ESENCI@L

La totalidad de los clubes Acedyr, afectados

La otra pandemia para los centros deportivos: las rescisiones de los contratos energéticos

Las entidades deportivas se han visto obligadas a renegociar nuevas condiciones energéticas

DSC8431b

El CN Sabadell es uno de los clubes miembros de Acedyr

(12-4-2022) Cuando empiezan a recuperarse de las restricciones y del miedo causados por el covid-19, los centros deportivos se han visto inmersos en otra pandemia: los incrementos de costes energéticos. Acedyr advierte que la totalidad de sus clubes ha sufrido rescisiones unilaterales de sus contratos energéticos por parte de las comercializadoras, que aseguran no poder mantener los acuerdos firmados.

Son muchas las cadenas de gimnasios y los centros deportivos varios que se han visto afectados por esta circunstancia. Las empresas comercializadoras denuncian los contratos en vigor, al no poderles mantener las condiciones económicas vigentes, y les mandan al mercado libre o les fuerzan a renegociar los contratos energéticos con cantidades claramente al alza. 

Anunci-SALTER

Así lo constata el gerente de la Asociación de Clubes y Entidades Deportivas y Recreativas (Acedyr), Ricardo Ruiz, que aglutina 63 clubes deportivos de todo el territorio español. La totalidad de estos clubes, asegura Ruiz, se han visto afectados por rescisiones unilaterales de sus contratos por parte de las empresas energéticas con los que tenían relación contractual. La mayoría, más de un 90%, se han visto forzados además a tener que cambiar de compañía. Solo una minoría sigue con la misma empresa, pero lo hace con precios muy superiores a los que tenían hasta hace pocos meses. 

No hay club que haya podido librarse de la subida de costes energéticos. Las entidades deportivas apenas han tenido margen de negociación o un amparo legal que les protegiese ante estas prácticas de las compañías energéticas dado que, según aporta Ruiz, las empresas que comercializan energía incluyen cláusulas que les permiten rescindir estos contratos sin tener que indemnizar a las entidades afectadas. “Lo tienen todo muy bien atado, y si alguien quiere llevarlas a juicio tienen las de ganar. Si les suben los precios de manera crítica, pueden denunciarte el contrato y mandarte al mercado libre”, comenta. Esto ha provocado que, casi de un día para otro, muchos clubes se hayan visto obligados a pagar la energía a un precio notablemente mayor al pactado meses atrás. 

OBLIGADOS A SUBIR CUOTAS

Los clubes vinculados a Acedyr han sufrido unos aumentos de los costes de la energía que se mueven, de media, un mínimo de entre el 35% y el 40%. En algunos casos extremos de clubes con piscinas, la subida incluso se acerca al 60%. “Entre estos incrementos y la subida del IPC, los presupuestos de los clubes están muy tensos. Todos estos sobrecostes son una segunda pandemia”, avisan desde la asociación de clubes deportivos. 

Estos incrementos han provocado que las entidades deportivas afectadas se hayan visto obligadas a redimensionar sus presupuestos y a aplicar subidas en las cuotas de los socios, que para la mayoría de los clubes constituyen su principal fuente de ingresos. “Si alguno tiene pulmón financiero y un remanente, podría sufragar así parte de los costes, pero no es lo habitual. Es probable, además, que alguno, además de subir cuotas, tenga que pedir créditos financieros dentro de poco si esto sigue así”, alerta Ruiz. 

RETICENCIAS A LOS CONTRATOS LARGOS

La volatilidad de los precios provocada por la incertidumbre actual está provocando que las principales empresas energéticas estén optando por rechazar ofrecer ahora contratos a medio o largo plazo. “Puedes encontrarte alguna que te lo sujete tres o cuatro meses, seis como mucho, pero ya no te mantienen los precios uno o dos años como hacían antes. Ya no les interesa ofrecer eso a los clubes, y eso es un problema”, avisa el gerente de Acedyr. 

En la asociación también ve difícil que los clubes, especialmente los de natación, puedan optar a crear centrales de compra que comprasen un mayor volumen de energía a un precio más económico. Una alternativa que sondeó hace unas semanas la Asociación Empresarial de Clubes de Natación de Cataluña (Aecnc). “No creo que ninguna gran comercializadora de energía importante aceptase esta propuesta, porque no quieren mantenerse cautivos de un precio fijo con contratos largos en un momento de fluctuaciones tan altas”, puntualiza Ruiz. 

Desde Acedyr lamentan que los clubes deportivos “no tengan ahora tanta capacidad” a la hora de hacer una gran compra energética conjunta como podrían tener otros sectores como los hoteles o producciones agrícolas, que gastan más electricidad. Lo habitual, ahora, es ofrecer contratos de pocos meses, aunque en muchos casos se están dando renovaciones mes a mes, con cifras casi siempre al alza. 

Desde Acedyr trabajan para acercar a los clubes a ayudas económicas financiadas por los fondos europeos Next Generation. Ven factible obtenerlos, aunque están buscando una entidad que permita vehicularlos y hacerlos llegar a los clubes. 

CONSOLIDACIÓN DE SOCIOS

Los incrementos de costes contrastan con el optimismo que viven la mayoría de clubes a nivel de consolidación y de recuperación de abonados. “El último trimestre de 2021 y el primero de 2022 han sido positivos a nivel de recuperación de socios”, admite el máximo responsable de Acedyr, quien espera que el final de las mascarillas sirva como aliciente que ayude a dar “un mensaje de esperanza y optimismo” de cara al resto del año. 

Los clubes asociados a Acedyr mantienen, en este inicio de 2022, “una cifra estable” de socios tras dos años marcados por la pandemia. “El sentimiento de pertenencia ha ayudado a que muchos socios se mantuviesen, y ahora se ha intensificado el uso de los clubes”, sentencia. 


No hay comentarios

Añade el tuyo