ESENCI@L

Entrevista a Juan Manuel Montero Doblas, experto en Implantaciones de Trainingym

“La tecnología aplicada al fitness no engancha porque exige un esfuerzo a cambio”

Cómo sacar partido a la tecnología en los gimnasios

tecnologia-fitness

(25-3-2019). ¿Cuál es el mayor reto que presenta la tecnología para los centros deportivos españoles? Juan Manuel Montero Doblas, experto en Implantaciones de Trainingym analiza los motivos de que aún no se esté sacando todo el rendimiento a la tecnología en los gimnasios, así como los aspectos a tener en cuenta para sacar más partido a las inversiones realizadas en este campo.

Juan Manuel Montero es técnico en el Área de Implantación de Trainingym.

Hay estudios que cifran en un 60% los centros deportivos en España que han integrado en los últimos tiempos avances tecnológicos en sus instalaciones, pero no estarían sabiendo sacarle partido ¿Está de acuerdo con esta afirmación? ¿Cuál es el problema?

Bien, en primer lugar habría que analizar qué se considera exactamente como avance tecnológico, ya que este concepto podría abarcar desde instalar un software para la gestión de socios, el cual no tiene un impacto sobre la experiencia cliente; hasta implantar un software de gestión de entrenamientos donde puedan, por ejemplo, llevar su rutina en el smartphone. En cualquier caso, sí es cierto que buena parte de las expectativas puestas en las ventajas que puede aportar la innovación tecnológica en centros deportivos se pueden ver frustradas a nivel cuantitativo, reflejado en tasas de penetración y uso inferiores a las previstas, como a nivel cualitativo, representado por una experiencia de uso mejorable.

En Trainingym venimos analizando desde hace tiempo mediante indicadores las tasas de penetración tecnológica en los centros que implantan nuestra tecnología, y en base a datos y percepción creemos que el motivo de este problema se debe en la mayoría de ocasiones a que la inversión en tecnología no se acompaña de una destinación de recursos a nivel de implicación.

El error se encuentra en que la mayoría de ocasiones la inversión en tecnología no se acompaña de una destinación de recursos a nivel de implicación

¿Cómo debe ser esa implicación?

Muchas veces nos enfrentamos a situaciones en las que algunos centros se “suben al carro” de la tecnología por moda, pensando que la inversión económica es suficiente para obtener un beneficio directo. Mientras la realidad es que la tecnología no es más que una plataforma o herramienta que, como todas, aportan una serie de beneficios a cambio de un coste. Ese coste no es sólo monetario, sino que exige de implicación para dominarlos de cara a sacarles el máximo partido.

No tiene sentido comprar un coche si no tenemos la licencia de conducir, de igual manera que no tiene sentido comprar un ordenador si no tenemos ciertas nociones sobre el manejo, o al menos una motivación, ganas y convicción por sacarle partido. En ningún caso creemos que la tecnología sea el problema, sino las expectativas y el nivel de implicación puesto en ella.

Durante el pasado 2018, algunos clubes apuntaron a que el problema radica en el usuario final que, por una parte, no demanda la innovación tecnológica que va surgiendo y, por otro, no es capaz de adaptarse al ritmo de lanzamiento de avances actual. ¿Existe realmente ese escollo? ¿Cómo puede la instalación deportiva hacerle frente?

No creemos que exista realmente ese escollo de adaptación tecnológica en la sociedad moderna. Sería algo ingenuo pensar que los socios de un centro deportivo no valoran la tecnología porque no entiendan el sistema, mientras que ven series en Netflix o entienden perfectamente el funcionamiento de aplicaciones móviles como WhatsApp o Facebook.

Confirman estudios recientes que más del 85% de la población de países desarrollados utiliza un smartphone. Estos datos, lejos de sorprender, sólo confirman algo visible y evidente: la tecnología es un reto motivante para la mayor parte de la población.

La gente no utiliza WhatsApp porque tenga el mejor marketing. Lo usan porque responde a su necesidad de comunicación rápida con otras personas. Igual sucede con Facebook , la cámara, o la aplicación de nuestro banco. Se han convertido en obligatorias porque responden a una demanda concreta, y ofrecen un servicio ajustado a una necesidad concreta.

