ESENCI@L

Anuncia un plan para reducir su plantilla en 2.800 puestos de trabajo

Peloton se reestructura y coloca un directivo de Netflix y Spotify en la presidencia

Reduce sus expectativas por debajo de los 4.000 millones de dólares para 2022

peloton

Peloton ha reducido sus perspectivas para este 2022 que espera finalizar con unos ingresos por debajo de los 4.000 millones de dólares y cerca de 3 millones de suscriptores.

(8-2-2022). Peloton ha ideado un plan para volver a la rentabilidad que incluye una reducción de plantilla, cierre de almacenes propios y cambios en la cúpula directiva. La compañía rebaja sus previsiones para este 2022, con unos ingresos previstos por debajo de los 4.000 millones de dólares.

Peloton emprende una completa reestructuración con la que busca volver al camino de la rentabilidad. Empezando por su cúpula directiva, en la que se introduce Barry McCarthy como nuevo presidente, y siguiendo por su plantilla global, que la compañía ha previsto reducir estudiando eliminar 2.800 puestos de trabajo, según informa SGB.

Estos cambios se producen después de que hayan surgido informaciones de que hasta cinco compañías están considerando adquirir la compañía, entre las que se encuentran Amazon, Nike, Apple, Disney y Sony.

Peloton pasa por un momento delicado después de que sus acciones hayan perdido más de 80% de su valor en los últimos 12 meses, debido al efecto de desaceleración constante que sucede al fuerte incremento en las ventas que la empresa registró con el auge del entrenamiento en casa durante el primer año de pandemia.

Cambios en la cúpula directiva

A nivel organizativo, Peloton ha decidido reestructurar parte de su cúpula directiva, empezando por la presidencia, que pasará desde este 9 de febrero a manos de Barry McCarthy. El nuevo presidente se une a Peloton tras labrarse una trayectoria en puestos de liderazgo dentro de empresas como Spotify o Netflix, y ser asesor y miembro de junta de empresas de tecnología del ámbito público y privado.

Con este fichaje, el actual presidente y fundador, John Foley, pasa a ocupar el puesto de presidente ejecutivo. Por su parte, William Lynch, hasta ahora presidente de Peloton, pasa a director no ejecutivo.

Asimismo, la compañía ha nombrado dos nuevos ejecutivos que se unen a la junta, como son Ángel L. Méndez y Jonathan Mildenhall. Erik Blachford, director de la empresa desde 2015, dejará su cargo en una junta que tras los cambios pasa a estar compuesta por 9 directivos, de los cuales cuatro han sido designados en los últimos tres años.

Plan de reestructuración

Además de los cambios directivos, Peloton ha previsto la puesta en marcha de un plan de reestructuración con el que busca lograr al menos un ahorro anual de 800 millones de dólares en costes operativos. La compañía también ha previsto reducir sus gastos en capital humano, planificados en 2022 en 150 millones de dólares.

Así, se ha previsto la reducción de aproximadamente 2.800 puestos de trabajo de Peloton en todo el mundo, más 20 puestos en cargos corporativos. Del mismo modo, Peloton ha comenzado a cerrar almacenes y a reducir los equipos de entrega propios y en su lugar estaría ampliando los acuerdos comerciales con proveedores de logística externos.

Perspectivas reducidas

Con estos cambios a la vista, y asumiendo que los despidos generarán un sobrecoste que se reflejará en el ejercicio actual, Peloton ha rebajado sus pronósticos para este año, esperando unos ingresos de entre 3.700 millones de dólares y 3.800 millones de dólares, por debajo de las expectativas anteriores de alcanzar entre los 4.400 millones de dólares y los 4.800 millones de dólares (un 16% menos).

La compañía también prevé terminar el año con alrededor de 3 millones de suscriptores, cuando anteriormente había previsto entre 3,35 y 3,45 millones.


No hay comentarios

Añade el tuyo