ESENCI@L

La omnicanalidad del escenario post-covid-19 añade nuevos retos

Los instructores de clases colectivas de gimnasios deberán ser más ‘influencers’ que nunca

Clases-colectivas-dirigidas-bis

Los ponentes del webinar coincidieron en destacar que los gimnasios tendrán que tener aún más en cuenta el número de seguidores que es capaz de aglutinar cada instructor.

(14-5-2020). La capacidad de engagement de los instructores de clases dirigidas será una de las claves para que los gimnasios consigan mantener una elevada afluencia de abonados a las sesiones grupales, junto con las medidas higiénicas y el distanciamiento de seguridad. Este fue ue uno de los puntos más destacados del webinar organizado ayer por Management Around Sports (MAS).

¿Cómo cambiarán las clases colectivas en los centros deportivos tras el COVID-19? A partir de esta cuestión inicial, distintos expertos del sector del fitness debatieron ayer en un webinar organizado por Management Around Sports (MAS). En el mismo, se trataron aspectos como el papel que deben desempeñar los monitores de las clases colectivas, la adaptación a las nuevas reglas del juego del esenario del post-covid-19 (aunque éstas puedan ser transitorias), y la delimitación de las opciones de movilidad y actividad que los clientes tendrán dentro de las instalaciones.

Uno de los temas más destacados del debate fueron los instructores de las clases colectivas. Éstos pueden tener un peso capital a la hora de mantener un elevado número de socios en los gimnasios. “Los instructores son básicos. El cliente muchas veces no percibe las diferencias entre los operadores, pero sí sabe distinguir si ha conectado con el instructor”, dijo al inicio de la sesión la directora de recursos humanos y calidad de Smartfit, Sabrina López.

Siguiendo esa línea, el resto de ponentes constataron que los operadores tendrán que tener aún más en cuenta el número de seguidores que es capaz de aglutinar cada instructor. “A parte de tener en cuenta la prueba técnica, habrá que preguntar a los instructores cuántos seguidores tienen en Instagram, por ejemplo. Habrá que buscar aquellos que tengan muchos seguidores para atraerlos a los centros”, apuntó el subdirector técnico de Paidesport, Carlos García Vidal. El ejecutivo comentó, asimismo, que los gimnasios tendrán que formar a los instructores de modo que éstos puedan adaptarse al nuevo escenario: aprender a transmitir las correcciones sin que haya contacto físico en las clases presenciales y, en el caso de que las sesiones sean vía streaming, cuidar mucho su capacidad de comunicación.

ENGAGEMENT PERSONAL DEL INSTRUCTOR

Por su parte, el responsable del área técnica de CET10 , Alex Clavijo, señaló que “el  engagement que puede tener el instructor siempre es más personal que el de la marca. Tenemos que estar ahí para que los seguidores que éste tiene ayuden a la marca del centro”. Alex Clavijo se mostró convencido de que las actividades dirigidas “eran y serán aún más” un elemento de retención y fidelización de los clientes a los distintos centros. Para ello, añadió el directivo de CET10 subrayó que “los instructores serán nuestros influencers”. A ello se sumó Sabrina López, de Smartfit, asegurando que “es el momento de explotar el talento y trabajar para que, a través de los instructores, los usuarios descubran y se enganchen al resto de la parrilla”.

Preguntada acerca de cómo se pueden evitar problemas en relación a los derechos de los contenidos digitales, Sabrina López explicó que en Smartfit los instructores cedieron por contrato los derechos de imagen a la empresa, de forma que es ésta la que extrae los réditos económicos de la actividad que luego publica en las redes sociales. “Se trata de extrapolar al canal online lo que ocurre en el centro físico. Aunque sea para otra plataforma, sigue siendo parte del horario del trabajador”, zanjó. Otra cosa, puntualizó la directiva de Smartfit, es que redes como Instagram puedan poner algunos problemas con los derechos de autor de la música utilizada. No obstante, ese es un debate legal sobre el que tendrán que profundizar los operadores.

COMBATIR EL MIEDO DE LOS USUARIOS

Contrarrestar el miedo a los contagios será uno de los principales retos de los operadores cuando reabran sus instalaciones. Especialmente en las clases dirigidas, donde deberán quedar muy claras las pautas a seguir por los usuarios. “La seguridad y las medidas higiénicas serán puntos básicos. Pero también serán claves los contenidos de las clases dirigidas, enfocados a un cliente más preocupado por su salud”, expuso Simón Ruedas, director de producto de Accura.

Daniel Simón considera fundamental que se aporte al cliente de las clases dirigidas “un valor diferencial respecto a otras actividades o al entrenamiento que hace en casa”. Según añadió, “los clientes estarán dispuestos a pagar más si se les evidencia la seguridad y se les aporta un valor añadido en el entrenamiento”.