Si la tecnología aplicada a la actividad física y la salud no alcanzan tanto éxito es quizás porque no generan el mismo atractivo, porque exigen de un esfuerzo a cambio. Es más una condición del ser humano. Cuando algo no ofrece una relación coste-beneficio/satisfacción muy pronunciada, es probable que tenga menos éxito. Es quizás que por eso está cada vez más de moda la aplicación de métodos de gamificación en centros deportivos, que tratan de combatir la dificultad para mantener adherencia a un plan de entrenamiento mediante técnicas de recompensa a su fidelidad con el ejercicio y el centro deportivo.

Si la tecnología aplicada a la actividad física y la salud no alcanzan tanto éxito como otras tecnologías es quizás porque no generan el mismo atractivo, porque exigen de un esfuerzo a cambio

Estaríamos ante un enfoque experiencial del ejercicio físico ¿No es así?

El Marketing del siglo XXI defiende la idea de que el cliente está siempre en el centro de cualquier estrategia. No podemos estar más de acuerdo con eso, y por ello nos centramos en desarrollar una aplicación que les aporten valor. Esa es la mejor forma de convencerles para que usen la tecnología.

Como comentábamos anteriormente, al final la tecnología ofrecerá un soporte, pero la clave para mejorar la experiencia cliente sigue siendo la excelencia y una orientación a ofrecer un servicio personalizado. Hay dos aspectos que la tecnología nunca podrá sustituir, que son la empatía y el sentido común, los dos elementos imprescindibles para que se establezcan relaciones fuertes y duraderas.

¿De que manera deberían los centros usar la tecnología para que no se vuelva en su contra? ¿Podría nombrar 3 consejos?

Si tuviéramos que resumir las claves del uso de tecnología adecuado para optimizar los resultados apostaríamos por la inversión de recursos a nivel humano e intelectual de cara a sacarle el partido a la tecnología por la que se apuesta, el mantenimiento de la orientación al cliente, poniendo siempre por delante el valor humano y dando a la tecnología sólo el lugar que le corresponde, y en tercer lugar comunicar los beneficios asociados al uso de la tecnología, ya que muchas veces se falla en ese aspecto y los clientes no saben cómo usar las herramientas ni las ventajas asociadas de hacerlo.

Hay dos aspectos que la tecnología nunca podrá sustituir, que son la empatía y el sentido común, imprescindibles para que se establezcan relaciones fuertes y duraderas

Otro punto clave que ofrece la tecnología es la captación de datos. Además de altas, bajas, comparativas…¿Qué datos claves deberían buscar los gestores con ayuda de la tecnología que ahora no están usando?

Buena pregunta. Este es uno de los aspectos en los que hemos trabajado más en el último año, ya que la tecnología nos ha abierto la puerta al registro y acceso de información ilimitada, que conocemos como Big Data, que en ocasiones pasa de ser una ayuda a convertirse en un saco infinito de números y letras, confuso y poco útil.

Eso es lo que puede ocurrir cuando tratamos de analizar los Indicadores de Rendimiento Tecnológicos (o Key Performance Indicators) verdaderamente relevantes para un centro deportivo. Desde Trainingym trabajamos para desarrollar un panel de control que resuma esa ingente cantidad de datos en un Panel de Control que reflejen los KPI’s de fitness tecnológico más importantes para el centro deportivo, entre los que destacamos:

