ESENCI@L

Paidesport alerta que el ahogo de las pequeñas cadenas puede propiciar absorciones

La enseña apunta a cerrar 2022 facturando el 82% de la cifra obtenida en 2019

Fuenlabrada-18

Paidesport alerta sobre el riesgo que corren las pequeñas y medianas cadenas de gimnasios que no cuentan con el apoyo financiero de fondos de inversión

(9-9-2022) Paidesport alerta sobre la situación de vulnerabilidad que viven las pequeñas y medianas empresas del sector del fitness. La pandemia, los costes energéticos, el retorno de los ICO y la inflación les han dejado en una situación de ahogo que, para la mayoría, supone un gran riesgo. La ausencia de un fondo de inversión detrás deja a muchas marcas desprotegidas ante un escenario que apunta a ser el preludio de nuevas adquisiciones.

A lo largo del pasado 2021, grandes cadenas de gimnasios impulsadas por fondos de inversión protagonizaron sonadas operaciones corporativas en las que absorbieron centros o redes de menor tamaño. El golpe causado por la pandemia había dejado a muchas empresas del sector en una situación financiera vulnerable, lo que instó a muchos operadores decidir dar el paso y traspasar sus negocios o, dicho de otro modo, unirse a un barco mayor. 

A la larga duración de la pandemia y sus consecuencias económicas se han ido sumando nuevos imprevistos como la crisis energética o una inflación que amenaza con una crisis de consumo. Todo ello aboca a un escenario económico que hace favorable que muchas pequeñas y medianas cadenas de gimnasios puedan verse obligadas en los próximos meses a replantearse su futuro. 

“La pandemia se está haciendo demasiado larga para más de una empresa”, reconocía a CMDsport a principios de año el presidente de Forus, Ignacio Triana. Una tesis que, ocho meses después, confirma Aurelio Gómez, el presidente de una de las cadenas de gimnasios de ámbito estatal más antiguas de España, Paidesport Center. 

LOS FONDOS, ATENTOS A LAS MEDIANAS EMPRESAS 

CMDsport ha podido confirmar que varias pequeñas y medianas empresas de fitness han recibido contactos, en los últimos meses, por parte de fondos de inversor interesados en engrosar las cadenas que ya dirigen sumando cadenas en marcha que gestionan centros de las que se valoran positivamente sus buenas ubicaciones. En algunos casos son simples tanteos para conocer la situación financiera de la cadena, pero en otros se llegan a concertar reuniones. Son, eso sí, operaciones que se cuecen a fuego lento y que requieren varios meses o incluso más de un año.

“Los fondos aguantarán, porque saben que esta crisis es pasajera y podrán vender grandes cadenas en mejores condiciones dentro de unos años. Pero los que no tenemos fondos detrás lo estamos pasando mal”, admite el máximo responsable de una pequeña enseña que prefiere mantenerse en el anonimato. 

“Al sector del fitness le ocurrirá como a los cines, que había muchos y ahora casi todos pertenecen a tres o cuatro grandes cadenas”, retoma Aurelio Gómez. El máximo responsable de Paidesport Center admite que el contexto socioeconómico actual, así como las previsiones a corto y medio plazo, le llevan a pensar que habrá una concentración de marcas en los próximos años que provocará la desaparición de muchas pequeñas y medianas marcas de cadenas de gimnasios que serán absorbidas por otras. 

CMDsport tiene constancia de que, en la actualidad, existen en España alrededor de unas 30 cadenas de fitness de ámbito estatal (es decir, con presencia en más de una comunidad autónoma) que gestionan entre cuatro y 15 centros deportivos. Aunque la práctica totalidad de estas marcas tienen la voluntad de sumar más unidades a sus respectivas redes, lo cierto es que muchos de sus planes de expansión se han visto frenados por la pandemia. “Mientras tanto, las cadenas apoyadas por fondos siguen abriendo centros, lo que al final nos restará clientes y facturación a los pequeños y medianos, que lo pasaremos muy mal y aguantaremos hasta donde podamos”, avisa el operador que prefiere mantenerse en el anonimato. 

El difícil contexto económico actual convierte a algunas de ellas como oportunidades de mercado de cara a grandes inversores. La gran mayoría de estas 30 cadenas de tamaño medio, de hecho, no cuentan aún con el respaldo financiero de un fondo inversor. Son anecdóticos, de momento, los casos de cadenas de tamaño medio que cuentan con un socio financiero de este estilo: Inacua, propiedad del fondo de capital riesgo Portobello Capital desde finales de 2021, y Sparta Sport Center, que este verano ha vendido una participación minoritaria a un fondo de inversión extranjero, son la excepción que confirma la regla. 

