ESENCI@L

José Antonio Alcobendas de iEnergy resuelve dudas y desmiente malentendidos

Las claves para que el fitness español opte a los Fondos Europeos

jose-antonio-alcobendas-ienergy

José Antonio Alcobendas, Ceo de iEnergy, resuelve las dudas que pueden generar en el fitness la consecución de los Fondos Europeos.

(7-10-2021). En los próximos 6 años, los gobiernos autonómicos españoles repartirán subvenciones por valor de 140.000 millones de euros a los que podrá optar todo el tejido empresarial español, incluido el fitness. José Antonio Alcobendas de iEnergy resuelve las principales dudas que planean sobre el sector de los gimnasios sobre los Fondos Europeos y desmiente algún que otro mito.

En torno a todo lo que concierne a los Fondos Europeos, y a las oportunidades a las que puede acceder el fitness español, existe “mucha sobre y desinformación”, conviene el ingeniero y Ceo de la empresa iEnergy, José Antonio Alcobendas.

El experto en eficiencia energética y edificación lleva años asesorando a empresas en la consecución de ayudas y subvenciones procedentes de Europa, y considera que los fondos NextGeneration de la UE comprenden “una importante oportunidad” para todas las empresas españolas, incluidas los centros deportivos y gimnasios.

140.000 millones a los que puede acceder el fitness

En este punto, entra la primera aclaración que Alcobendas quiere dirigir al sector del fitness: “En ningún momento se ha planteado una partida específica para este sector”, comenta en relación al Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia diseñado por el Gobierno español y dirigido a la cultura y el deporte, en el que se contempla la destinación de 300 millones procedentes de los fondos europeos para el fomento del sector del deporte entre 2021 y 2023, en forma de ayudas directas.

Alcobendas explica que “esta subvención se ha contemplado desde un inicio para federaciones y asociaciones deportivas, y para promover el deporte base”. Además, una diferencia principal respecto al resto de subvenciones que se han planteado es que “estas ayudas serán gestionadas por el Consejo Superior de Deporte, cuando el resto de partidas de los fondos europeos se canalizarán a través de las Comunidades Autónomas y una pequeña parte, un 4%, lo gestionarán los ayuntamientos. A estos organismos es a donde hay que dirigirse para solicitar las ayudas y no al CSD”.

Así pues, y al menos en principio, el fitness no se encabe como destinatario principal de los mencionados 300 millones de euros, pero el Ceo de iEnergy destaca que “como persona física o jurídica, propietario, empresa explotadora, arrendatario y concesional, cualquier instalaciones deportiva pública y privada, puede optar al conjunto de subvenciones que la Unión Europea otorgará a España en los próximos 6 años”. Es decir, “no hay que lamentarse por 300 millones, cuando se podrá optar al conjunto de 140.000 millones de euros procedentes del fondo de recuperación europeo de los que contará España, de los cuales 72.700 millones serán en formato de ayudas directas”.

Primer paquete de ayudas a fondo perdido

En los primeros 3 años se ha previsto que España reciba unos primeros 70.000 millones de euros en forma de subvenciones a fondo perdido, esto es, ayudas que no deberán ser devueltas.

De este montante, se ha previsto que un 37% (unos 27.000 millones) se destinen a materias relacionadas con la eficiencia energética, 14.000 millones a edificación y 13.000 millones a movilidad. Adicionalmente, se contemplan 5.000 millones de euros dedicados a digitalización.

Se trata de partidas a las que pueden optar los centros deportivos, siendo una oportunidad para mejorar sus instalaciones, aumentar su eficiencia energética y su nivel de digitalización.

Ayudas, a las que cada operador puede presentarse de forma individual, aunque Alcobendas recomienda “generar consorcios o grupos de centros deportivos que facilite a las administraciones públicas la distribución de los fondos”.

El orden de solicitud marcará la obtención de las ayudas

José Antonio Alcobendas remarca que las subvenciones irán publicándose en forma de Real Decreto por el Gobierno Central, que dará pie a que las administraciones públicas autonómicas publiquen las bases para optar a las ayudas.

En ese momento, se abrirá la convocatoria para la recepción de las solicitudes que serán atendidas por estricto orden de llegada. Motivo por el que el experto recomienda “preocuparse por reunir toda la documentación que se va a solicitar antes de que se publiquen las bases, para estar bien posicionados una vez se abra el plazo”.

