ESENCI@L

El final de las restricciones, el perfil de los usuarios o los costes energéticos, principales cambios

Las 10 claves que han marcado a los gimnasios españoles en 2022

Algunas de las tendencias de este año se mantendrán en 2023

En-España-el-50-de-los-usuarios-de-gimnasios-busca-ponerse-en-forma

El aumento de los entrenamientos de fuerza y de alta intensidad, el fin de las mascarillas y el rejuvenecimiento del usuario medio han sido algunas de las claves más destacadas de los gimnasios españoles este 2022

(29-12-2022) 2022 será recordado como un año agridulce para el sector del fitness. Empezó arrastrando unas restricciones anticovid que se alargaron hasta bien entrada la primavera y terminará con la sensación de que recuperar el 100% de los usuarios precovid no es suficiente para volver a tener la rentabilidad previa a la pandemia. CMDsport ha analizado las diez claves que han marcado al fitness español este año.

El próximo sábado se cerrará un 2022 que ha transformado significativamente al sector del fitness en España. Ha sido un año intenso, lleno de cambios que han impulsado la renovación de una industria en permanente evolución. A través de este artículo, CMDsport analiza una lista diez aspectos que han marcado a los gimnasios españoles este año. 

1. EL FIN DE LAS RESTRICCIONES ANTICOVID  

Aunque los gimnasios españoles hace varios meses que han dado carpetazo a las restricciones para combatir el covid, lo cierto es que la campaña de abonados del pasado mes de enero se vio empañada por la sexta ola de la pandemia, marcada por la variante ómicron. 2022 empezó con mascarillas en los gimnasios (no se retiraron de los interiores hasta el 20 de abril) y con la presencia del certificado covid en hasta nueve comunidades autónomas. 

Aunque ésta última medida fue considerado como “un mal menor” para el sector del fitness, en la medida que evitó nuevos cierres sectoriales, lo cierto es que provocó un importante número de bajas y, sobre todo, supuso un freno en el ritmo de altas para los gimnasios en un momento clave para la captación de usuarios. La presión de distintas patronales de gimnasios, que entendían que la aplicación de esta medida no sirvió para frenar el avance de la sexta ola, propició que las distintas comunidades autónomas fuesen retirando esta restricción, que desaparició de los gimnasios a finales de febrero. 

El mes de mayo fue el primero, desde el estallido de la pandemia, en el que los gimnasios quedaron libres de restricciones. Es decir, que en cuatro de los 12 meses de este 2022 aún estaban vigentes algunas medidas en los centros deportivos españoles. 

2. LA RECUPERACIÓN DE ABONADOS 

La progresiva supresión de restricciones dio pie a una también paulatina recuperación de abonados. Gran parte de empresas y de clubs deportivos vivieron un verano mejor en altas que los registrados en el año previo a la pandemia, una tendencia que se vio incrementada en los meses de agosto, septiembre y octubre, cuando los gimnasios pudieron vivir la primera gran campaña de captación de abonados libre de mascarillas y de restricciones en más de dos años. 

El Barómetro mensual de FitnessKPI correspondiente a septiembre, de hecho, constataba en buena medida cuál era el estado de salud medio del sector en lo que a la recuperación de distintos parámetros se refiere. Los gimnasios españoles se situaban en una media de socios del 91% de los que tenían en 2019. Es decir, que aún faltaba por recuperar un 9% de los abonados que iban a los centros de fitness antes de la pandemia. 

3. MÁS JÓVENES Y MÁS USOS

La mayoría de los usuarios que faltan por volver a los gimnasios son principalmente gente mayor y público femenino. Aunque la práctica totalidad de las cadenas aún no han recuperado el 100% del volumen de socios que tenía en 2019 -en los centros comparables, abiertos antes del estallido del covid-, lo cierto es que casi todas aseguran que ya han igualado, o incluso superado, los accesos previos al covid. De hecho, el mismo Barómetro de FitnessKPI de septiembre ya mostraba que el sector registraba una media del 101% de los accesos obtenidos en 2019. 

Es decir, que los usuarios actuales de los gimnasios usan más las instalaciones. Este cambio de tendencia se explica, principalmente, por el cambio en el perfil de los usuarios: han desaparecido los usuarios ‘dormidos’, aquellos que pagaban pero no iban al gimnasio, mientras que los que pagan su cuota ahora optan por usar notablemente más sus instalaciones. 

Los gimnasios han vivido este año un importante rejuvenecimiento: según FitnessKPI, el pasado mes de octubre (de 2022) el 36% de los usuarios de los gimnasios españoles eran menores de 30 años. En octubre de 2019, en cambio, representaban el 25%. Los jóvenes, sobre todo los de la Generación Z, siguen ganando peso en los gimnasios españoles, han sido el principal motor de la recuperación de numerosas cadenas (especialmente las de bajo coste) como Fitness Park o Smartfit

4. MÁS FUERZA Y TECNOLOGÍA

La presencia de un mayor porcentaje de jóvenes ha propiciado que muchos gimnasios hayan optado por adaptar su apariencia y espacios a este nuevo tipo de públicos. La menor presencia de mayores de 50 años ha propiciado el recorte de algunas zonas de cardio, mientras que el mayor peso de jóvenes ha provocado la ampliación de los espacios de musculación y de entrenamiento funcional. 

