ESENCI@L

Ultima una app y acuerdos con empresas deportivas para llegar a toda la sociedad

La criptomoneda Fittoken se expande más allá de los gimnasios

fit token

La criptomoneda Fittoken se encuentra en circulación desde el pasado septiembre. Está en uso o en periodo de pruebas en más de 500 gimnasios en el mundo y ultima su desembarco en otros ámbitos del segmento deportivo.

(30-5-2022). Tras más de medio año en circulación, la criptomoneda del fitness, Fittoken, se encuentra en una veintena de gimnasios, y trabaja en proyectos para ampliar su utilidad e integrarse en el día a día de todos los ciudadanos, incluidos los que no acuden a centros deportivos.

Sin haber cumplido aún su primer aniversario, Fittoken, la criptomoneda del fitness creada por el empresario y gerente de la cadena de centros boutique Slow Training, Lucas Leal, ya ha traspasado las fronteras españolas, está a punto de comenzar a funcionar en en una veintena de gimnasios y estudia su aplicación a nuevos segmentos dentro del mercado deportivo.

Lanzada al mercado con el objetivo de ofrecer a los gimnasios una nueva herramienta de márketing y de fidelización de clientes, Fittoken entró en circulación oficialmente el pasado septiembre dentro del gimnasio boutique regentado por Lucas Leal, Protraining Center, perteneciente al grupo Slow Training. Al que se sumaron en los meses posteriores la academia de formación también adscrita a la compañía, Resistance Institute, y dos de las siete franquicias de la cadena Slow Training, ubicadas en Zaragoza y Almoradí (Alicante).

El pasado febrero, la compañía cerró acuerdos para introducir la moneda en los tres gimnasios de la cadena burgalesa Sportia Gimnasios y de la enseña de gimnasios de conveniencia abiertos 24h, Infinit Fitness, que opera con 14 clubes. Así como negocios independientes como el centro de Pilates For Life o la academia de baile Souldance.

Asimismo, Leal cerró un importante acuerdo con el CRM Latinoamericano BOX Magic, con una cartera de más de 500 gimnasios en Chile, México y Estados Unidos, como avanzó CMDsport. “En Sportia, este 1 de junio se realizarán los primeros pagos en criptomonedas a los clientes de sus gimnasios y, en el resto, se están realizando pruebas para comenzar a operar en breve con la criptomoneda”, apunta Leal.

Una carrera de fondo

En el caso de la cadena Slow Training, “Fittoken está completamente integrada en el día a día del gimnasio, habiendo demostrado ser un token de utilidad en el mundo real”, apunta su impulsor, quien considera clave que las monedas virtuales cuenten con una conexión con la realidad, especialmente en esta fase inicial.

“Se trata de una tecnología muy nueva que levanta mucho interés, pero a la vez recelos por verla complicada”, afirma siendo consciente de que es una carrera de fondo. “Todo lo que crece muy rápido, tiende a caer también rápido. Lo importante es que vaya calando y que tenga utilidad”, añade.

Por lo pronto, el 40% de los clientes de Slow Training ya cuentan con su propio ‘wallet’ (monederos de criptomonedas), y en sus centros los usuarios pueden ya comprar abonos de sesiones, merchandising y cursos de formación con Fittokens.

A nivel de gestión, la apuesta por el criptomárketing también ha redundado en una ligera mejora en la retención de los clientes. “De cada 100, ahora retenemos 96 en vez de 94”, apunta Leal, quien admite que se trata de una “leve mejora”, pero que supone incrementar la facturación entre 60.000 y 80.000 euros al año por club.

El objetivo del empresario es llegar en un plazo de 4 años a acuerdos con unas 200 empresas y marcas, y que el Fittoken se convierta en la criptomoneda vehicular dentro del mercado deportivo.

Aplicaciones en el sector deportivo

Con este objetivo, paralelo a la implantación en gimnasios, la compañía trabaja en el lanzamiento de una app que permita acercar la criptomoneda a toda la sociedad, incluidos aquellos que no son usuarios de centros deportivos. El proyecto, en fase de desarrollo, buscar ofrecer a la población general la posibilidad de generar y ganar Fittokens a través de cumplir sus objetivos de actividad física. “Por ejemplo, un usuario puede recibir tokens por cumplir la meta de andar 5km cada día, y con la acumulación de estas recompensas, poder llegar a comprar servicios y productos a través de esta criptomoneda”, explica Leal.

La compañía también se encuentra en conversaciones con plataformas como MyZone, marcas deportivas, organizadores de pruebas atléticas e incluso conglomerados empresariales como Indescat y Adecaf, para ampliar los usos de Fittoken a más ámbitos deportivos. “La idea es que los inscritos en un maratón puedan ganar tokens por completar sus entrenamientos previos de preparación a la prueba, o que una marca deportiva premie con tokens a quien pruebe su nuevo modelo de zapatilla”, explica Leal.

Incluso ha recibido interés por parte de estaciones de esquí para incluir la criptomoneda en próximas temporadas.

“Las aplicaciones posibles son muchas y permiten demostrar que los activos digitales del ecosistema Blockchain pueden tener aplicación real en el día a día y no solo virtual”, afirma.

Reajuste en el mercado de las criptomonedas

Leal asegura que el interés por las criptomonedas y por Fittoken en particular “crece exponencialmente”, augurando que “en dos años, la moneda se haya implantado en varios ámbitos del segmento deportivo”.

Preguntado por el efecto que ha tenido la fallida de la criptomoneda Luna, que ha ocasionado pérdidas en el mercado de las criptomonedas de 80.000 millones en valor, Leal asegura que “no ha generado rechazo por Fittoken”. “Ha caído una de las diez principales monedas, pero porque estaba mal diseñada. Casos así, en un mercado nuevo y en crecimiento, son normales, y habrá muchos altibajos antes no se estabilice. Incluso en la bolsa convencional se dan casos así”. Sin embargo, añade, “también ha fortalecido el resto de monedas, que han sabido soportar el embiste, lo cual ha contribuido más a su asentamiento”.

Es el caso de Bitcoin, a la que está vinculada Fittoken. “Con la caída de Luna, Bitcoin ha rebajado su valor hasta los 30.000 millones, pero es que estaba en unos 60.000 millones, lo cual era demasiado. En el caso de Fittoken, ha pasado de 0,55 céntimos de euro a 0,45 céntimos, pero una vez se estabilice el mercado, reflotará. En los momentos de corrección del mercado es cuando hay que comprar y en el caso de Fittoken, estamos en un momento que estamos vendiendo más que comprando”, asegura Leal.

El empresario se muestra convencido de que las criptomonedas “han venido para quedarse” y que es “cuestión de tiempo” que “toda la sociedad opere con criptomonedas”. Motivo por lo que considera que el deporte tiene “una gran oportunidad de establecerse en este universo desde el inicio” y, en el caso concreto de los gimnasios, “sumar un recurso más al proceso de captación y retención de clientes”.


No hay comentarios

Añade el tuyo