ESENCI@L

La marca cuenta ya con tres gimnasios en Zaragoza

Los gimnasios boutique SportUp inician su expansión como franquicia

Entrada a uno de los centros de SportUp en Zaragoza.

Entrada a uno de los centros de SportUp en Zaragoza.

(4-3-2021). Con tres centros en Zaragoza y tras su integración en el grupo empresarial Nodriza Tech, SportUp inicia su expansión en forma de franquicia con el objetivo de sumar dos gimnasios más este año y acelerar las aperturas durante 2022.

SportUp surgió hace 10 años como un proyecto para ofrecer servicios de entrenamiento personal en diferentes centros fitness y gimnasios en Zaragoza, con la idea de ser una red profesional de entrenadores personales.

En 2013 se inauguró el primer centro SportUp Parque de los Poetas. En el año 2017, la compañía abrió el segundo centro propio, SportUp Torre del Agua, con unas dimensiones mayores y  “la mente puesta en desarrollar un modelo de negocio que fuese franquiciable”, afirma el CEO de SportUp, Carlos Iriarte. Así, en 2019, se inauguró la primera franquicia en Zaragoza, SportUp Romareda, gestionada por Iñaki López, que actualmente está funcionando con un gran rendimiento a pesar de todas las dificultades debidas a los factores externos de esta temporada, añade Iriarte.

Carlos Iriarte, CEO de la cadena SportUp.

El directivo explica que, desde entonces, el proyecto ha ido madurando y en estos momentos “estamos poniendo todo a punto para comenzar con la expansión a nivel nacional, que íbamos a llevar a cabo el año pasado pero se ha retrasado por la pandemia. Sin embargo, este periodo nos ha servido para optimizar todos los procesos y el desarrollo del negocio para tener un modelo que ofrezca mayor rentabilidad a los futuros franquiciados”.

El último año, SportUp se integró dentro de un grupo empresarial llamado Nodriza Tech, un ‘venture builder’ tecnológico, lo que va a permitir afianzar el proyecto y acelerar el proceso de expansión.

Ahora, SportUp arranca su expansión como modelo de franquicia, con la previsión, como detalla Iriarte, de poder “abrir en el segundo semestre de 2021 al menos una nueva franquicia en Zaragoza y una o dos más fuera de la ciudad. Pero el crecimiento importante esperamos poder tenerlo a lo largo del próximo año 2022, con la situación de la pandemia más relajada”.

Boutique con tres tipos de servicios

Los centros de SportUp son instalaciones boutique en las que existe un sala o zona de entrenamientos, un despacho que a su vez cumple funciones de sala de valoración, y los vestuarios. Iriarte concreta que se decora “con un toque especial, para que el usuario se sienta como en su casa y tenga la mejor experiencia posible basada en la personalización e individualización según sus necesidades”.

Además, se cuenta con un equipo humano de entrenadores, todos ellos con formación universitaria en Ciencias del Deporte, formación específica en entrenamiento personal y una alta cualificación en otras competencias para el negocio.

El CEO informa que, “principalmente, se oferta tres tipos de servicios: entrenamiento personal a nivel individual, entrenamiento en parejas o duos y grupos reducidos de un máximo de seis personas. En condiciones especiales también ofrecemos entrenamientos a domicilio y en el último año se ha incrementado la demanda de servicios online, aunque estos dos últimos no son el core de nuestros servicios, sino los presenciales en nuestros centros, donde contamos con todo el equipamiento y tecnología para poder ofrecer la mejor experiencia a cada usuario”.

Las dimensiones recomendadas para un centro SportUp son unos 130-150 m2. En cuanto al equipamiento, por un lado se cuenta con todo el material de entrenamiento de la propia marca CiSport, así como ergómetros que permitan realizar actividad física sin un impacto articular, tales como remo, Skierg, Wattbike o incluso poleas cónicas.

Destaca también el uso de la tecnología para realizar una evaluación inicial del estado corporal así como monitorizar todo el proceso, durante las sesiones y hacia la consecución de los objetivos, a través de un software propio y una APP para los usuarios.

Modelo hacia el autoempleo

Carlos Iriarte aclara que el modelo de franquicia “está basado en 10 años de experiencia de gestión propia y franquicias de éxito. El modelo está orientado principalmente hacia el autoempleo, pero también tiene cabida la figura de un franquiciado inversor que pueda adquirir una o varias unidades en un área geográfica concreta, contando siempre para ello con la figura de un responsable de centro de entrenamiento y un equipo de entrenadores que cumplan los requerimientos de calidad de la franquicia”.

La inversión inicial está entorno a los 40.000 -60.000 euros, incluido el canon de entrada, dependiendo en gran medida del estado previo del local y la inversión requerida en acondicionarlo. Para ello, la central de la franquicia cuenta con un equipo especializado para llevar de la mano al franquiciado en todo este proceso de búsqueda, acondicionamiento y preapertura del local. Además, existe un royalty mensual que depende del volumen de trabajo realizado y la facturación. Esta partida incluye el soporte permanente, estrategias de captación de clientes, el asesoramiento en decisiones estratégicas, etc. El retorno de la inversión también depende de la ubicación geográfica, pero se sitúa de media entre 1,5 y 3 años, concluye Carlos Iriarte.


No hay comentarios

Añade el tuyo