ESENCI@L

La Global Health Fitness Alliance define su hoja de ruta

Mª Ángeles de Santiago: “El fitness está lejos aún de ser considerado salud”

“Subir precios ahora sería dar excusas al cliente para no volver al gimnasio”

mangeles-santiago-mas

Mª Ángeles de Santiago apunta a un cambio en las nuevas generaciones, que podrían ser más receptivas al mensaje de que el deporte es salud. "Igual tenemos que esperar una generación más para que el mensaje cale", opina.

(4-3-2021). Semanas después de unirse al panel de expertos de Ihrsa, la Global Health and Fitness Alliance, MªÁngeles de Santiago da pistas de la hoja de ruta que va a marcar la acción de la nueva asociación internacional. También analiza algunos temas de la actualidad sectorial como la denominación de actividad esencial del deporte o la necesidad imperante de generar caja de los gimnasios.

Para la fundadora de la consultoria MAS y reciente nueva integrante de la Global Health and Fitness Alliance, MªÁngeles de Santiago, el sector del fitness se encuentra “todavía lejos de ser considerado salud”.

La experta considera que la PNL aprobada en el Congreso con la que se declara al deporte actividad esencial, “lanzaban el mensaje de que todos los grupos parlamentarios estaban de acuerdo en que teníamos que ser considerados un bien necesario, pero la realidad es que lo dicen con la boca pequeña, porque si no, ¿cómo se entiende que aún hayan dos Comunidades Autónomas (Castilla y León y Comunitat Valenciana) donde se mantiene el cierre de gimnasios?”.

De Santiago atribuye el hecho a dos posibles causas: “que realmente no se nos considere como una actividad esencial a pesar de lo aprobado” o que “se siga desconfiando del índice de propagación del virus en instalaciones deportivas, cuando hemos demostrado no ser centros masivos de contagio, aunque se den algunos focos, algo que, sin embargo, ha sucedido en todos los negocios y lugares”, señala.

Más presión mediática

Para esta experta, “al sector nos queda muchísimo por hacer en esta materia” y también “mucho que aportar”. No en vano, conseguir un reposicionamiento del sector del fitness alineado a la salud es uno de los objetivos que se ha marcado la recién creada Global Health and Fitness Alliance bajo el paraguas de Ihrsa, y a la que MªÁngeles de Santiago se incorporó el pasado mes de febrero.

La salud mejora indiscutiblemente la economía de los países

Sobre esta meta, comenta que “desde la Alianza vamos a tener que trabajar patrones, normas, y sobre todo la imagen y cómo es visto el sector del fitness en el imaginario de los consumidores”. Una imagen que considera que “tiene que cambiar”, pero que para ello “es posible que sean más importantes las acciones que la industria haga a nivel mediático que no a nivel gubernativo”.

Cambio generacional

Pero en ningún caso estaríamos hablando de un sueño inalcanzable. “Somos muchos países, empresas, personas y instituciones que estamos implicados y que estamos convencidos de que la actividad física es salud y que la salud mejora indiscutiblemente la economía de los países”, señala añadiendo que lo más necesario es mejorar la comunicación con la sociedad. Si bien, sugiere que quizás no nos estemos dirigiendo aún a la generación adecuada.

Igual tenemos que esperar una generación más para que esta industria sea considerada mucho más que ocio

“Se está viendo, en algunas nuevas generaciones, que el fitness ha dejado de ser el sitio donde levanto peso o donde bailo y se está convirtiendo en mucho más. Es el centro donde colaboro con personas, mi centro de reunión, mi centro de salud, es mucho más. Además, los últimos datos que arroja el informe Ihrsa en China apuntan a un incremento importante de la penetración de la actividad física y sobre todo entre las nuevas generaciones. A lo mejor es que tenemos que esperar una generación más para que realmente esta industria sea considerada mucho más que ocio y sea considerada un lugar donde trabajamos la salud física pero también mental”, apunta.

Subir precios, un palo en la rueda

La industria del fitness trabaja por redefinirse y reposicionarse en la sociedad y los operadores del sector pugnan por revalorizar sus servicios bajo el escenario del Covid19. Preguntada MªÁngeles de Santiago sobre la idoneidad de subir tarifas en consonancia con el valor del servicio aportado, la experta se muestra taxativamente contraria a ello. “Si miramos la cuenta de resultados seguramente sea el momento de subir los precios, pero si lo analizamos desde el punto de vista del cliente, no es el momento de poner más barreras o aportar alguna causa racional al cliente para que no se reinserte al centro deportivo”, opina.

Con todo, es consciente de que “algunos operadores no van a tener más remedio que tocar precios si quieren salir adelante y deberán encontrar la forma de conseguirlo”. Como ejemplo, señala a operadores internacionales que “lo están planteando pero porque el propio cliente ya no quiere hacer pagos por adelantado”.

Una nueva tendencia que en su opinión se ha generado a raíz de la pandemia en la que “hemos visto que todo puede cambiar de un día a otro”. De este modo, se estarían imponiendo “nuevos modelos de precio”, y modalidades entre las que se encuentra el pago por uso, una tendencia que según De Santiago estaría ya creciendo con fuerza en algunos países de Asia.

Primeros pasos

Todos estos aspectos están en estudio dentro de la Global Health Fitness Alliance, institución que, según explica MªÁngeles de Santiago, ya ha celebrado sus primeras reuniones.

Sobre este panel de expertos, creado bajo los auspicios de Ihrsa, la CEO de la consultoría MAS explica que se ha marcado dos objetivos claros:” colocar la industria del fitness donde debe estar en materia de salud y alineada con los objetivos de la OMS, así como liderar iniciativas e investigaciones en el sector a través de alianzas y coaliciones en la industria y con otros sectores”.

Para esas metas se habrían planteado distintas herramientas de corto plazo y otras de largo plazo, en donde se encontraría el reposicionamiento de la industria del fitness. “Nos hemos propuesto conseguir colocar al fitness en el lugar adecuado, reubicarlo y darle el valor que tiene que ver, no solamente con la actividad física de ocio, sino sobre todo con la actividad física desde el punto de vista de la salud”. Para ello, continúa explicando, “se han creado dos grupos de trabajo y cada uno está abordando la cuestión desde visiones muy distintas”.

La alianza también se encuentra ya trabajando en “crear vínculos con organizaciones internacionales para ser considerados como una voz que tiene un valor en el mercado, un valor ante los gobiernos y los ciudadanos”, que iría alineado con el reposicionamiento de la industria del fitness a nivel mundial. Un fin que, según admite la experta,  “va a tener que hacerse poco a poco y justamente ahora estamos empezando a determinar qué acciones acometer para lograrlo”, concluye MªÁngeles de Santiago.


No hay comentarios

Añade el tuyo