ESENCI@L

Patronal, analistas y operadores del fitness hacen balance

Cómo ha sido el primer mes sin mascarillas en el interior de los gimnasios

Fuentes sostienen que su efecto disuasorio "se magnificó"

fin mascarilla gimnasio

USO RESIDUAL. Desde la patronal Fneid se asegura que el porcentaje de usuarios que a día de hoy siguen llevando mascarilla en el interior de los gimnasios es "mínimo", constituyendo "menos del 10% del total de los usuarios".

(20-5-2021). El fin de las mascarillas en los interiores de los gimnasios no habría supuesto el revulsivo que se esperaba, si bien sí que habría contribuido a mejorar la retención de los actuales socios. Así ha afectado la liberación de esta controvertida medida al sector del fitness un mes después de su aplicación.

Se cumple un mes exacto desde que el pasado 20 de abril se publicara el BOE con el decreto que eliminaba, salvo algunas excepciones, la obligación de usar mascarillas en interiores, incluidos los gimnasios, clubes de fitness e instalaciones deportivas.

Anunci-OSSFITNESS

Un anuncio que suponía un “alivio” para un sector que ha aguantado estoico todas las medidas restrictivas y de seguridad que se han implantado para hacer frente a la pandemia por Covid19 en los últimos dos años. Por primera vez en muchos meses, los usuarios de los centros fitness que lo desearan podían ejercitarse sin necesidad de tapar su boca y nariz. ¿Qué ha supuesto esta liberalización al negocio del fitness?

El fin de las mascarillas no ha supuesto ni un boom ni una avalancha en forma de nuevas altas a los clubes

Desde la patronal Fneid, su gerente Alberto García admite que el fin de la obligatoriedad de usar mascarillas en el interior de los gimnasios “no ha supuesto ni un boom ni una avalancha en forma de nuevas altas a los clubes”. En su lugar, señala, “se ha dado un comportamiento dispar. Algunos operadores percibieron un repunte de altas las dos semanas sucesivas a la entrada en vigor del decreto, mientras que para otros no ha habido mejora significativa, e incluso, los negocios con usuarios estudiantes han comenzado ya percibir más bajas procedentes de este colectivo, como suele ser habitual en mayo”.

Un comportamiento que vendría a respaldar el sentir general de muchos operadores, que preguntados por CMDsport el día siguiente de la publicación del decreto ya esperaban “una recuperación lenta pero firme” que duraría varios meses.

Excesivas expectativas

Sin embargo, sí que se esperaba un repunte de altas que, al menos de forma generalizada, no se habría dado. A ojos de la analista MªÁngeles de Santiago, de la consultoría Management Around Sports, los operadores de negocios fitness habrían puesto unas “expectativas excesivas” en el fin de las mascarillas en interiores. “Es verdad que han logrado atraer a ciertos usuarios, o hacer que usuarios que ya habían vuelto se sientan más cómodos/as, el porcentaje es menor de lo esperado. Es un proceso, pero desde luego no era el remedio que iba a arreglar todos nuestros males”, comenta al respecto.

No era el remedio que iba a arreglar todos nuestros males

Mejora de la retención

Un hecho positivo que sí que habría propiciado el fin de las mascarillas es una contención generalizada en las bajas de los gimnasios. La medida sanitaria había supuesto un importante escollo para la retención de los clientes que veían incompatible la práctica de actividad física intensa con este protector facial. De este modo, el fin de esta obligación habría llevado a mejorar las ratios de retención de clientes en estas cuatro semanas, lo cual confirmaría que realmente suponía un obstáculo para el desarrollo de la actividad de los negocios fitness.

También se estaría percibiendo una menor influencia de la pandemia sobre el comportamiento de los usuarios de los gimnasios. “Más del 90% de los usuarios se ejercita en los gimnasios sin mascarilla”, apunta Alberto García, quien destaca que “se sigue manteniendo la distancia y la gente practica deporte tranquila y segura”.

Después del verano, el verdadero examen

Para el gerente de la patronal Fneid, el hecho de que el fin de las mascarillas coincidiera con la llegada del buen tiempo, no ha favorecido que el anuncio constituyera un mayor revulsivo. “Se han dado las típicas altas de preparación para el verano, pero el buen tiempo también ha llevado a quien se ha acostumbrado a ejercitarse al aire libre todos estos meses, lo siga haciendo ahora”, apunta.

Punto de vista con el que coincide el director general de Enjoy Wellness, Óscar Tejada, quien lamenta que “se decidiera poner fin a la obligación de llevar mascarillas en una fecha tan cercana al verano, época en la que los clubes sufrimos una estacionalidad negativa”.

Más del 90% de los usuarios se ejercita hoy en los gimnasios sin mascarilla

Tampoco ayudaría la coyuntura social y económica que atraviesa actualmente el país, como señala el responsable de márketing de la cadena Demmero-Suma Fitness, Javier Muñoz: “Con la subida de la inflación, la población está perdiendo capacidad adquisitiva y de las primeras cosas que se prescinde es del gimnasio. Ya no es solo la pandemia, hay una doble crisis, económica y sanitaria, y al fitness le toca ir recuperando la confianza de los clientes, poco a poco”.

Motivos por los que el sector mira a la campaña de los próximos septiembre y octubre como el verdadero test de situación del mercado. “Habrán pasado unos meses desde el fin de la última restricción que quedaba y se retomara la rutina tras el periodo estival. Será entonces cuando veamos realmente en que punto de recuperación se encuentra el sector”, augura Alberto García.

Una oferta más

Preguntada a la patronal por los ánimos del sector, García afirma detectar “más optimismo”. “La sensación es que no se está yendo a peor, como sí ocurría en algunos momentos de los últimos dos años, y ello genera optimismo y crea expectativas de cara a la vuelta del verano”.

Ante ello, el gerente de la patronal se muestra prudente, ya que “después de dos años, no podemos pretender que las costumbres y hábitos adquiridos cambien de la noche al día”, en referencia a todos esos practicantes de ejercicio físico que han encontrado otra oferta fuera de los gimnasios para ejercitarse.

“El fitness debe aspirar a ser una más de todas las opciones con las que cuenta el practicante de deporte”, añade, convencido de que “el hábito está calando en la sociedad española y cada vez hay más gente que lleva un estilo de vida activo”.

El fitness debe aspirar a ser una más de todas las opciones con las que cuenta el practicante de deporte

“La verdadera pelea es con Hacienda”

Una concienciación que, asegura García, también habría calado en las administraciones públicas que “comparten con nosotros la preocupación por las altas tasas de obesidad infantil y de sedentarismo de la población”. Pero lamenta que ello no se traduzca en tender la mano al sector del fitness. “A nivel de ayudas, la Administración no ha mostrado ninguna sensibilidad hacia el sector”, se lamenta.

Mención aparte merece la larga lucha por obtener la rebaja del IVA para los gimnasios. Una “pelea constante”, define García, quien sin embargo no pierde la esperanza. “Contamos con el valioso apoyo del Consejo Superior de Deportes, y es cuestión de seguir picando piedra, porque cada vez estamos más cerca”.

El problema, sugiere, es “la visión cortoplacista que, con una rebaja del IVA, se percibiría una disminución del ingreso por parte del sector a las arcas del Estado. Pero lo que se debería ver es que, a medio y largo plazo, eliminar barreras de acceso a los gimnasios redundará en incrementos de las facturaciones y en una mayor recaudación, por no hablar del impacto en el gasto sanitario”, concluye lamentando que “la rebaja del IVA es una lucha con Hacienda”.


No hay comentarios

Añade el tuyo