Lo constatan tanto operadores de gimnasios como marcas proveedoras de fitness como Thomas Wellness Group o Etenon Fitness. Estas y otras compañías del sector, especialistas en equipamientos de fuerza, han vivido un impulso gracias a esta transformación que han vivido las salas de fitness en los últimos meses. Muchos gimnasios que decidieron aplazar renovaciones pendientes debido a la pandemia lo han hecho este año incluyendo los cambios mencionados. 

La fuerza no es el único ámbito que gana peso. También sigue incrementando su peso específico la tecnología, que sigue buscando fórmulas para irrumpir en los gimnasios. Son varias las empresas que han empezado a presentar en el último año distintas soluciones que acercan el usuario -que al ser más joven está más habituado a usar determinadas tecnologías- a nuevas posibilidades online: desde las recompensas de Trainingym para aumentar la fidelización a la interactividad de las clases virtuales de Telegim TV, pasando por la criptomoneda Fittoken, que también busca incentivar la retención de los usuarios; o el metaverso, un nuevo mundo digital que algunas empresas como Les Mills ya están empezando a explorar y que podría acercar el fitness a los gamers.  

5. EL OUTDOOR LLEGA PARA QUEDARSE

La pandemia descubrió a muchos operadores que un gimnasio no necesariamente tiene que ser un espacio cerrado por cuatro paredes y un techo. Las restricciones a los espacios cerrados provocaron un boom de deporte al aire libre, una tendencia que muchos gimnasios y centros deportivos han intentado capitalizar en los últimos meses reforzando su oferta de deporte outdoor con más espacios. 

Atalanta Sport Club o Fibra Premium Sports Club son algunas de las marcas de centros deportivos que han optado por transformar pistas de pádel en gimnasios outdoor. El pádel sigue manteniendo el tirón que tuvo en 2021 y, sobre todo, en 2020, aunque las cifras de usuarios por instalación han empezado a estabilizarse ante la proliferación de pistas en España. Ha sido precisamente gracias a esta apuesta por el outdoor que centros como Triops han logrado recuperar este año las cifras de usuarios previos a la pandemia. El deporte al aire libre, así pues, ha llegado para quedarse, también dentro de los centros de fitness. 

Atalanta Sport Club reconvirtió este verano una de sus pistas de pádel en una zona de fitness outdoor

6. EL AUGE DEL ENTRENAMIENTO PERSONAL

Otro de los cambios más significativos que ha provocado la pandemia en los centros de fitness es el creciente interés por la personalización de los entrenamientos. Han crecido los usuarios que prefieren clases de entrenamiento personal o en pequeños grupos en detrimento a los entrenamientos que antes podían realizar en salas de fitness o clases colectivas abarrotadas. Este mayor acercamiento hacia el usuario supone un aliado para los gimnasios a la hora de potenciar su capacidad de retención de sus abonados. 

El fitness español se ha ‘boutiquizado’, y eso se ha empezado a traducir básicamente de dos formas distintas: con la irrupción de espacios modernos que sirven para diversificar la oferta de grandes centros deportivos (véase los casos del Aqua Sports Club o del Club Delfos)  y, también, con la proliferación de cadenas o centros deportivos independientes que apuestan por este concepto de entrenamiento en pequeños grupos donde la personalización del servicio es mayor: es el caso de enseñas como Bigg Fit, Sano Center, Brooklyn Fitboxing, Trib3 o Yoofit. Todas ellas están cosechando exitosos resultados pese a proponer un modelo que, pese a resultar distinto al resto, mantiene un rasgo en común con los demás: un acercamiento y trato más cercano por parte de los profesionales de cada centro hacia sus usuarios. 

Esta tendencia creciente ha propiciado que los gimnasios puedan aumentar su ticket medio. Así, la velocidad de recuperación de ingresos ha sido mayor que la de usuarios: según el Barómetro mensual de FitnessKPI de septiembre, el fitness español había recuperado el 95% de los ingresos (mes a mes), frente al 91% de los abonados que tenían en 2019. 

7. AUMENTO DE COSTES

El aumento del ticket medio de los gimnasios ha compensado, en parte, los estragos causados por la pandemia a nivel del volumen de socios. El sector del fitness se vio obligado a encontrar nuevas fuentes de ingresos para soportar una de las mayores crisis -sino la más grave- de su historia. 

Este 2022, a la pandemia se le ha añadido otro gran problema que ha amenazado significativamente las cuentas de explotación de las empresas: el aumento de los costes, especialmente los energéticos. Las facturas de luz y gas se han triplicado, y el próximo 2023 podría hacerlo también el agua. Esto ha provocado que prácticamente todas las cadenas de gimnasios y clubs de natación hayan tenido que tomar medidas a contrarreloj para mejorar la eficiencia energética de sus instalaciones. 