RECLAMA AYUDAS A LAS ADMINISTRACIONES

Aurelio Gómez denuncia el “ahogo” y la desprotección que sufren las pequeñas y medianas empresas que no cuentan con la protección financiera de un fondo de inversión y que tienen que asumir sin ayudas públicas el coste de un problema ajeno como la pandemia. “Tienen que ayudarnos, porque a los autónomos que estamos frente de las pymes nos aprietan de una forma que no es normal”, protesta. 

La empresa tendrá que amortizar anualmente cerca de 400.000 euros por los préstamos avalados por los ICO que solicitó ante la falta de ayudas extraordinarias. “No entiendo cómo es posible que el Gobierno no alargue uno o dos años más el plazo de retorno de los ICO, porque no sabemos cuánto tiempo durará esta situación”, lamenta. La cadena también intentó sin éxito poder optar a financiación estatal a través de herramientas como Cofides, que sí ha dado préstamos a otras cadenas del sector como BeOne o Supera. 

Paidesport tampoco pudo optar a paquetes de ayudas extraordinarias como las que ofreció Asturias al estar todos los centros unificados bajo un mismo CIF registrado en Madrid. Una discriminación que han denunciado en los últimos meses varias cadenas como esta. El presidente de Paidesport critica abiertamente el papel de las administraciones en la gestión de la pandemia. La enseña que dirige, de hecho, es una de las muchas que participarán en las demandas que el sector ha interpuesto contra los distintos gobiernos para reclamar los daños y perjuicios ocasionados por los cierres y las restricciones de los últimos años. 

MEDIDAS PARA REBAJAR EL COSTE ENERGÉTICO

La crisis energética, que está golpeando muy duramente al sector deportivo, está resultando especialmente cruda para aquellas instalaciones que cuentan con piscinas. En el caso de Paidesport Center, seis de los siete centros de la cadena cuentan con piscinas y spa, lo que implica que la factura energética se verá notablemente incrementada. “Se nos ha triplicado”, resume Gómez, que asume que pasará de pagar cerca de un millón a alrededor de tres. 

La compañía intenta abaratar la factura energética implementando medidas de ahorro como placas solares, aunque reconoce que no podrá instalarlas en todos sus locales, ya que algunos se encuentran en centros comerciales. A ello se une la dificultad “burocrática” para acceder a determinadas subvenciones para implementar estas medidas. 

SEPTIEMBRE DE RECUPERACIÓN 

Pese a las incertidumbres que se presentan, el máximo responsable Paidesport Center defiende que la cadena lleva varios meses de crecimiento gracias a la progresiva recuperación de abonados. “Septiembre ha empezado bien, se empieza a notar indudablemente un cierto optimismo al haber conseguido la normalidad a nivel del covid. Ya ha vuelto a nuestros centros mucha gente mayor”, destaca Gómez. 

La enseña cerró agosto con prácticamente el mismo nivel de altas que el mismo mes de 2019 -en tres de sus centros, incluso, se registraron más nuevos clientes que en el año previo a la pandemia-. El presidente de Paidesport pronostica una lenta pero progresiva recuperación de abonados en los próximos meses, aunque teme que la subida del coste de las hipotecas y los efectos colaterales de la inflación puedan provocar un freno en las altas de nuevos clientes a los gimnasios. 

A las puertas de recuperar la facturación mensual que tenían antes de la pandemia, Gómez anticipa que la enseña podría culminar 2022 con aproximadamente el 82% de los ingresos que obtuvieron en 2019. Ese año Paidesport facturó 11,9 millones de euros. “Con este volumen de socios podríamos llegar a ganar dinero, de no ser por los costes energéticos”, puntualiza. 

EXPANSIÓN CONGELADA

Paidesport Center es una de las cadenas de tamaño medio más antiguas del país. Fundada en 1980, cuenta en la actualidad con 7 centros deportivos, dos menos de los que tenía a principios de 2021. En el último año y medio se vio obligado a cerrar dos gimnasios, uno en Madrid y otro en Zaragoza

El difícil contexto económico ha obligado a la cadena a paralizar la expansión prevista por la empresa. Paidesport Center llegó a estudiar un par de proyectos, pero el contexto actual les invitó a ser prudentes y aparcarlos por el momento. La cadena cuenta con unos 250 empleados. 


No hay comentarios

Añade el tuyo