ESENCI@L

Entrevista a una de las 20 empresarias del fitness más influyentes del mundo

Mª Ángeles de Santiago: “las mujeres referentes en el fitness son bastante ‘invisibles’”

La ceo de MAS e impulsora de Mlider cree en la formación como camino a la igualdad

maria-angeles-santiago-mas

Maria Angeles de Santiago, fundadora y máxima responsable de la reconocida consultoría especializada en fitness, Mnagement arround Sports (MAS).

(6-3-2020). La Ceo de la consultora MAS y coimpulsora de Mlider imagina un futuro en el que las mujeres empresarias “sean tan competitivas como los hombres” para que los puestos directivos sean ocupados “por el más preparado, sin importar el género”. Es por ello que cree que en la formación y sobre todo el networking está la clave para alcanzar una igualdad real.

Mª Ángeles de Santiago se define como “una mujer empresaria en un mundo de hombres”. Ha forjado su carrera profesional dentro de un sector de tradición masculina, el fitness, fundando la consultoría deportiva MAS, además de impulsar la red de altas ejecutivas del fitness Mlider.

Opina que, aunque se dan pasos hacia una mayor igualdad entre hombres y mujeres dentro de la industria del fitness y del deporte en general, sigue siendo necesario un cambio de actitud que permita “trabajar con profesionales cualificados, independientemente de su género”. Aunque, para ello, advierte a las mujeres que gran parte del trabajo está en sus manos, apostando por una mayor formación y aspiración hacia puestos directivos, así como, e incluso más importante para esta empresaria, un mayor acceso al networking y las relaciones sociales. Sin obviar que una mayor responsabilidad también implica una serie de renuncias.

Otro 8 de Marzo, otro Día Internacional de la Mujer. ¿Han ganado las mujeres terreno en la carrera por la igualdad dentro del sector del deporte en los últimos 12 meses?

Sin duda, se ha producido un avance, como en la mayoría de las industrias. La pregunta es si es significativo y si realmente está logrando que se vea un cambio actitudinal entre los agentes de este sector. Ahí la respuesta quizás es menos positiva.

Da pena ver como todavía existen comportamientos poco igualitarios en el mundo de los negocios

¿Qué factores indicen en que no sé esté dando este cambio actitudinal que sugiere, acorde con los avances en igualdad alcanzados?

Teniendo conversaciones con responsables de RRHH de otras industrias vemos que en muchos casos la preocupación por la incorporación de las mujeres al mundo laboral de una forma real se está tomando muy en serio. Políticas empresariales que apoyan la singularidad femenina pero, sobre todo, una visión mucho más abierta de la necesidad de que las mujeres y los hombres sean tratados por igual. Da mucha pena ver como todavía hay comportamientos poco igualitarios en el mundo de los negocios.

En estos últimos meses, diversos colectivos femeninos han dado pasos, como el reclamo de una mayor visibilidad de las competiciones femeninas e incluso la negociación de un primer convenio colectivo para el conjunto de las mujeres futbolistas. ¿De qué manera pueden influir estos actos en la lucha general por una mayor igualdad y visibilidad de la mujer en el deporte?

Influyen en dar visibilidad a una problemática que sigue existiendo en muchas industrias: el difícil acceso de las mujeres a algunos puestos estratégicos, el llamado techo de cristal.

La Ley Orgánica 3/2007, exige que todas las empresas de más de 50 personas tengan un plan de igualdad para 2022. Es por ello que nosotros, que estamos involucrados en esta materia desde hace tiempo, hemos desarrollado un producto para poner en marcha esta herramienta para poder reaprender a trabajar con personas, independientemente del género.

¿En qué consiste dicho producto?

Se trata de un plan de igualdad. Nada nuevo a lo que ya la Ley obliga, pero elaborado por especialistas de esta industria. Estamos viendo que algunas empresas se están adelantando a la obligatoriedad del 2022.

Mediante una metodología sencilla de reuniones, diagnóstico y formaciones, se elabora un documento de trabajo con el que la compañía puede conducirse de una forma ordenada hacia la igualdad entre todos los trabajadores.

Las empresas deben reaprender a trabajar con personas, independientemente del género

Cambios legislativos como ayudas sociales, protocolos para embarazos y lactancia, apoyo a competiciones femeninas, igualdades en premios y condiciones laborales…, han sido apuntados como factores que pueden promover una mayor igualdad. ¿Cree que es el camino a seguir o hay otras vías además?

Esto ayuda a las mujeres, sin duda, pero dejar de pensar en que los esfuerzos los tienen que hacer los organismos oficiales no es cosa buena. Las mujeres debemos ser conscientes que estar en determinadas posiciones exige un esfuerzo e inevitablemente una renuncia. Hoy por hoy, por muchas ayudas y obligaciones que tengan las empresas, si la mujer no está dispuesta a cambiar sus prioridades veo complicado el cambio en los primeros lugares.

