ESENCI@L

La esperanza de los gimnasios sin mascarillas: repunte de altas en primavera y boom en otoño

El sector augura una recuperación lenta pero firme en los próximos meses

europapress-4392498-varias-personas-practican-deporte-mascarilla-cintas-correr-dia-entrado-vigor_422-5332304_20220420125306

Los usuarios de los gimnasios pueden decidir, a partir de ayer, si entrenan con o sin mascarilla en los espacios interiores. Fuente: EuropaPress

(21-4-2022) La supresión de la obligatoriedad del uso de las mascarillas en los gimnasios ha liberado a un sector, el del fitness, que afronta con esperanza la nueva etapa que ahora empieza. Las empresas asumen que harán falta varios meses de transición hacia la normalidad “real”, pero auguran un paulatino crecimiento hasta septiembre, mes en el que esperan un gran boom.


El fitness español volvió ayer a sonreír, literal y metafóricamente, en el que era el primer día sin la obligación de usar mascarillas en sus espacios interiores. Tanto usuarios como los responsables de los centros deportivos vivieron ayer una jornada atípica, el inicio de una transición hacia la normalidad, que estará marcada por unos meses de convivencia entre usuarios con y sin este elemento protector. 

Anunci-OSSFITNESS

La disposición 6449 del BOE número 94 de 2022 confirmó el anuncio realizado antes de Semana Santa por el Gobierno español: desaparecen las mascarillas de la gran mayoría de los espacios interiores, incluidos los centros deportivos. No hubo sorpresas, matices, ni letra pequeña en el texto publicado, que incluso sorprendió positivamente a las patronales del sector por su concisión y claridad. 

IMPULSO A LA RECUPERACIÓN

Fue, sin duda alguna, la publicación en el BOE que dejó mejor sabor de boca a un sector que mira con optimismo esta nueva etapa. “Era la última restricción que aún afectaba al sector y esperamos que sea la última que obstaculice la vuelta de los usuarios de los gimnasios que aún no lo han hecho. Va a ser un claro impulso a la recuperación”, explica a CMDsport el socio fundador y director general de Altafit, José Antonio Sevilla. 

“Tanto el lunes como el martes, antes de la publicación en el BOE, ya notamos un repunte en las altas. No es explosivo como lo sería la campaña de septiembre y octubre, pero son crecimientos inusuales para estas fechas”, comenta el CEO de Vivagym, Juan del Río. La mayoría de operadores consultados por este medio coinciden en señalar que aún es pronto para notar los efectos de la retirada de las mascarillas en las altas. “Esperamos que sea para todo el sector una medida que ayude a promover la práctica deportiva segura y saludable para toda la población, pero creo que los efectos se empezarán a notar en mayo”, indica el CEO de Sano Center, Felipe Pascual. 

“Es un cambio que nos va a ayudar, nos da viento de cola y pienso que va a ser una recuperación progresiva, ya que los hábitos de entrenamiento no cambian drásticamente de un día para otro y a medida que la gente vea que todo va bien sin las mascarillas en los centros, se va a recuperar ese gap que había quedado de clientes que no habían vuelto por las mascarillas”, añade el CEO de Brooklyn Fitboxing, Juan Pablo Nebrera. 

Una visión también compartida por el gerente de Fneid, Alberto García, quien se muestra “convencido” de que la retirada de mascarilla supondrá, esta primavera, un impulso para el sector. “Para nosotros la obligatoriedad del uso de la mascarilla era una barrera, de forma que sin ella se abre un proceso que será gradual, no inmediato, en el que irá volviendo gente. Aún tenemos unas semanas de margen para captar abonados, antes de verano, y llegar a septiembre en una mejor posición”. 

El gerente de la patronal española de gimnasios recuerda que hubiera preferido que la retirada se concretase antes, tal como venían reclamando, pero ve positivo que el anuncio haya llegado meses antes de septiembre, ya que de esta forma da margen a los usuarios para que afronten este proceso de transición “hacia la normalidad real, porque la normativa ya la tenemos” y pueda el sector registrar “un septiembre que será mejor que si el anuncio de la caída de las mascarillas hubiera llegado entonces”. 

