ESENCI@L

Claves para ahorrar en su coste a partir de su entrada en vigor prevista el 1 de junio

La subida de la luz, nuevo obstáculo para la recuperación de los gimnasios

Con la nueva tarifa, la luz podría costarles hasta un 20% más

energia-luz

Tres variables incidirán en la nueva tarifa de la luz: el tramo del día en el que se hagan los mayores consumos, las soluciones de eficiencia energética que disponga cada gimnasio y el precio al que se contrate la energía, según apuntan desde la consultoría OCP e iGEX.

(26-5-2021). El próximo 1 de junio entra en vigor la nueva tarifa de la luz, en la que se dará un mayor peso al consumo de kilovatios que se realice en los distintos momentos del día. Una modificación que en el caso de los gimnasios podría llegar a encarecer su factura un 20%. Pero hay maneras de reducir ese coste para que el importe mensual se incremente lo menos posible.

A partir del 1 de junio, la factura de la luz experimentará un cambio importante, mediante el cual, el consumo de electricidad que se realice en cada momento del día pasará a tener un mayor peso en el precio final, en detrimento de la potencia contratada. Una modificación que va a suponer, en el caso de los gimnasios e instalaciones deportivas, un aumento en el coste de la electricidad que se verá reflejado ya en la siguiente factura y que en doce meses, si no se realiza ningún ajuste, podría verse incrementada hasta un 20%.

Así lo advierte Juan de Dios Díaz, responsable de desarrollo de negocio y relaciones institucionales en iGEX, empresa que forma parte del grupo de empresas que suministra el 14% de la energía de la industria española, lo cual equivaldría a la energía consumida por todos los gimnasios de Europa. Díaz asume que el cambio en el cálculo de la tarifa va a repercutir irremediablemente en un aumento del coste de la luz para la gran mayoría de instalaciones deportivas. Sin embargo, es posible reducir su impacto para que la factura se encarezca lo menos posible.

Nuevas franjas horarias

Una de las oportunidades disponibles con la nueva factura es ajustar el consumo en las distintas franjas horarias del día, que en el caso de las tarifas 3.0 y 3.1 (donde se ubican la gran mayoría de gimnasios) se amplía de tres a seis tramos. “Pasaremos de contratar potencia según los tramos de punta, llano y valle, a seis posibles tramos, lo cual, bien gestionado, permite ajustar el consumo para reducir el coste de potencia”, señala Díaz.

Dicho incremento de tramos disponibles traerá una consecuencia clara para los gimnasios y es que en aquellos meses, como verano, en los que “tradicionalmente se tarifaba con el tramo P6, el más barato de todos, ahora se pasará a contabilizar con los tramos P4, P5 y P6, de modo que se contabilizarán periodos de consumo elevado en momentos de bajo uso de la instalación”, destaca.

Gráfica de los nuevos tramos en los que se dividirá el precio de la energía, siendo P1 el tramo con mayor coste de la energía y P6, el más barato. Fuente: iGEX.

Es por ello que defiende que una planificación más exhaustiva que permita adecuar los principales gastos con los tramos de tarificación más baja, puede contribuir a que “el coste de la factura no se eleve demasiado”. Haciendo especial hincapié en el momento de arranque de la instalación, en el que “valdrá la pena estudiar en qué tramo horario se realiza, para adelantarlo, si es preciso, un par de horas que permita hacer el mayor consumo de potencia en horas de bajo precio”, apunta.

Díaz advierte que la definición de la potencia por tramo horario deberá “personalizarse en función de cada centro deportivo, no en global, teniendo en cuenta registros y curvas horarias de consumo”, debiéndose medir el consumo eléctrico “al detalle”. Para ello, la nueva norma posibilitará realizar, dentro del mismo periodo de un año, dos cambios de tarifa, con el objetivo de que si no se ha conseguido optimizar el consumo a los tramos definidos en una primera instancia, se pueda conseguir en un segundo intento.

Eficiencia energética

En esta planificación energética también cobrará más importancia si cabe todas las medidas de eficiencia energética que se hayan aplicado a la instalación, así como instalaciones para autoconsumo con placas fotovoltaicas, que señala Díaz que “cobran más sentido que nunca, ya que permiten pagar menos por energía consumida y se presentan como una solución más rentable con la nueva tarifa”.

‘Tormenta perfecta’

Además del ajuste del consumo por franjas horarias, la segunda variable que va a encarecer la tarifa de la luz es el precio de la energía, cuyo importe se determina por las fluctuaciones de demanda. “Entre abril de 2020 y abril de 2021, el precio del kilovatio hora se ha encarecido un 51% alcanzado los 70 euros, lo que supone un máximo histórico”, advierte Díaz.

Pero el precio de la luz no es el único que se ha incrementado desde el pasado 2020. “El coste del CO2 se ha incrementado y también el del gas, debido al auge de la demanda en los países asiáticos que han incrementado su consumo durante su fase de recuperación. Todas las palancas que determinan los costes energéticos se han ido posicionando al alza hasta crear una tormenta perfecta que hace que en los próximos doce meses sea imposible comprar kilovatios por debajo de 70 euros la unidad”, explica.

Compra colectiva de energía

La única manera de obtener la energía más barata es comprándola a suministradores que compraran un excedente durante el pasado 2020 a un precio anterior a la subida. “Comprando a los suministradores adecuados podemos conseguir un ahorro del 15% en el precio del kilovatio”, apunta Díaz, añadiendo que “la manera de conseguir buenos precios es agregando demanda, cuantas más empresas compren energía a la vez, mejor precio se puede obtener”.

iGEX forma parte de un grupo de empresas que con una cartera de clientes por valor de 8 teravatios (TW), entre los que se incluyen instalaciones deportivas. “La compra de energía se divide por sectores y cuantos más operadores de un mismo sector compran a la vez, se incrementan las posibilidades de comprar a precio por debajo de mercado”.

Sin embargo, el volumen de energía comprado, junto a los márgenes comerciales, son solo dos de las variables que influyen en el precio del kilovatio, siendo la principal según Juan de Dios Diaz, el momento en el que se realiza la compra. “Disponemos de algoritmos y sistemas de Data Mining que nos permiten predecir el mejor momento para comprar la energía”, suponiendo ese momento, junto a una suficiente demanda, ahorros de hasta “el 15 o el 20% en el coste de la energía”, destaca.

En definitiva, resume el portavoz de iGEX, se puede hacer frente a la subida de la factura de la luz con tres variables: “comprar inteligente, consumir de forma eficiente y apostar por soluciones sostenibles”.

iGEX, junto a la consultoría deportiva Optimización, Costes y Procesos, OCP, ofrecen a las instalaciones deportivas asesoramiento para la adecuación del contrato de energía eléctrica de sus centros, así como la posibilidad de sumarse a la compra colectiva de energía.

Más información:

OCP

iGEX


No hay comentarios

Añade el tuyo