Primero M. José Rienda, ahora Irene Lozano. Que vuelva a ser una mujer la que ocupe la Secretaria de Estado para el Deporte, ¿se puede tomar como un signo de que algo está cambiando o que puede propiciar un cambio futuro?

No me gusta pensar que estas personas están ocupando estos lugares por el hecho de ser mujeres, para mi debería ser irrelevante el género en estas posiciones. Da mucha pena que todavía nos sorprenda que haya Ministras y Secretarias Generales. A ver si pasa rápido esta época y conseguimos que estos nombramientos no nos sorprendan por el género y seamos capaces de valorar la idoneidad del candidato por su profesionalidad, sus valores éticos…, y nada más.

Denuncia que siguen habiendo pocas mujeres en los puestos de toma de decisiones ¿Cómo revertir la tendencia?

Sé que puede sonar duro pero solo hay dos maneras, que además van una de la mano de la otra. Por una parte, que las mujeres ser formen y se empeñen en ser competitivas dentro del mercado laboral por sus conocimientos. Y, por la otra parte, estar dispuestas a arriesgar, bien sea porque son empresarias o porque son ejecutivas de primer nivel, y entonces lo que ponen encima de la mesa es su tiempo y su sacrificio. En cualquier caso, es un riesgo.

No creo en las cuotas si no hay paridad curricular. Quiero que las mujeres sean tan competitivas como los hombres y que los puestos los ocupen los más preparados. Y en ese juego limpio estoy segura que las mujeres tenemos muchísimo que ganar.

Precisamente, en una entrevista el pasado año a CMDsport, apuntó que -especialmente en el fitness- el mayor techo de las mujeres se lo imponían ellas mismas al no acudir a formaciones que les permitan optar a puestos directivos.

Sin duda alguna. Las mujeres de esta industria viven dentro de sus trabajos, dedican mucho tiempo a la parte ejecutiva y muy poco a la parte social. Invierten pocos recursos (dinero y tiempo) en su formación y lo mismo en el networking. Y todos sabemos que en determinadas posiciones conocerse es un paso enorme para tener algunas puertas más abiertas que otras. Es por ello que creo fielmente en Mlider como asociación impulsora de mujeres directivas de la industria. Esta idea la saqué de otras industrias donde hay mujeres directivas que se juntan para crear sinergias y creí que nuestra industria debe tener la suya.

¿Adolece la industria del fitness quizás de una falta de referentes que tiren del carro?

Hay referentes en esta industria, pero estas mujeres referentes son bastante invisibles (salvo honrosas excepciones). Es preciso mostrar el camino y trabajar un futuro que cada vez es más presente.

Muchas mujeres de esta industria dedican demasiado a la parte ejecutiva y poco a la social

Y ahí entra en juego Mlider…

Mlider pretende ser un lugar de encuentro, para compartir experiencias y animar a las nuevas generaciones de mujeres a no tener miedo a llevar la voz cantante dentro de sus departamentos o empresas. Decía el otro día una famosa periodista que las mujeres dirigimos mejor los equipos que los hombres. Yo no sé si eso es cierto, lo que sé es que somos más generosas con nuestro conocimiento y solemos hacer más “piña”. Llámale corporativismo, pero eso es lo que estamos haciendo ahora mismo muchas mujeres que tomamos decisiones, y muchas de ellas estamos en Mlider.

Ahora mismo estamos haciendo un proceso de selección para una dirección de márketing y el presidente de la compañía, cuando hablábamos del candidato, tenía en su cabeza una figura masculina y hacía referencia todo el rato a “este tío”. Yo le he propuesto que entre los candidatos, al menos, tendremos una mujer, y me dijo, “ah, claro, muy buena idea”. Si entre todas hacemos un esfuerzo, poco a poco estas mentalidades, que en el fondo están abiertas al cambio, sentirán que hay más opciones que las habituales.

Una mujer empresaria en un mundo masculino

En su caso personal, ha sido incluida en el Top20 de las mujeres más influyentes del fitness mundial. ¿Qué cree que su ejemplo puede aportar para aumentar la presencia de mujeres en el sector?

No lo creo. La posición que yo ocupo no es tan “inspiradora” como la que tienen otras de las mujeres que están en ese ránking. Yo he sido una mujer empresaria en un mundo masculino, pero no considero que el tema sea muy distinto a lo que ocurre en otros sectores en los que llevo trabajando muchos años.

Para mi, estar en ese ránking es que se valore un trabajo realizado desde hace muchos años; intentar ayudar a los empresarios españoles a mejorar ha sido mi objetivo todos este tiempo, y si lo he logrado en un porcentaje estaré satisfecha.


No hay comentarios

Añade el tuyo