ESENCI@L

Este año se construirán 26.000 nuevas piscinas en España

La industria de la piscina se mantiene al alza y gana permeabilidad ante posibles futuras crisis

Centra su crecimiento en la rehabilitación y reforma

psicina-salon

De izquierda a derecha, el director de Piscina & Wellness Barcelona, Ángel Celorrio; el presidente del salón y presidente ejecutivo de Fluidra, Eloi Planes; el presidente de Asofap, Pedro Arrebola, durante la presentación del tercer Barómetro y de la edición 2019 del Salón Piscina & Wellness 2019.

(3-10-2019). La industria española de la piscina muestra su buena salud tras encadenar cinco años de crecimiento positivo sostenido. Recoge los frutos de haber desvinculado su futuro del del sector de la construcción y augura un 2020 al alza, haciendo frente a los ecos de recesión económica que planean sobre la esfera internacional.

La industria española de la piscina disfruta del grado de madurez alcanzado en los últimos cinco años, que le han permitido encadenar crecimientos interanuales sostenidos, “lógicos y saludables”, como señala Pedro Arrebola, presidente de la Asociación Española de Fabricantes del Sector Piscina, Asofap, y director del área de piscina en Renolit.

Tras un 2017 de crecimiento interanual de un 9%, calificado por el mismo Arrebola de “inasumible a largo plazo y nada sano”, la industria de la piscina creció un 5,45% en 2018 hasta los 1.202 millones de euros, teniendo una previsión para el cierre de este 2019 de incrementar la facturación un 5,99% hasta los 1.274 millones de euros.

Así se refleja en la tercera edición del Barómetro sectorial de la piscina en España 2019, elaborado por Asofap y el Salón Piscina & Wellness Barcelona (15-18 de octubre en Barcelona), que ha sido presentado esta mañana en Barcelona.

Para Arrebola, esta estabilidad en la evolución de la cifra de negocio de la industria de la piscina refleja el viraje que ha protagonizado el sector en la última década y que le ha llevado a desvincular su crecimiento de la evolución del sector de la construcción. “El sector español de la piscina adoleció los efectos de la última crisis económica, arrastrado por la burbuja y posterior caída del sector de la construcción. Ahora nuestro crecimiento no está ligado a ninguna burbuja y la muestra es que dos terceras partes de la facturación se corresponden en estos momentos a la rehabilitación y mejora del parque actual de piscinas”, señala el presidente de Asofap.

Madurez a prueba de crisis

En este sentido, Eloi Planas, presidente de Fluidra y del Salón Piscina&Wellness, ha comparado la evolución del sector español con el de otras potencias mundiales como Estados Unidos y Francia, remarcando que “estos mercados crecen en torno al 4- 4,5% interanual, y la industria española se encamina a crecer entre un 3-4% anual, al que hay que sumar la tendencia de incremento del 2% anual del parque español de piscinas, lo cual acerca el total a un 5%, que da signos de encontrarnos ante un sector muy sano”.

Mismas buenas perspectivas se muestran de cara al próximo 2020, para el que, asegura Planas, “no existe ningún indicativo objetivo a día de hoy que nos haga pensar que no podemos mantener el crecimiento de este año”.

Afirmación que contrasta con el Índice de Confianza Empresarial 2019-2020 reflejado en el Barómetro, que mide las sensaciones y seguridad de los empresarios del sector, y que se sitúa en 43,7 puntos, frente a los 68,5 puntos de 2017 y los 63,5 de 2018-2019. Una evolución a la baja en la confianza que tanto Planas como Arrebola atribuyen a la incertidumbre internacional creada por las noticias de la posible llegada de una nueva recesión económica el próximo año. A lo que contestan que “deberíamos adoptar una postura tranquila, porque estructuralmente, el sector español se asemeja cada vez más al francés, otorgando un mayor peso a la rehabilitación y reforma en vez de a la nueva construcción, y la industria francesa de la piscina prácticamente no notó la última crisis”.

26.000 piscinas nuevas

Con todo, el mercado de nueva construcción sigue teniendo un peso importante para esta industria, habiéndose percibido un repunte en la puesta en marcha de nuevos proyectos, especialmente dentro del sector público y colectivo, previendo la Asofap que durante este 2019 se construirán en España 26.000 nuevas piscinas, lo que supone un 6% más que en 2018.

Este hecho queda constatado en el Barómetro donde la nueva construcción aumenta su peso entre las principales líneas de negocio del sector, representado el 36,8% del total, mientras que la renovación alcanza el 27,5% y el mantenimiento de piscinas, el 35,6%.

Respecto al tipo de piscinas según su uso, el 64% del negocio de las empresas se encuadraría en la instalación o mantenimiento de piscinas residenciales, ubicadas en casas particulares. Mientras que el volumen de negocio proveniente de las piscinas de uso público y colectivo representaría el 36% del mercado. Por zonas, el arco Mediterráneo (Cataluña, Baleares, Levante), Andalucía y Madrid coparían el 80% del mercado nacional.

Todo ello, en lo que se refiere a cifras nacionales, puesto que el Barómetro no tiene en cuenta las cuentas de exportación, que Eloi Planas calcula que suponen “más del 50% del total del negocio de la industria española”.

Referencia mundial

En este sentido, Planas destaca el papel de referente mundial que ostenta actualmente la industria española de la piscina, teniendo como principales países compradores Francia, Alemania, Austria, Suiza, Italia y Portugal.

En cifras globales, España ocupa el segundo puesto a nivel europeo y el cuarto mundial en número de piscinas, contando con un parque de 1,3 millones de instalaciones, que en el continente europeo solo supera Francia, con un parque de 1,7 millones. A nivel mundial, la principal potencia es Estados Unidos, con 5 millones de piscinas.

En cuanto a las cifras nacionales, la industria factura 1,3 billones de euros anuales, dando trabajo a 70.000 personas, a través de 2.500 empresas con vinculación directa en el sector.

Tendencias

Unas empresas, cuya mayoría espera superar en este 2019 su volumen de negocio respecto al año anterior, previendo dos de cada tres empresas crecer entre un 5 y un 10%. Por su parte, un tercio prevé mantenerse estable y un 5,7% obtendrá peores resultados que en 2018.

Sobre las oportunidades de mercado, Pedro Arrebola destaca que “el sector se dirige hacia una tendencia muy clara; piscinas cada vez más inteligentes, más fáciles de utilizar y más sostenibles”. En este sentido, destaca como principales puntales de crecimiento todas aquellas iniciativas que se vinculen a la sostenibilidad, las nuevas tecnologías y la conectividad”.

En cuanto a los productos más demandados este 2019, el Barómetro destaca los equipos de electrolisis de sal, seguido de los sistemas de iluminación LED y las soluciones de automatización de procesos. Por otra parte, se consolida la demanda de innovaciones que potencian la conectividad (IoT) y que generan nuevos servicios asociados a la piscina, así como las soluciones que potencian la sostenibilidad.


No hay comentarios

Añade el tuyo