple o Millor están invirtiendo mucho dinero en potenciar el entrenamiento digital, la gamificación y en ‘best in show’, consiguiendo que coja fuerza y se haya convertido en un potente competidor de los gimnasios”, señala Jorge Rosales.

A lo que la fundadora de la consultoría MAS, MªÁngeles de Santiago añade un nicho emergente que a su entender no debe ser subestimado: “En el mundo corporativo se está empezando a trabajar la salud mental de los empleados; las compañías que hasta ahora ofrecían como bonus la opción de ir al gimnasio o la guardería, actualmente ofrecen sesiones de psicoterapia o entrenamiento mental”. Y es que la pandemia también ha reforzado la conciencia por la necesidad de cuidar la salud mental, como apuntaba CMDsport en este artículo la pasada semana.

Deporte outdoor

Pero si hay una práctica deportiva que se está viendo realmente reforzada según estos analistas es la práctica de disciplinas deportivas al aire libre. “La pandemia ha limitado el movimiento y ahora se busca el vector contrario”, comenta Vicente Javier Clemente. “Se busca socializar y ejercitarse al aire libre, por lo que gente que corría en cintas de correr o en bicicletas estáticas en los gimnasios, se lanza a competir en carreras de montaña, triatlones, ciclismo, senderismo o a nadar en aguas abiertas”.

E incluso se señala un repunte de la oferta por parte de agencias de viaje, empresas de ocio activo y hoteles que vinculan el deporte a sus ofertas de ocio. Sin embargo, para los analistas consultados no supone “una competencia como tal”. “Son servicios que ya se ofertaban antes de la pandemia y aunque ahora el ocio activo está creciendo mucho, lo hace sobre todo en zonas con algún atractivo natural, no en núcleos urbanos”, opina Clemente.

Aún así, añade, “si incluso en entornos de ciudad está aumentando, más que una amenaza para el fitness, lo que presenta es una gran oportunidad para crear alianzas con esas empresas, hoteles y entrenadores que ofertan sus servicios en un parque y que sean parte de tu marca, derivando parte de los servicios al gimnasio”, aconseja.


No hay comentarios

Añade el tuyo