ESENCI@L

¿Qué oportunidades presenta Europa del Este para el fitness español?

Internacionalización en Polonia y Hungría

europa-este-fitness

(18-6-2019). El consultor Chano Jiménez y el director financiero de Lude Servicios Deportivos, Luís Nantón, analizan las oportunidades de negocio que presentan los mercados de Polonia y Hungría para los planes de internacionalización de los operadores fitness españoles.

Europa del Este, y en concreto países como Polonia o Hungría, están despertando cada vez más interés entre los inversores que ven en estos mercados posibilidades de desarrollo de sus negocios más allá de sus fronteras nacionales.

En el fitness, algunos operadores como GO fit han manifestado su intención de incluir Polonia en su plan de internacionalización. Y no es un movimiento casual, según analizan el consultor Chano Jiménez y el director financiero de Lude Servicios Deportivos, Luis Nantón, que ven en estos dos países del Este de Europa, numerosas oportunidades de negocio para el fitness español.

Factores coyunturales

Para empezar, Jiménez y Nantón consideran que tanto Polonia como Hungría presentan unos factores coyunturales favorables. En el caso de Polonia, explican: “Son innumerables las compañías multinacionales que han trasladado sus oficinas centrales a Polonia. El criterio generalizado de la mayoría de estas empresas pasa por destacar dos factores fundamentales: el apoyo institucional y el elevado grado de formación de la población”. A lo que se debe añadir un tercer factor: “Las diversas Zonas Económicas Especiales con las que el gobierno polaco mima en especial a las firmas extranjeras que apuesten por Polonia. De esta forma, son ya dos décadas de crecimiento permanente con ratios del 4% anual”.

En cuanto a Hungría, por escala, “no resulta tan espectacular como las perspectivas que ofrece Polonia”, admiten los analistas. Aún así, ven oportunidades interesantes para los inversores y empresas que deseen aumentar su proyección internacional. “En materia política, el gobierno del Sr. Orban está siendo severamente criticado por diferentes entidades internacionales, sobre todo por su indiscutida oposición a la recepción de inmigrantes. Por un lado, están las críticas pero, por otro, está la minoría en un tercio de la población desempleada, y un claro y progresivo crecimiento económico en esta década Orban”, señalan.

Recursos humanos

En este apartado, Polonia presenta una mano de obra con una alta formación. “La formación académica en Polonia es notable, y tiene un recorrido universitario, con un generoso árbol de posibilidades extracurriculares, insistiendo sobremanera en los idiomas. Nos encontramos con una fuerza laboral situada en el centro de Europa, y con un dominio generalizado de tres idiomas. Actualmente el 50% de los ciudadanos son menores de 35 años, con aproximadamente la mitad de la población profesionalmente activa (con el mayor número, 8 millones, en el sector de servicios, seguida por la industria y la construcción, 4 millones, y agricultura y pesca con 2 millones)”, destacan.

En Hungría, por su parte, “la consideración de los trabajadores húngaros es muy positiva, con una formación específica muy elevada en los campos de la ingeniería, de la medicina y del área económica, aunque nuestra experiencia personal es que les queda mucho camino por recorrer en cuanto a la atención al cliente en negocios de servicios”, opinan Jiménez y Nantón.

Otros datos a destacar de este país: “fuentes internacionales destacan la alfabetización del 99,13% de la población desde el ejercicio 2015, y como ocurre en centro Europa, en todos los antiguos bastiones de la economía centralizada, seguimos encontrándonos con una fuerte brecha salarial, con respecto a retribuciones del sector europeo más pujante, que indudablemente son un fuerte incentivo para el desarrollo de inversiones en Hungría”.

Mercado inmobiliario

“Pese a estar durante décadas inmerso en la esfera soviética, y del Comecon, Polonia fue uno de los precursores liberalizadores de la zona. Nunca debemos olvidar que la caída del comunismo se origina en Polonia con el movimiento sindical. Este prematuro despertar al libre mercado ha provocado una magnífica oferta de locales a disposición de los inversores, especialmente en la zona de Varsovia. Uno de los factores que más nos llaman la atención, es la sincera preocupación de las autoridades polacas por fomentar los edificios inteligentes y con eficiencia energética certificada”.

En Hungría, advierten, “un factor decisivo de cara a cualquier apuesta en Hungría es su fuerte dependencia energética del exterior, con unos suministros energéticos caros, que en la actualidad se están compensando por la baja repercusión del coste del metro cuadrado, tanto en arrendamiento como en compra”.

Divisas

En lo que se refiere al tipo de cambio y utilización de euro, Polonia, a pesar de encontrase dentro de las estructuras de la Unión Europea desde 2004, sigue sin adherirse a la unión monetaria, por lo que se debe tener en cuenta el valor de su divisa. Algo que, sin embargo, puede jugar como ventaja según los analistas: “Tanto por el tipo de cambio que obtienen los inversores como por la estabilidad de la moneda nacional, y fundamentalmente por liquidar los costes salariares en zloties, lo que podría ser un problema se convierte en una clara ventaja”.