INCERTIDUMBRE SOBRE LAS MEDIDAS

La incertidumbre acerca de qué medidas higiénicas y de distanciamiento social deberán adoptar los gimnasios fue otra de las cuestiones que surgió en el debate. Según el subdirector técnico en Paidesport, Carlos García Vidal,  “aún no sabemos las ‘reglas del juego’, pero está claro que vamos a tener que cambiar a nivel estructural la parrilla de clases de los centros.

Pese a asumir que habrá cambios temporales, la intención de muchos operadores será que las nuevas medidas afecten en la menor medida posible a los clientes. “Garantizaremos limpieza, pero intentaremos cambiar lo menos posible. La mayoría de gente no quiere que cambie nada”, sentenció Àlex Clavijo de CET10.

CLASES MÁS BREVES

Según coincidieron los ponentes, con la reapertura, muchos centros optarán por reducir la duración de las clases para lograr absorber la mayor cantidad de clientes posibles y, de paso, permitir que haya limpieza y desinfección entre sesión y sesión.

Sabrina López contó la fórmula que emplearán en Smartfit: “Dejaremos 30 minutos entre clase y clase. Las sesiones serán de 30 o 45 minutos y el cliente estará muy implicado en el proceso de higienización”.

La comunicación será otro de los aspectos imprescindibles en este proceso. “Los técnicos serán responsables del buen hacer, de que se cumplan los mínimos higiénicos entre los usuarios”, apuntó el director de producto de Accura, Simón Ruedas.

PROFESIONALIZAR LOS CONTENIDOS ONLINE 

Para ayudar a combatir el miedo de los usuarios se trató en el debate el uso de los contenidos digitales. Para Sabrina López, éstos pueden “darle un plus a los clientes”. Su idea es ofrecerles contenidos online a través de una cuota reducida. “Si ven que pueden seguir haciendo zumba desde casa, eso les aportará seguridad. Nos habremos adaptado a las nuevas necesidades de los consumidores, que serán más exigentes”, dijo.

La directora de recursos humanos y calidad de Smartfit, eso sí, puntualizó que los contenidos deberán ser cada vez más profesionalizados. Una idea que también compartió Daniel Simón: “Tendremos que empezar a comprar mejores cámaras, micrófonos o incluso maquillarnos. Hay que hacer productos más atractivos para los usuarios. Hay que ponerse mucho las pilas a nivel tecnológico”.

Los ponentes reconocieron tener claro que hay que dar pasos adelante en este sentido. Según comentó García Vidal, de Paidesport, “la mayoría de nosotros no tenemos las herramientas, la experiencia ni los seguidores que tienen los influencers. El canal online ha llegado para quedarse, pero no tenemos que volvernos locos. Si queremos monetizar este servicio habrá que invertir recursos”, La idea del subdirector técnico de Paidesport es que, en un futuro cercano, estos contenidos sean “una alternativa al servicio habitual que sirva para no perder de vista al cliente. Que no sea un adiós, sino un hasta luego”.

SESIONES INDOOR Y OUTDOOR

Aunque los ponentes asumieron que los contenidos digitales seguirán manteniéndose en el futuro, también aceptaron que su consumo irá bajando poco a poco. “La mayoría de gente no tiene en casa el material ni el ambiente que debería, por lo que muchos querrán seguir viniendo al gimnasio. Quizás habrá más runners que nunca, porque la gente cambiará la manera de hacer ejercicio”, apuntó Clavijo.

Por su parte, Simón Ruedas señaló que “habrá empresas que conectarán con los clientes con nuevos métodos que antes no se daban y se establecerán nuevos vínculos que se creían imposibles antes de esto”.

Otra vía para evitar que muchos clientes se den de baja los primeros meses de actividad será potenciar las actividades al aire libre, bien sea dentro o bien fuera de las propias instalaciones.

SALARIOS INTOCABLES

En el debate también se planteó otra cuestión, la conveniencia o no de rebajar los salarios a los empleados, una posibilidad que los expertos rechazaron de forma clara. Al respecto, Sabrina López sentenció: “rotundamente no. Retener talento no es disminuir salarios. Hay centros donde se paga al instructor por el número de alumnos en cada clase. Si por las limitaciones de aforo su parte variable del sueldo se ve afectada, podemos encontrar otros medios como las clases online para compensarles”.

Por su parte, Alex Clavijo concluyó que  “de cómo nos comportemos con el trabajador, ese trabajador se acordará. No vamos a escatimar en eso, sería una estrategia equivocada”.


No hay comentarios

Añade el tuyo