Aunque sus economías venían muy golpeadas por la pandemia, no les quedaba otro remedio que invertir en soluciones como placas fotovoltaicas que permitan rebajar los consumos energéticos. En algunos casos, como el de Centros Supera, los desproporcionados costes de mantenimiento provocados tras las subidas de costes han obligado a cerrar piscinas y otras zonas de agua. 

8. LAS CUOTAS TAMBIÉN SUBEN

La mayoría de gestores deportivos han optado, en la medida de lo posible, para no cerrar las zonas de agua ya que entendían que podía provocar una estampida de usuarios hacia otras instalaciones. Algo que, en este contexto postcovid, podría resultar letal para muchos centros. 

Para compensar en parte el impacto de la pandemia y de los costes, casi todos los centros deportivos (al menos los privados, ya que los públicos están condicionados por los pliegos de los respectivos ayuntamientos) han optado por subir las cuotas a sus usuarios, una tendencia que seguirá en 2023. Son muy pocas las marcas que hayan decidido congelar sus tarifas. Entre ellas, Fitness Park, que se mantiene en los 24,95 euros mensuales. 

Eso sí, en la mayoría de casos, las cadenas han optado por repercutir a sus usuarios un incremento porcentual mucho menor al del IPC acumulado este año. Según datos del Idescat, de hecho, los gimnasios catalanes apenas han subido un 1,9% sus cuotas este año, una subida prácticamente irrisoria si se compara con la de otros productos o servicios como los libros (3,9%), los restaurantes (6,7%), los muebles (9,7%); el pan (14,9%) o el azúcar (50,2%). 

En España, el low cost ha evolucionado aumentando en casi 10 euros su cuota media: nació con tarifas cercanas a los 19 euros y ahora la mayoría de cadenas de bajo coste ya se sitúan en 29 euros o, incluso, por encima de los 30. Según un informe elaborado por CMDsport, la cuota media del sector se sitúa en 49,1 euros. Todo parece indicar que el próximo año se registrarán nuevas subidas de precio. 

9. EL MERCADO SE CONCENTRA

A pesar del incremento de los costes de materiales, de transporte y de mano de obra registrado en los últimos años, lo cierto es que la crisis de suministros no ha cancelado, ni mucho menos, los planes de crecimiento de las principales cadenas de gimnasios que operan en España. 

El mercado del fitness español sigue concentrándose en una serie de marcas que aspiran a aglutinar una mayor cuota de mercado. Así, Basic-Fit ha logrado coronarse este 2022 como la cadena con más gimnasios low cost en España tras haber completado más de 30 aperturas. Synergym, de las pocas cadenas que sigue su ritmo, aspira a alcanzar los 90 gimnasios en 2023. Fitness Park, por su parte, sigue posicionándose en España, donde este año ha invertido más de 10 millones de euros en las nueve aperturas efectuadas.    

No son las únicas enseñas que crecen, pero sí algunas de las principales. Otras como CrossFit, Sano Center o Brooklyn Fitboxing también siguen desarrollando importantes planes de expansión en nuestro país. Cada enseña, eso sí, elige su determinada fórmula para crecer: algunas lo hacen de forma orgánica, con centros nuevos, otras a través del modelo concesional, otras explotando los patios de colegios privados y también las hay, como DiR, que optan por reconvertir centros en funcionamiento que estén pasando por dificultades económicas. 

Marcas cada vez más fuertes y con una presencia más destacada en todo el país. El ritmo de aperturas de las grandes cadenas, junto con las grandes operaciones corporativas confirmadas a lo largo de este curso, demuestra que este el fitness es un sector muy vivo que, tras sobrevivir a la pandemia, sigue atrayendo el interés de los inversores. 

10. PENDIENTES DE LOS JUZGADOS

Este 2022 también ha sido el año en el que alrededor de 600 gimnasios españoles han iniciado la vía judicial contra diferentes administraciones, el Gobierno estatal y algunos autonómicos, para reclamar los daños y perjuicios causados por los cierres y restricciones anticovid. 

Distintas patronales sectoriales iniciaron en 2021 los procesos de demanda, pero una vez agotada la vía administrativa, el silencio de las administraciones provocó que estos trámites pasasen a la vía judicial. Según distintos bufetes de abogados, se prevé que sea en 2023 cuando los diferentes tribunales resuelvan las demandas de los gimnasios, que reclaman más de 100 millones de euros

En el caso de obtener una resolución favorable para el sector, las administraciones deberán indemnizar a los gimnasios con cantidades que dependerán del impacto que haya sufrido cada centro y de la justificación realizada a través de los correspondientes informes periciales. De las cantidades a percibir, si las hubiera, se restarían los importes de las ayudas económicas que las diferentes comunidades autónomas hayan repartido a los gimnasios durante la pandemia. Cataluña, con cerca de 50 millones de euros, ha dado más dinero que el resto de comunidades juntas.


No hay comentarios

Añade el tuyo