ESENCI@L

Los mandamientos de la profesionalización de clubes deportivos

Según los DG del Club Natación Sabadell y del Club Natación Barcelona

profesionalizacion

(12-6-2019). “Es necesario que las empresas profesionalicen sus modelos de negocio, porque sino no controlaremos nuestro destino y lo hará otro por nosotros”, aseguran los directores generales del Club Natación Sabadell y del Club Natación Barcelona

En un entorno volátil, incierto, cambiante, ambiguo y, en definitiva, complejo como el actual, la profesionalización del modelo de negocio se presenta como la única opción para mantener las riendas del destino de nuestras empresas. Así lo cree Pere Carbó, director general del CN Barcelona, quien considera necesario que el sector trabaje “constantemente” por profesionalizarse porque, advierte, “sino no controlaremos nuestro destino y lo hará otro en nuestro lugar”.

Carbó participó, junto al director general del Club Natació Sabadell, el pasado 30 de mayo en el VI Congreso Wuics de Gestión de Centros Deportivos, donde aportaron una serie de recomendaciones para llevar a cabo procesos exitosos de profesionalización dentro de los clubes deportivos.

Fases del proceso de profesionalización

Pere Carbó aseguró que los procesos de profesionalización son “trabajos continuos” que se deben llevar a cabo para “saber dónde estamos, dónde queremos llegar, qué es necesario hacer para llegar y para conseguir resultados”. Remarcando que “sin profesionalización, los resultados ocurren por casualidad”.

Pere Carbó, durante su intervención en el VI congreso Wuics.

Pero para emprender el proceso de profesionalización, es necesario tejer una estrategia que, según Carbó, se fundamenta en cuatro fases: Dónde quiero ir (misión/visión, valores, meta), análisis, formulación e implementación/seguimiento.

El directivo del CN Barcelona aconsejó buscar ejemplos de planes estratégicos de otras empresas para coger inspiración; “en Internet hay muchos”. Pero considera primordial contar con un plan de acción.

Plan de acción

Un plan para el que “se necesitan tres ingredientes: Saber (conocimientos), querer (actitud) y poder (habilidades)”, siendo de todos ellos la actitud el atributo más valorado. Dicho esto, pasó a dar algunos consejos de lo que considera crucial a la hora de emprender un proceso de profesionalización:

  • Equipo. “Debemos rodearnos de un equipo plural, motivado y comprometido, y al frente un líder de proyecto”.
  • Tiempo. “Es necesario tiempo en cantidad y calidad. Tomar distancia en global para poder ver el conjunto. Teniendo en cuenta además que el tiempo que se dedica a profesionalizar, no se puede estar distraído por el día a día”.
  • Enfoque. “Hay que tener un enfoque y monitorizar el proyecto, para chequear que las acciones van sobre lo previsto”.
  • Actitud. “Se debe adoptar una actitud de constancia y tolerancia a la frustración. Se puede aprender por osmosis -absorbiendo el conocimiento de alguien que sabe más y que colocamos estratégicamente cerca nuestro-, o por percusión, -a base de golpes-. Cuando hayan golpes, debemos levantarnos y no castigarnos, seguir probando y siempre, siempre, celebrar los éxitos”.

Para todo ello, concluye Carbó, “se requiere de un 10% de inspiración y un 90% de transpiración, es decir, trabajo”.

Los 10 mandamientos de la profesionalización

Por su parte, el director general del CN Sabadell, Carles Poyato, enumeró los que considera, bajo su “experiencia”, los 10 mandamientos de la profesionalización en el sector de los clubes deportivos, realizados a partir de desmentir afirmaciones clásicas y muy extendidas en el mercado.

Carles Poyato, en su exposición de sus mandamientos de la profesionalización de clubes deportivos en el VI Congreso Wuics.

1- ‘Esto se ha hecho siempre así’.

Poyato considera esta frase y actitud totalmente desfasada, “el concepto de mejorar es del siglo pasado, hay que mejorar constantemente”.

2- ‘Tú antes no estabas, yo llevo toda la vida aquí’.

“No te creerás eterno. La importancia no radica en si estás o no, sino si haces o no y qué haces”.

3- ‘No te preocupes, esto siempre falla y los socios ya están acostumbrados’.

“No despreciarás a tus socios. Estamos para dar un servicio y no se puede entender que existan indiferencia sobre un mal servicio”.

4- ‘Es que antes nos trataban igual a todos y todas’

“La mejor manera de tratar por igual es tratarlos diferente. Hay que conocer a todos los integrantes de la empresa”.

5- ‘Estoy esperando órdenes’.

“No se dan órdenes, se dan instrucciones. No harás las cosas sin pensar. Somos y debemos trabajar como equipos. Si un director de orquesta toca el violín y le sobra el violinista es que no le ha dado al músico las directrices correctas”.

6- ‘Si siempre haces lo mismo, obtendrás los mismos resultados’.

“No te conformes con lo que tienes, busca más. Puede ser que los trabajadores no hayan tenido la guía y las indicaciones adecuadas y se queden en lo conocido, pero hay que salir del nido de confort”.

7- ‘Cuando te hayamos enseñado, te irás a un sitio mejor’.

“No enseñes, aprende. La actitud debe ser de decirle a los trabajadores que vamos a aprender todos, ellos de nosotros y nosotros de ellos. El aprendizaje sucede cuando alguien quiere aprender”.

8- ‘Eso es muy difícil para nosotros’.

“Cualquier mejora suena a dificultad. El cansancio o desánimo no es una opción. Hay que empoderar a los trabajadores y hacerles sentir que pueden, que lo intenten, que se tiren a la piscina”.

9- ‘Lo hemos probado muchas veces y nunca ha salido bien’

“Hay que probar hasta que salga, buscar la fórmula, pedir ayuda. Nunca se puede cerrar un proyecto así, solo cuando se considere que se ha llegado al final y no hay ninguna salida más”.

10- ‘Algún día te explicaré de dónde viene todo’.

“No esperes a explicar lo que sabes, compártelo. Un profesional es generoso, partícipe, trabaja en equipo. Por el contrario, un no profesional es egoísta, individualista y aislado, además suele autoadjudicarse un poder que no tiene, creyendo saberlo todo”.

Estos mandamientos, considera Poyato, “ayudan a pasar de ser números en una empresa a profesionales”, asegurando que lo más complicado de todo el proceso es “gestionar el talento humano”. Para ello, lanza una última recomendación:

  • Potenciar capacidades y talentos
  • Ampliar conocimientos y capacidades
  • No conformarse con adquirir talento, hay que cultivar talento
  • Valorar el trabajo que realizan los trabajadores y no el horario que cumplen

No hay comentarios

Añade el tuyo