ESENCI@L

La instalación balear aglutina 6.000 socios

La retirada de restricciones dispara las altas del Megasport Centre

El centro facturó 3 millones de euros en 2021

18-3-2022 9.3.36 1

Las amplias instalaciones del Megasport Centre son uno de los alicientes de esta instalación, que en 2020 reabrió tras varios años de reformas

(21-3-2022) El gimnasio mallorquín Megasport Centre registra un repunte de altas tras la retirada de algunas restricciones que afectaban a los espacios interiores de los centros deportivos en Baleares. Sin certificado covid ni mascarillas en zonas de fitness, los socios vuelven a recuperar la confianza.

Mensaje de optimismo para el sector del fitness en España: la retirada de restricciones aumenta el interés de los usuarios para volver a los centros deportivos. Así lo ha podido constatar el Megasport Centre, gran instalación deportiva de Palma de Mallorca que en las últimas semanas se ha visto beneficiada por la progresiva retirada de algunas medidas restrictivas para frenar el avance de la pandemia que provocaron importantes pérdidas de socios en las instalaciones deportivas. 

Anunci-OSSFITNESS

El certificado covid, que provocó en esta y otras instalaciones baleares cerca de un 10% de bajas, dejó de ser obligatorio en esta comunidad el 12 de febrero. En el archipiélago balear, de hecho, fue donde esta medida estuvo más tiempo vigente para los gimnasios: 70 días. Pocas semanas después, el Gobierno balear flexibilizó el uso de las mascarillas en las salas de fitness interiores. Dos medidas muy esperadas por parte de los operadores del sector del fitness y que, en el caso del Megasport Centre, han propiciado un importante repunte de altas. 

“Mucha gente no tenía el certificado o la pauta completa y nos vimos obligados a no dejarles entrar. Entre esta medida, las fiestas navideñas y ómicron, diciembre fue un mes terrible”, recuerda para CMDsport el director general de Megasport Centre, Salvador Miró. El escenario empezó a cambiar con la retirada de restricciones. “En enero no logramos el 100% de lo que esperábamos, pero hubo un retorno importante de socios, y febrero fue muy bueno”, añade el responsable de la instalación. 

57% MÁS DE SOCIOS EN 9 MESES

Sus sensaciones se respaldan con datos: Megasport Centre ha pasado de los 3.800 abonados que tenía en junio de 2021 a los 6.000 con los que empezaron este mes de marzo. Un crecimiento de casi el 58%. Y la tendencia sigue al alza. En nueve meses han prácticamente doblado su masa social pese a todas las dificultades que les han ido llegando en forma de nuevas olas y de duras restricciones. 

“Es una cifra que está muy bien teniendo en cuenta todo lo que hemos pasado, pero no es suficiente para lo que es nuestro club. Hemos crecido y tenemos que crecer más porque estas instalaciones lo merecen”, apunta Miró, quien confía que, si el escenario pandémico sigue a la baja, pronto puedan recuperar los cerca de 9.000 socios que tenían antes de acometer la reforma integral de sus instalaciones en 2018. “Reabrimos en julio de 2020, en plena pandemia, y hemos tenido dos años malos, pero este 2022 vamos camino de la normalidad. Será perfecto si este año nos acercamos a las cifras de socios que teníamos”, asegura. 

Miró prefiere no hacer pronósticos de cómo evolucionará la recuperación de su centro en los próximos meses, ya que aún pesa la molestia de tener que llevar mascarillas en clases dirigidas y zonas comunes, además del efecto que puedan seguir teniendo los ataques de Rusia a Ucrania en el precio de los costes energéticos. 

Pese a todo ello, espera que si Baleares logra este año una buena temporada turística, esto repercutirá favorablemente en las islas. “Todos, directa o indirectamente, vivimos del turismo, somos conscientes de ello. Nosotros vivimos de los mallorquines, que esperamos que pronto puedan volver a la normalidad”, aporta. 

DOBLAN LOS USOS

Otro indicador que confirma el cambio de tendencia que vive esta y otras instalaciones desde hace varios meses es el incremento de usos por parte de los usuarios. El pasado 8 de marzo, un martes, entraron a esta instalación 3.400 usuarios, el equivalente al 56% de sus socios. “Es una barbaridad, es algo que no había ocurrido nunca antes en este centro”, destaca Miró. 

El responsable del Megasport Centre afirma que hay muchos usuarios que han pasado de ir un par de veces al centro a acudir prácticamente uno de cada dos días. “Ha habido un cambio de tendencia importante, la gente usa ahora mucho más los centros”, celebra. 

Miró, eso sí, advierte que este cambio de hábitos entre los usuarios podría ser “una ruina para los low cost”. Y lo argumenta: “Si tienes un centro de 2.000 metros cuadrados, no tienes suficiente espacio para que entren 1.000 usuarios en un día. Esto provocará una subida de precios”, augura. 

Los cerca de 26.000 metros cuadrados que aglutinan sus instalaciones, buena parte de los cuales al aire libre, han sido durante la pandemia un gran valor diferencial que ha contribuido a su recuperación. Si la temporada es buena, no descartan de cara a septiembre u octubre ampliar una zona de entrenamiento para actividades suaves como yoga o pilates. 

APUNTAN A 5 MILLONES EN 2022

Megasport Centre cerró 2021 con una facturación de unos 3 millones de euros. De cara a este 2022, su previsión es alcanzar los 5 millones de euros. 

Pero este centro no solo verá aumentados sus ingresos. También sus costes se están disparando debido a los sensibles incrementos de los costes energéticos. “Comparando con 2017, cuando los suministros y consumos energéticos eran parecidos a los actuales, hemos doblado los gastos. Si esto sigue incrementándose, mucha gente no podrá asumirlo. El problema es que los precios siguen subiendo y los impuestos siguen iguales. Si no nos ayudan provocarán el cierre de muchas empresas”, alerta. 

Desde el estallido de la pandemia, Megasport Centre solo ha recibido una ayuda genérica de 3.000 euros para cubrir el impacto de la pandemia. Una cifra que critican que no haya sido proporcional con la magnitud de cada empresa, ya que apenas soluciona nada para este centro. Sin ir más lejos, esta instalación pagó el pasado mes de febrero 48.000 euros en electricidad. Y eso a pesar de haber introducido distintos sistemas de eficiencia energética. “Tenemos sistemas de reducción, pero es imposible detenerlo”, lamenta.


No hay comentarios

Añade el tuyo