ESENCI@L

La cadena ha añadido a su red 12 clubs deportivos desde 2018

La reconversión de gimnasios da alas a la expansión del Grupo DiR

Esta fórmula facilita la integración de nuevos clubs, que acometen reformas a cambio del 'know how' de la enseña catalana

Captura de pantalla 2022-09-23 a las 13.07.24

El DiR Fontanals Sport & Wellness Club es el último de los 12 centros deportivos que, hasta la fecha, DiR ha añadido a su estructura tras completar un proceso de reconversión

(26-9-2022) Las reconversiones integrales de centros dan alas al crecimiento del Grupo DiR. La cadena de centros deportivos ha logrado sumar a su red 12 instalaciones en los últimos cuatro años a través de un proceso a través del cual integran clubs existentes a su estructura: no pagan traspaso, ofrecen el ‘know how’ de la compañía como garantía y sólo ingresan royalties vinculados al rendimiento de cada centro.

Dos años antes de que la pandemia golpeara duramente al sector del fitness, el Grupo DiR optó por abrir la posibilidad a que centros deportivos independientes que pasasen por dificultades pudieran unirse a su red. A través de una reconversión integral, pasaban a formar parte de una franquicia DiR. Esta fórmula, que más tarde han intentado replicar otras grandes marcas del sector, ha permitido al grupo catalán poder captar hasta 12 centros a su estructura, que ya cuenta con 89 clubs deportivos a través de distintas marcas. DiR ya es, tras CrossFit y Brooklyn Fitboxing, el tercer operador con más centros de fitness en España. 

El primer centro que integraron a través de esta fórmula fue BDiR Maresme, en abril del 2018. Un año más tarde llegaron DiR Paradise Mataró y DiR Gimbe Manresa. A finales de 2019, fue el turno de BDiR Lleida. El resto han ido llegando en plena pandemia: entre finales de 2020 y principios de 2021, DiR fue integrando los actuales BDiR Motiva’t, BDiR Putxet, BDiR Parets, DiR Metasports Polinyà, DiR Palau-Solità i Plegamans y BDiR Figueres. 

Este 2022 ha sido el turno de DiR Rocafort y de DiR Fontanals Sport & Wellness Club. Y no serán los últimos en llegar, ya que tal como explica a CMDsport la directora de expansión del Grupo DiR, Sílvia Canela, es posible que de aquí a finales de año cierren “entre dos y tres proyectos de transformación de centros de gestión privada a franquicia DiR más” con quienes existen conversaciones avanzadas, aunque aún no cerradas. Éstos, eso sí, no verían la luz hasta 2023. Un local que no verá la luz, al menos de momento, es el de Vilanova i la Geltrú, cuya apertura estaba prevista para este mes de septiembre, y se ha suspendido por los retrasos con sus licencias. 

El antiguo club Motiva’t, de Sant Quirze del Vallès, se integró a la red del Grupo DiR a finales de 2020

EXPERIENCIA EN LA GESTIÓN

La estrategia desarrollada por la compañía catalana es un win-win para todas las partes implicadas. A diferencia de los planes de crecimiento de otras cadenas, que optan por el alquiler o el traspaso de un determinado local o negocio, DiR no paga por integrar alguno de estos centros operativos a su red. 

La enseña catalana ofrece a estos clubs entrar dentro de su modelo de franquicias. La propiedad del centro se compromete a realizar una inversión mínima aproximada de unos 35.000 euros para modernizar la instalación y poder acometer el cambio estético que requiere el local, de forma que incorpore todos los elementos corporativos del Grupo DiR. 

A cambio de este cambio estético, la cadena ofrece el amplio know how en la gestión de centros deportivos adquirido a lo largo de sus más de cuatro décadas de vida, así como el prestigio de su marca. DiR proporciona también el sistema informático, un plan de marketing específico para cada centro, un nuevo sistema de ventas, redecoración y readaptación de los espacios y formación para el equipo de trabajo de cada centro. Los franquiciados siguen manteniendo la gestión propia del centro, así como sus anteriores equipos de trabajo. Los usuarios de estos centros, además, pueden acceder puntualmente a otros clubs DiR con un descuento en el precio, lo que genera sinergias en la red de locales de la cadena. 

Les ayudan a potenciar los servicios de entrenamiento personal de sus entrenadores, les enseñan la metodología que usan en las distintas actividades dirigidas y también aportan herramientas sobre ventas para el personal comercial de cada centro. DiR, además, acompaña a los clubs con un área manager que está en permanente contacto con cada una de las instalaciones. 

VALORACIÓN POSITIVA

La amplia estructura, a nivel de centros, que gestiona DiR, también permite a los nuevos franquiciados poder recibir asesoramiento y beneficiarse de mejores condiciones a la hora de negociar con arrendadores o proveedores de equipamientos de fitness, entre otros suministros. 

Desde este mes de septiembre, además, también pueden incorporar con un descuento el nuevo servicio de clases dirigidas online del grupo, DiR Streaming, y que están impartidas por sus mejores entrenadores y técnicos. Una manera de que los centros maximicen su rendimiento a la vez que optimizan los costes en centros. “No hace falta que piensen en nuevas actividades, pueden aprovechar las que lanzamos”, destaca la directora de expansión de DiR. 

El centro paga un royalty mensual a DiR en forma de porcentaje de su facturación, de forma que la cifra final se ajusta al rendimiento del club. “Si a ellos les va bien, a nosotros también, y viceversa”, apunta Canela. El grupo valora muy positivamente la respuesta que han vivido todos los clubs reconvertidos hasta la fecha. “Algunos no habían pasado de 400 socios y ya tienen 800. El Esportiu Rocafort, que reabrió en junio, llegó a crecer un 20% en verano”, aporta Canela.

En paralelo a esta fórmula de captación de nuevos centros, DiR también está potenciando otras vías para crecer, como su incursión en el segmento corporativo con Ò Wellness, o con su línea de estudios de yoga, YogaOne, que supera el medio centenar de centros en España. 

En la actualidad, DiR gestiona 89 centros deportivos por toda España. La gran mayoría, 73, se concentran en Cataluña. También operan 13 instalaciones en la Comunidad de Madrid y una en Navarra, Comunidad Valenciana y Aragón. De estos centros, 66 son franquicias, mientras que los 23 restantes son centros propios. En los próximos meses la enseña podría abrir un par de franquicias más, a través de la marca YogaOne, en Málaga. 

La cadena sigue abierta a ofrecimientos para crecer con nuevas integraciones. Los interesados pueden dirigirse a scvv@dir.cat.


No hay comentarios

Añade el tuyo