  1. Usuarios Activos #app: Aquí debemos aclarar algo muy importante. Descargar una aplicación no significa usarla. Un usuario activo es aquel que usa y saca partido de la misma. Podemos tener una gran tasa de descarga, pero si eso no se traduce en tasa de uso no podemos considerarlo como un dato positivo.
  2. Tasa de Socios con rutina de Entrenamiento: Para obtener este dato dividimos el número de socios con rutina entre el número de usuarios activos (con acceso al centro en los últimos 30 días).
  3. Socios con valoración corporal realizada. La mejora de la composición corporal es una gran palanca motivacional, y una vía para convencer a todos ellos de que deben usar nuestra aplicación. Medir nuestro progreso es un proceso natural y motivante en sí mismo.
  4. Número de Rutinas y Valoraciones Corporales realizadas: Estos son indicadores relevantes de la productividad de los empleados de sala a lo largo de un periodo de tiempo es una tendencia muy interesante para medir el factor de continuidad en la atención citado.
  5. Tasa de asistencia de las clases dirigidas, un indicador importante del impacto de las actividades dirigidas del centro. Para obtener este indicador dividimos la asistencia real entre un valor de target asistencia (asistencia esperada u objetivo), pudiendo analizar si la actividad cumple con las expectativas previstas.
  6. Tasa de Retención. El 20% de las aplicaciones móviles sólo se utilizan una vez. Tenemos que intentar que nuestra app no sea una de estas. ¿Cómo detectarlo? Podemos medir la retención como el % de usuarios que vuelven a la app después de su primera visita. Y no solamente es importante saber la retención de los usuarios sino que también la frecuencia con la que vuelven a al app. A través de menú informes se puede acceder al de accesos, donde se muestran los accesos móviles de todos los socios del centro.

Más que innovación en cuanto al desarrollo de nuevos productos, es quizás la interconectividad entre los ya existentes una de las vías de mejora más evidentes

Fitness Virtual, Realidad Virtual….¿Qué avances tecnológicos se avecinan?

Difícil de adivinar, ya que este es un sector que avanza a velocidad de vértigo. Si tuviéramos que apostar por una tendencia, quizás sería la de la interconectividad. De hecho, ya existe una cartera de productos y servicios tecnológicos muy amplia, que quizás la población no ha llegado a exprimir como debería.

Más que innovación en cuanto al desarrollo de nuevos productos, es quizás la interconectividad entre los ya existentes una de las vías de mejora más evidentes. Existen iniciativas de incorporación de diferentes servicios en la nube de los principales proveedores de material deportivo. Vemos también como hay una tendencia hacia conectar todos los servicios relacionados con la salud y, en este sentido, aplicaciones como Google fit o iHealth de Apple están a la vanguardia, ya que permiten sincronizar cientos de aplicaciones y wereables de los que van leyendo e incluso interpretando datos para ofrecer informes y plantearnos retos para mejorar nuestros hábitos.

La función de estas aplicaciones fuente es la de recopilar datos de nuestra actividad a través del registro móvil automático por gps y sensor de actividad, así como la conexión con diferentes wearables y otras aplicaciones de terceros, para darnos consejos sobre los 4 pilares De Una Vida Saludable: Actividad, Sueño, Atención Plena y Nutrición.

Google Fit ha colabora incluso con la Organización Mundial de la Salud para desarrollar dos objetivos basados en la cantidad de actividad que recomienda para mejorar la salud de la población a través de 2 indicadores de hábitos saludables: Minutos Activos y Puntos Cardio.

La tecnología también ha servido para ampliar la práctica deportiva fuera de los muros del gimnasio. ¿Qué escollos presenta esta tendencia y cómo se pueden aprovechar los gestores?

Este es un factor difícil de analizar, ya que si bien es cierto que el entrenamiento outdoor o el entrenamiento realizado con aplicaciones móviles fuera del gimnasio es una tendencia al alza, los datos del sector fitness en España reflejan un aumento considerable del número de usuarios de centros deportivos, pasando de los 4.890.000 usuarios en 2015 aproximadamente a los 5.400.000 usuarios que se estiman para este 2019. Estos datos reflejan que ambas tendencias pueden crecer y convivir juntos.

Hace años que se habla del reto tecnológico, pero ¿cuál va a ser el reto realmente hablando de tecnología para los próximos años?

Como resumen, el principal reto que afrontamos en el sector de la tecnología aplicada al fitness es la mejora de la tasa de uso de la misma, la interconexión todos los servicios ya desarrollados, y a la vez el desarrollo de software capaz de sintetizar muy bien toda la información registrada ofreciendo al usuario final un verdadero valor que potencie su adherencia a un hábito de vida saludable.

Más información: trainingym.com


No hay comentarios

Añade el tuyo