Cuidar la presentación

No sólo puede ser crucial para obtener la subvención el ser de los primeros en solicitarla, sino que es igual de importante que la documentación a presentar sea correcta. “Según informa Idae, mínimo el 40% de los proyectos que se presentan para optar a subvenciones son rechazados por estar mal armados”, advierte Alcobendas.

La consecuencia de ello es que “pasas al final de la cola, sumando muchos números para que no te llegue la ayuda, no por falta de fondos porque hay más disponibles de lo que puede abarcar la administración pública y probablemente no llegará a otorgar las ayudas a todos los proyectos presentados”.

Por ello ve necesario asesorarse y contar con empresas especializadas que puedan contribuir a presentar correctamente la documentación solicitada y en el plazo adecuado, es decir, lo antes posible.

Las ayudas, al finalizar la obra

Otra duda que planea sobre el sector es la relacionada con el plazo de entrega de las ayudas y el hecho de que las empresas tengan que adelantar la inversión del proyecto presentado. A lo que el experto contesta que “no en todos los escenarios se va a requerir la realización de un proyecto, por ejemplo en la partida de placas fotovoltaicas, bastará con un informe que certifique que se ha apostado por ellas y su uso”.

En los casos en los que sí que se requerirá el cumplimiento de un proyecto, “las subvenciones se abonarán una vez se finalicen las obras, lo cual someterá a las empresas a un apalancamiento que deben prever, pero deben contar que se les retornará en la mayoría de casos más del 50% de lo invertido”.

Una vez se presenta el proyecto, la administración pública tiene un plazo máximo de 6 meses para contestar si otorga la subvención, aunque Alcobendas asegura que “lo normal es que contesten entre dos y tres meses después de presentar la documentación”. Tras la respuesta, la empresa cuenta con 6 meses para decidir si acepta la subvención y realiza el proyecto o la rechaza. Y, dependiendo de las ayudas, se abrirá un plazo de entre 12 y 18 meses para ejecutar las obras”.

Otras ‘ayudas’

Asimismo, Alcobendas recuerda que no todo son subvenciones, sino que también existen otras partidas que pueden suponer un ahorro y beneficio para las empresas, en forma de incentivos fiscales. Por ejemplo, en Madrid, se ha previsto que la licencia de obra pase a tener un valor de 0 euros y que en los próximos tres años el IBI se reduzca al 50%.

2 Reales Decretos publicados

Por lo pronto, ya se han publicado los dos primeros Reales Decretos, de los cuales, la mayoría de Comunidades Autónomas han comenzado esta semana a publicar las bases para solicitar estas subvenciones.

La primera se trata del Programa de incentivos ligados al autoconsumo y almacenamiento energético, en el que se contempla una línea de subvención para el autoconsumo fotovoltaico y otra para el almacenamiento en instalaciones existentes. Se trata de unas subvenciones dirigidas a todo tipo de edificaciones, incluidas los centros deportivos. Las solicitudes se deberán presentar a la Comunidad Autónoma que presente las bases, al menos un día antes de que comience el proyecto para el que se solicita la ayuda. Y se atenderán por orden de entrada.

Sobre los requisitos para optar a estas subvenciones, son tres:

  • Una única solicitud por actuación
  • Todas las instalaciones de la empresa deberán incluir monitorización
  • El plazo de justificación será de 18 meses.

Se espera que estas ayudas cubran hasta el 45% de la inversión requerida para el proyecto, pudiéndose el resto sufragar mediante fondos propios, el modelo renting o a través de la amortización con ahorros energéticos.

El segundo decreto presentado es el Programa de Rehabilitación Energética de edificios existentes, para lo que se ha destinado una partida de 50.000 millones de euros. Podrán solicitarla edificios de cualquier uso, premiándose la mejora tanto de la instalación como del envolvente.

Los requisitos para optar a esta subvención serán presentar el certificado energético de antes y después de ejecutar el proyecto, presentar una memoria técnica de la instalación y el presupuesto de las empresas que ejecutarán la mejora.

Para mejoras en la eficiencia energética envolvente, se han planteado ayudas que cubran más del 75% de la inversión requerida, el 65% en el caso de instalaciones técnicas y el 45% para iluminación, más ayudas complementarias que pueden suponer un 25% de la inversión.


No hay comentarios

Añade el tuyo