La esperanza de Fneid es conseguir, a partir del próximo mes de septiembre, “olvidarnos de la pandemia y empezar a gestionar como en la pre pandemia, ya que todo en estos dos años ha tenido que ver con el covid”. Eso incluye, puntualiza García, factores como las subidas de los precios energéticos registradas en los últimos meses, y que esperan que se estabilicen y disminuyan a lo largo de lo que queda de año. “Todos estamos volviendo a la normalidad”, constata. 

REGRESAN LAS SONRISAS

Las cadenas de gimnasios han celebrado el esperado cambio normativo. La mayoría coincidieron en usar la expresión “volver a sonreír” en sus comunicaciones, jugando con la posibilidad de poder ver las expresiones faciales de los usuarios y, a su vez, la posibilidad de no tener que llevar un elemento que ha frenado muchas altas y ha provocado muchas bajas en los centros deportivos. 

“¡Por fin volvemos a verte sonreír!”, celebró Supera en sus redes sociales. En la misma línea se expresaron Altafit (“Con ganas de ver esas sonrisas”); Énergie Fitness (“Volvemos a vernos las sonrisas”) o Duet Sports (“Mi mejor sonrisa; llega el momento tan esperado”), que incluso se animó a crear la campaña #Mimejorsonrisa para que sus usuarios compartiesen en las redes sociales imágenes entrenando sin mascarillas. 

También fueron numerosas las enseñas que optaron por incorporar un matiz, el de la opcionalidad, en sus mensajes: “Esta primavera nos vemos las caras… o no. Tú decides”, escribió Body Factory. “Tú decides dónde entrenas”, fue el texto de O2 Centro Wellness. “Con la boca o con los ojos, ¡queremos verte sonreír!”, animó Dreamfit. 

Énergie Fitness también se sumó a los mensajes de celebración, aunque pidió a sus usuarios “responsabilidad” y que no fuesen a entrenar “si hay cualquier síntoma”. 

Desde Brooklyn Fitboxing aseguran que la retirada de las mascarillas tendrá efectos positivos en tres niveles: “A nivel deportivo, eran una barrera para los entrenamientos de alta intensidad; a nivel social, porque gran parte del objetivo de ir a los centros es encontrarte con tus amigos y tu entrenador, y las mascarillas no ayudaban a visualizar bien las caras; y a nivel psicológico, porque es una señal de que se acaban las restricciones y se vuelve a la normalidad”. 

LAS CCAA PUEDEN REINSTAURARLAS

Ayer mismo ya se pudo ver, en muchos centros deportivos, un importante número de usuarios sin mascarillas. A partir de ahora, será cada empresa la que decida en su análisis de prevención de riesgos laborales si sus trabajadores deben llevar o no mascarillas. No pueden exigirlas a sus clientes. 

Cadenas como Altafit han decidido ofrecer a sus trabajadores “la opción de que escojan libremente si quieren llevar mascarilla o no, apelando a su sentido común y a sus necesidades”. Algo parecido ha hecho Vivagym, que ha optado por trasladar a sus empleados la máxima de “comprensión, atención y una cuidada comunicación”. 

El control actual del virus hace prever que será muy difícil que el sector del fitness pueda vivir nuevos pasos hacia atrás a nivel de nuevas restricciones para frenar el avance de la pandemia. Eso sí, pese al anuncio del Gobierno central, los ejecutivos autonómicos, que son quienes tienen las competencias de Sanidad, podrían decretar, si la situación epidemiológica vuelve a complicarse, la restauración de la obligatoriedad de las mascarillas en interiores. 

“Técnicamente podrían hacerlo, aunque nos consta que comunidades como Cataluña aceptan el decreto y adaptarán sus resoluciones al decreto publicado en el BOE”, explica la gerente de Adecaff, Iolanda Latorre. 


No hay comentarios

Añade el tuyo