A lo que añade que “Polonia también se ha beneficiado de una creciente entrada de fondos de la UE que ha potenciado notablemente la escala de la inversión pública. Como el mayor beneficiario de la política estructural de la UE, Polonia recibe una cantidad cada vez mayor de las transferencias de la UE anuales: en 2015 ya superaba el 2,6% del PIB”.

El caso de Hungría requiere de más estudio. “Cualquier inversión a desarrollar en Hungría debe tener en cuenta la situación de claro enfrentamiento existente en la actualidad entre las autoridades de la Unión Europea y el Gobierno Húngaro”, advierten. A lo que añaden: “Nadie discute el éxito del gobierno húngaro para reducir la relación deuda-PIB de 77% a 72% en el período 2014-2018, pese a que Bruselas continúa exigiendo mayores cambios macroeconómicos. Donde existe una mayor divergencia es en el incremento de los niveles impositivos, que el gobierno húngaro rechaza, y que obviamente está favoreciendo la ejecución de inversiones, y la entrada de empresas extranjeras. Una gran parte de la población que ha solicitado préstamos en moneda extranjera está en una situación de mayor sensibilidad para superar, todavía, la crisis del 2008. Pese a mejoras en la política monetaria, y sin afrontar devaluaciones oficiales, existe una contrastada pérdida del poder adquisitivo de los florines. Aquí volvemos a encontrarnos una situación casi idéntica, tanto por cuestiones políticas, como económicas, de los zlotis polacos”.

Inversiones seguras

Toda inversión requiere de seguridad, estabilidad y un marco jurídico con garantías. “Polonia aporta claramente todos estos ‘ingredientes’. Desde 1989, se ha convertido en un punto de máximo interés para inversores, no solo para Europa Central y del Este, sino también para toda Europa. Su amplio atractivo mercado interno, con más de 16 ciudades con más de 200.000 habitantes ha transformado este país en el motor de múltiples proyectos”, subrayan.

Mientras que en el caso de Hungría, como se ha comentado anteriormente, cabe prestar atención al conflicto entre el gobierno húngaro y la UE, que parece no presentar aún signos de solucionarse.

El fitness en Polonia y Hungría

¿Cómo es el sector del fitness en estos dos países de la Europa de Este? Chano Jiménez y Luís Nantón consideran que “en general, nos encontramos con un sector del fitness más inmaduro que el español e incluso más fragmentado, con un retraso que podría oscilar entre 5 y 10 años en cuanto a instalaciones (por cantidad y calidad) y entre 10 y 15 años en cuanto a gestión y márketing, con especial retraso en Digital Márketing”.

No obstante, continúan analizando, “el ratio de penetración del fitness en esta área está experimentando un notable crecimiento. De hecho, por ejemplo en Polonia están pasando en pocos años del 3% (2008) al actual próximo al 10%. Igualmente, en Polonia ya son 3 millones de miembros que se reparten en torno a 2.500 instalaciones generando un volumen de negocio anual próximo a los 1.000 millones de euros”.

Un aspecto a destacar en ambos países, es “la gran aceptación de los servicios de entrenamiento personal que, favorecidos por los bajos costes laborales, llegan a utilizar hasta un 70% de clientes de los mejores clubs”.

Por otro lado, “aunque Budapest es una ciudad muy cosmopolita y con un sector del fitness algo más sofisticado que el polaco, encontramos más atractiva la inversión en Varsovia o Cracovia, donde las mejores expectativas económicas y debilidad de la oferta de fitness, auguran un rango mínimo de 5 años de fuerte crecimiento de la demanda y claras opciones de inversión. En este sentido, nos consta el interés de algún operador español en la zona sin que, de momento, se haya producido el paso definitivo de implantación”, añaden.

Operadores fitness

Los operadores españoles que estudien adentrarse en alguno de estos países se encontrarán un mercado como el polonés, donde existen diversos operadores de cierta importancia como la cadena Pure Jatomi, Cityfit, la cadena Total Fitness, la cadena Energy Fitness y también opera la conocida cadena alemana McFit. Por otro lado, en Hungría operan cadenas locales de incluso mayor entidad como Life 1, la cadena 24/7 Nr1Fitness, los gimnasios femeninos Color Fitness e incluso Holmes Place.

Con todo ello, Jiménez y Nantón consideran que Europa del Este “ofrece excelentes oportunidades de inversión en el sector del fitness para aquellas compañías que cuentan con una curva de experiencia en entornos más competidos y valioso know how de explotación”.


No hay comentarios

Añade el tuyo