ESENCI@L

Esperan crecer un 15% este año

Los deportes de raqueta elevan Bonasport por encima de las cifras precovid

Durante la pandemia han registrado más peticiones de clases personales y escuelas

bonasport-pistas-logos

La alta demanda de servicios de pádel y tenis ha disparado los ingresos de Bonasport Club desde el estallido de la pandemia

(6-6-2022) Los deportes de raqueta impulsan la recuperación de Bonasport Club. El centro deportivo premium de Barcelona presenta mejores cifras a nivel de ingresos que las que tenía antes de la pandemia gracias al impulso otorgado por el elevado interés por el tenis y el pádel. Dos deportes que se vieron impulsados durante la pandemia, a finales de 2020 y todo el 2021, y que está manteniendo registros de practicantes muy elevados en este 2022.

36 años después de nacer, en 1986, con las tres primeras pistas de pádel de Barcelona y algunas otras de tenis, Bonasport Club coge impulso en el inicio del tercer año de pandemia gracias, precisamente, a la apuesta por los deportes de raqueta. Unas modalidades outdoor cuya demanda se ha disparado mucho también en esta instalación deportiva, que cuenta actualmente con 7 pistas de tenis, 9 de pádel y 3 de squash. La sección de tenis, además, está dirigida por una leyenda de este deporte, Manuel Orantes. 

El gerente de Bonasport Club, Eduard Cabré, pone cifras al crecimiento que ha experimentado este centro en volumen de usuarios: “Las clases particulares y escuelas de tenis subieron un 40% en 2021 con respecto a 2019, mientras que las de pádel lo hicieron un 20%. Este año ya no hay tanto crecimiento, se han estabilizado esos usos”. 

El incremento en la demanda de estos y otros servicios aparte de la cuota de socios ha propiciado que, en estos primeros meses del año (de enero a abril), Bonasport Club haya cosechado un 7% más de ingresos que en el mismo periodo de 2019 y un 20% más que en 2021 pese a tener menos abonados que antes del estallido del covid. Estas cifras también se explican, en parte, por la fuerte apuesta que Bonasport hizo por trasladar el máximo de actividades a sus espacios exteriores, algunos de los cuales están habilitados, con espacios refrigerados o cubiertos del sol, para poder practicar actividad física incluso en los meses más calurosos. 

Cabe recordar que, el año pasado, en Cataluña hubo un cierre sectorial que duró un mes (entre el 7 de enero y el 7 de febrero). Por otro lado, el hecho que hasta este mes de abril se mantuviera vigente la obligación de usar mascarillas en las clases dirigidas, supuso un freno en la demanda de servicios de este tipo. Tras su retirada, en este centro han detectado un repunte de demanda y ya vuelven a estar en cifras previas al covid. 

5% MENOS DE SOCIOS QUE EN 2019

Este incremento de facturación no va a la par del número de socios, que aún está un 5% por debajo de 2019 (alrededor de 2.000 abonados), pero un 6% más que en 2021. “Pese a la leve diferencia a nivel de socios, parece que haya más gente, porque los usos han aumentado mucho: los socios que apenas venían ya no existen”, añade Cabré. El centro está logrando superar el volumen de negocio precovid con menos socios de los que tenían hace tres años gracias a las escuelas, clases particulares y a la subida de precios aplicada con el cambio de año. 

Como ya explicó CMDsport en diciembre de 2021, Bonasport tenía previsto subir las tarifas este 2022, algo que hizo en enero, cuando rebasó los 200 euros de cuota mensual. Pasó de los 195 euros a los 208, un 6,6% más. “De momento no hemos recibido quejas de los socios, los usuarios están mentalizados de que estamos viviendo en un entorno inflacionista muy importante”, admite Cabré. El centro espera poder aumentar en cerca de un 15% la facturación anual con respecto a la de 2021

La subida de costes energéticos también afecta a este centro deportivo premium, que ha visto cómo desde enero se les ha doblado la factura del gas y les ha aumentado en más de un 30% la de la luz. Para tratar de contener el gasto energético, el centro ya ha encargado a una agencia externa un estudio para potenciar la autogeneración de energía fotovoltaica. El centro dispone desde hace varios años de placas fotovoltaicas, pero analizará si puede renovarlas con otras de más nuevas y que puedan generar un mayor ahorro energético. 

Antes de proyecto, aún en fase de estudio, llegará otra significativa reforma en la instalación, las obras de los vestuarios femeninos, en los que invertirán cerca de 400.000 euros. El centro espera poder tenerlos listos en septiembre, tras un par de meses de obras. Estas reformas servirán para optimizar, ampliar y modernizar los vestuarios. Será la principal obra que afronten este 2022. Para más adelante quedará la construcción de un rocódromo exterior, proyecto que ya adelantó este medio y que afrontarán en siguientes ejercicios. 


No hay comentarios

Añade el tuyo