ESENCI@L

Es el gigante del fitness canario

Lude Gestiones y Servicios pide indemnizaciones por las pérdidas de sus gimnasios públicos

Mayor afluencia a los centros privados que a los públicos

Macrofit-y-lude-gestiones-y-servicios-bis

Los gimnasios Macrofit que también rige la empresa Lude Gestiones y Servicios están registrando un mayor índice de regreso de abonados, tras la desescalada y durante este septiembre, que los centros públicos que dirige, por concesión o prestaciones de servicios, dicha compañía.

(10-9-2020). El director general de Lude Gestiones y Servicios, así como de la cadena de gimnasios Macrofit, José Calero, ha presentado solicitudes de indemnización por las pérdidas registradas en ocho de los centros públicos que rige en régimen de concesión o de prestación de servicios.

Lude Gestiones y Servicios rige en el archipiélago canario 2 centros deportivos en régimen de concesión (en Telde y en Fuerteventura), así como ocho instalaciones más en régimen de prestación de servicios. Su director general, José Calero, ha declarado a CMDsport que ha presentado solicitudes de indemnización por seis de los ocho centros en los que presta servicios, así como por los dos que explota en régimen de concesión. La petición está basada en el Real Decreto 8/2020 del 17 de marzo, artículo 34.1, en el cual se determinan las medidas en materia de contratación pública para paliar las consecuencias del COVID-19.

Dicho artículo precisa que “cuando con arreglo a lo dispuesto en el párrafo anterior, la ejecución de un contrato público quedará totalmente en suspenso, la entidad adjudicadora deberá abonar al contratista los daños y perjuicios efectivamente sufridos por éste durante el periodo de suspensión, previa solicitud y acreditación fehaciente de su realidad, efectividad y cuantía por el contratista”.

Lude Gestiones y Servicios tuvo que suspender, a causa del decreto gubernamental de cierre de gimnasios del 14 de marzo, desde esa fecha hasta principios de junio, el servicio de sus dos centros de Mogán, uno en Santa Lucía, otro en Ingenio y dos en Agüimes (todos ellos en régimen de prestación de servicios), así como de la instalación de Telde y la de Fuerteventura.

El director general de la compañía, José Calero, reclama indemnizaciones a las respectivas corporaciones municipales de dichas instalaciones deportivas en base al apartado 1 de dicho artículo 34 que especifica que la entidad adjudicadora deberá abonar indemnización “por los daños y perjuicios procedentes de los gastos salariales que efectivamente hubiera abonado el contratista al personal que figurara adscrito con fecha 14 de marzo de 2020 a la ejecución ordinaria del contrato, durante el período de suspensión”.

MÁS DE 300.000 EUROS

Jose Calero ha declarado a CMDsport que el importe solicitado de indemnización supera los 300.000 euros que, según ha afirmado, “deberían servirnos para compensar, en cierto modo, el desequilibrio económico derivado de un hecho sobrevenido de fuerza mayor”.

Posteriormente a esta actuación, el directivo ya ha anunciado su intención de plantear peticiones similares para las instalaciones deportivas citadas pero, en este caso, basadas en la Ley de Contrato con el Sector Público.

Calero ha subrayado que “las condiciones en las que nos encontramos no obedecen a una mala gestión por nuestra parte, sino a un hecho en el que nosotros no tuvimos responsabilidad alguna”.

CERCA DE 40.000 ABONADOS

Además de los 10 centros públicos que Jose Calero rige desde Lude Gestiones y Servicios, también es el maximo responsable de la cadena de gimnasios Macrofit (8 centros más) que operan en el archipiélago canario.

Antes del estallido de las consecuencias de la pandemia del Covid-19, estas 18 instalaciones contaban con 38.320 abonados. Unos 13.000 eran clientes de los centros Macrofit, mientras que los 25.000 restantes utilizaban las instalaciones públicas.

MACROFIT: REGRESO DEL 65-70%

En la actualidad, según el empresario, el índice de retorno de esos abonados a los centros Macrofit se sitúa en una media del 65-70%, mientras que el de los centros públicos apenas alcanza una media del 50%.

La empresa ha fijado en todos los centros un aforo máximo de 24 clientes por sala, los cuales guardan una distancia entre cada uno de ellos de 2 metros, es decir superior a la fijada por el Gobierno autónomo que ha sido fijada en un metro y medio, y, asimismo, obliga a utilizar la marcarilla a todos los clientes de los centros, con la única excepción de cuando se ejercitan en las máquinas de ciclo indoor y en las elípticas. Las medidas, según explica Calero, “han sido admitidas generalmente bien por los usuarios, si bien reconocemos que las mismas pueden haber causado cierto efecto disuasorio para el regreso de cierta parte de nuestra clientela”.

Por otro lado, esa limitación de 24 personas como máximo en las salas grandes, que en las de menores dimensiones se reduce, ha provocado, según reconoce Calero, que “en los centros públicos no podamos alcanzar las cifras de afluencia basadas en volumen que necesitaríamos para mantener la rentabilidad”.

CAÍDA ECONÓMICA SUPERIOR AL 30%

El año pasado, el conjunto de las 18 instalaciones reportaron a la compañía una facturación total de 16,3 millones de euros. De éstos, unos 7,3 millones procedieron de los centros Macrofit y unos 8,2 millones, de los centros públicos.

Para este 2020, Jose Calero ve difícil hacer previsiones, “pues todo depende de lo que suceda en los cuatro meses que quedan hasta el cierre de ejercicio”.

Pese a ello, el empresario ya vaticina una caída de la facturación, en relación a la del año pasado, “seguramente superior al 30%”.


No hay comentarios

Añade el tuyo