ESENCI@L

la patronal Fneid propone retomar las conversaciones a final de año

La negociación del V convenio colectivo de los gimnasios sigue embarrancada

Los sindicatos reclaman un salario anual mínimo de 14.000 euros

V-convenio-colectivo-gimnasios-bis

DESDE 2018. Las negociaciones del V convenio colectivo de los gimnasios se iniciaron a finales de 2018 y tres años después, entre otros motivos por la pandemia y sus repercursiones, la falta de conversaciones ha dejado dicho convenio completamente en suspenso.

(12-7-2021). La negociación del V convenio colectivo para los trabajadores de los gimnasios y las instalaciones deportivas sigue bloqueada casi tres años después de que se iniciara. La patronal arguye el delicado momento que vive el sector, debido a la pandemia, y propone retomar a finales de ejercicio una negociación que los sindicatos llevan años reclamando.

Fue a finales de 2018, con el fitness viviendo un momento de dulce crecimiento, cuando los sindicatos CCOO y UGT pensaron que existía un contexto favorable para mejorar las condiciones laborales de los profesionales que trabajan en los gimnasios e instalaciones deportivas. Por ello, propusieron abrir las negociaciones para el próximo convenio colectivo que afecta a los trabajadores de las instalaciones deportivas.

Además de los sindicatos, a esa mesa de negociación se citó a la Federación de Empresarios de Instalaciones Deportivas (Fneid), a la Asociación Española de Campos de Golf (AECG) y a la Asociación Española de Empresarios de Servicios Deportivos a las Administraciones Públicas (AEESDAP).

El gerente de Fneid, Alberto García, asegura que “existe una excelente relación y comunicación con la parte sindical”. Esa versión, sin embargo, contrasta con la ofrecida por la responsable de Igualdad y Deporte en el sector de Medios de Comunicación, Artes, Cultura, Ocio y Deporte de FSC-CCOO, Nuria de Frutos, quien sostiene que “no ha habido muchas reuniones. Es muy complicado sentar a la patronal (Fneid) que, a veces, ni responde a los correos de convocatorias”.

Las conversaciones entre las partes apenas avanzaron durante 2019, y en 2020 la pandemia las congeló. Las últimas tres reuniones tuvieron lugar durante el primer trimestre de 2020, siendo la última de ellas el 9 de marzo, días antes de que se decretara el Estado de Alarma. Después de esa fecha, las partes sólo mantuvieron el contacto por cuestiones como dudas sobre paridad, aunque no se entró a tratar el convenio.

LAS DIFICULTADES QUE VIVE EL SECTOR

Fneid asegura que, actualmente, “el sector no tiene capacidad de negociación por todo lo que ha sufrido y sigue sufriendo por la pandemia”. El gerente de la patronal recuerda que las empresas del sector perdieron, en 2020, entre un 60% y un 65% de los ingresos registrados en 2019, e insiste que “aún están pasándolo mal”.

Un contexto, el de la pandemia, que ha condicionado significativamente la negociación. “Ojalá las circunstancias fueran positivas y nos permitieran negociar subidas de salario, pero aún no estamos en este punto”, añade García.

El gerente de Fneid, eso sí, se muestra optimista de cara al futuro y anuncia que, por parte de la patronal, hay intención de volver a plantear las conversaciones por el convenio “durante el último trimestre del año, con intención de retomar la negociación entre finales de 2021 y principios de 2022”.

CONVENIO “MUERTO”

Unos ‘timings’ que no convencen a los sindicatos, molestos por los constantes retrasos que ha vivido una negociación que no tiene fecha límite. Un escenario muy distinto al que hay en otros sectores cuyos convenios se pueden negociar durante un plazo máximo de un año.

Las negociaciones se remontan al III convenio, que fue denunciado por los sindicatos, dando comienzo de las negociaciones para elaborar un IV convenio que se aprobó con “cambios mínimos”.

Los sindicatos volvieron a denunciarlo para lograr nuevas mejoras. “La gente necesita comer. Tenemos muchas quejas por parte de trabajadores de este sector. Tener un convenio muerto es contraproducente para todo el mundo, porque eso genera conflictividad y malestar entre los trabajadores”, señalan desde los sindicatos.

TRES PETICIONES CLAVE

Su reclamación pasa por pedir a las empresas tres grandes cuestiones: una mejora salarial por encima del salario mínimo interprofesional, una reducción de la jornada laboral y otros aspectos vinculados con la salud laboral.

“Pedimos, que se respete el acuerdo que se firmó con las patronales y se ofrezca como mínimo, un salario anual de 14.000 euros repartidos en 14 pagas de 1.000 euros. A nuestro criterio, los salarios no se ajustan a lo que corresponde”, explica De Frutos.

La portavoz sindicalista hace mención al IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) que firmaron, en 2018, los líderes de UGT, CCOO, CEOE y Cepyme. Un acuerdo, eso sí, sin obligaciones, ya que la ley fija actualmente el SMI en 950 euros mensuales, 50 menos del mínimo que reclaman los sindicatos.

“La última tabla del SMI publicada es del 2021, y muchas empresas se agarran a que no están publicadas las del año 2021 para ni siquiera pagar los 950 euros que marca la ley”, se queja De Frutos.


No hay comentarios

Añade el tuyo